Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Coster, un espacio «para que el arte toque la tierra»

Las escultoras Eva Lootz y Susana Solano, ambas Premio Nacional de Artes Visuales, inauguran en Pollença el centro expositivo al aire libre

Los artistas Susana Solano, Stella Rahola Matutes, Amador y Eva Lootz en Coster Art i Natura. | GUILLEM BOSCH

En la ladera del Puig de Maria (Pollença) han plantado arte y empieza a crecer. Las primeras variedades que han germinado son de gran calidad, las piezas de las escultoras Eva Lootz y Susana Solano, ambas Premio Nacional de Artes Visuales, así como las obras de los consagrados artistas locales Stella Rahola Matutes y Amador. Los cuatro inauguraron anoche Coster Art i Natura, un centro expositivo al aire libre y un espacio que permite «reivindicar que el arte toque la tierra», como afirmó Solano. El público podrá ver este «retorno hacia lo físico», en palabras de Rahola, todos los miércoles y viernes de 18 a 21 h. a partir de la próxima semana con la exposición titulada Raig.

Coster, un espacio «para que el arte toque la tierra»

«Es como el arte, que surge, brota, aflora en los contextos más difíciles», explicó el comisario Fernando Gómez de la Cuesta, quien también abogó por «volver a lo material, recuperar valores de cercanía frente al alejamiento al que llevan los nuevos medios». Animó a los artistas visuales a «hacer algo para que eso ocurra» y puso como ejemplo el «locus amoenus (lugar agradable) del proyecto impulsado por Amador» en la finca de su propiedad en la ladera (coster, en catalán) de la emblemática colina.

Coster, un espacio «para que el arte toque la tierra»

El artista detalló que «la idea nació de forma natural. Veníamos aquí con mi mujer, de la galería Maior, e invitados; hacíamos un trempó, tomábamos una copa y hablábamos de que el sitio tenía posibilidades». Sus esculturas de Germinacions ya arraigaban ahí sin saber aún que en el futuro se convertiría en un centro de arte y naturaleza. «Eva y Susana fueron quienes me empujaron a crearlo –añadió–. Tienen experiencia y una visión más amplia, por lo que me sentí motivado; y creo que quienes vengan podrán disfrutar de esta especie de nido donde se incubarán diferentes propuestas, como se hace en otros lugares». Coster da sus primeros pasos con cinco esculturas integradas en el entorno y «se irán incorporando una o dos más al año», especificó Gómez de la Cuesta.

Coster, un espacio «para que el arte toque la tierra»

Otras artes que tienen cabida son «la investigación, la música experimental, la performance y la danza, siempre relacionadas con la naturaleza y el lugar», señaló Amador, que quiere que también haya residencias artísticas, visitas guiadas y diversas iniciativas que potencien «otra forma de ver y vivir el arte con la finalidad de facilitar su entendimiento».

Coster, un espacio «para que el arte toque la tierra»

Cambio de paradigma

Para Eva Lootz, «hay que seguir hacia este camino», dijo sobre un proyecto que propugna un «cambio de paradigma en la sociedad y el arte. Es un lugar en el que reunirnos, poner en común nuestras ideas, crear redes y pensar cómo hacemos los cambios». Lo importante según Gómez de la Cuesta es «modificar la sensibilidad y la mirada de la gente» respecto al arte. Una forma de hacerlo, como aportó Solano, puede ser retornando a la «expresión más táctil, visual y creativa, ya que ahora todo es más ligero. Por ello, este lugar será como entrar en un libro abierto al arte», concluyó.

Compartir el artículo

stats