Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ENTREVISTA

“La vida es demasiado corta para no bailar”

“Mientras la gente quiera escuchar ‘Despacito’, yo la voy a cantar” | “Juan Luis Guerra fue un maestro para mí”

El artista Luis Fonsi, en un concierto. PATRICIA RODRÍGUEZ

DespacitoCalypso o Yo no me doy por vencido son canciones que forman parte de la banda sonora de muchos. Luis Fonsi, su autor, es consciente de ello. Por eso llena sus repertorios de grandes éxitos, pero también de baladas íntimas y de nuevos temas. Los ingredientes perfectos para enganchar a su público. La receta que el cantante puertorriqueño ya prepara para su concierto en la plaza de María Pita el lunes 15 de agosto.

Dice que España es su segunda casa.

Ya sé que es una frase que dicen muchos artistas cada vez que visitan un país y vienen de lejos. En mi caso, es la pura verdad. Literalmente. Es mi segunda casa por muchas razones, empezando por el hecho de que me casé con una española, mis hijos son españoles y boricuas a la vez. Pasamos muchísimo tiempo aquí, no solo cuando estoy trabajando, también cuando tenemos días libres. Poder venir con la gira y hacer proyectos acá se siente bonito. Estoy en un lugar que conozco y que amo. Aquí me tratan con demasiado cariño. Sé que no es fácil triunfar, hay muchísima música y muchísimo arte y sé que soy un privilegiado por tener éxito en un lugar así. Eso lo celebro todos los días.

Publicó su primer álbum en 1998. ¿Le da vértigo el paso del tiempo?

No, lo celebro con amor. Es como cuando uno abre un álbum de fotos de hace 24 años y se pregunta: “¿Por qué me puse esa ropa?” o “¿por qué llevaba ese peinado?”; pero lo dice con una sonrisa. El camino ha sido bonito. En mi caso, no ha sido un camino perfecto, porque la vida no es perfecta para nadie y uno aprende de estos altos y esos bajos, pero ha sido un camino positivo, bonito, en crecimiento. Celebro cada paso que hemos dados.

Su último disco, Ley de gravedad, se gestó antes, durante y después de la pandemia. Ahora que lo comparte con el público en directo, ¿cómo lo define?

Es un disco bonito, que se hizo de una manera diferente porque estábamos encerrados. Los sentimientos estaban a flor de piel. Eso hizo que la composición haya fluido de una manera diferente, quizá más fácil. Me puse un poco sentimental durante la pandemia y me desahogué a través de las canciones. Ahora, poder presentarlas en vivo me hace mucha ilusión.

Así aparecen baladas, temas lentos, pero también bachatas. ¿Siempre hay tiempo para bailar?

Claro, la vida es demasiado corta para no bailar. Hay que moverse, disfrutar y bailar. Mi música siempre consiste en temas románticos y temas rítmicos. Siempre he hecho ese balance, esa mezcla, que trato de compaginar en mis conciertos y este disco es otro ejemplo de eso.

¿Cree que el reguetón vive su mejor momento?

Yo soy un artista pop que colaboro con artistas del género urbano. Me gusta mucho fusionar los ritmos del reguetón porque son ritmos alegres, pegajosos, que nos ponen a bailar y tienen mucho flow y mucho sabor. Al final del camino, soy un cantante melódico. No soy experto en reguetón ni en ningún otro género. Trato de darle un sonido innovador al público y que quiera bailar y cantar mis canciones.

Lo que nadie puede discutir es que es el rey de la canción del verano. Con Despacito batió siete récords Guinness.

Me siento honrado de haber sido parte de algo histórico. Algo que nació como una melodía en la sala de mi casa con la misma guitarra que uso para escribir todas las canciones se convirtió en algo muy grande. Es algo que tengo presente y le doy gracias a Dios todos los días, que me regaló esa inspiración y esa idea de hacer esa canción. Me puso a mucha gente por delante que me ayudó a llevar esta idea al mundo entero.

¿Le gusta tocarla? Muchos artistas rehúyen de sus grandes éxitos.

Sí. Mientras la gente la quiera escuchar, yo la voy a cantar. Yo disfruto mucho cantando los éxitos y hay canciones que ojalá me pidan por mucho tiempo. Las canto con la misma ilusión que el primer día.

Sus canciones forman parte de la banda sonora de muchas personas. Pero ¿cuál es la suya y qué artistas le han marcado?

Juan Luis Guerra fue un maestro para mí. También Luis Miguel, Alejandro, Stevie Wonder o Michael Jackson. Siempre escuché de todo un poco. Me crié escuchando salsa porque era lo que ponía mi papá y después me mudé a Estados Unidos y escuché mucho R&B, pero siempre fui fanático de los cantautores, los Juan Gabrieles de la vida.

Acaba de publicar una versión de Mi héroe con Antonio Orozco. ¿Quién es el suyo?

Mis padres, sin duda ninguna.

Seguro que usted es el héroe de sus hijos. ¿Cómo compagina las giras y las grabaciones con su vida personal?

Es un juego de equilibrio en todo momento, tratando de no fallar a ninguno. Intento estar siempre en los momentos más importantes. Mis hijos son muy pequeñitos y tengo que estar con ellos, pero entiendo que mi carrera requiere de estar cerca del público, de viajar mucho y estar fuera de casa. No me quejo. No cambiaría nada. Solo se trata de estar bien organizado y no fallar a ninguna de esas dos partes.

En la parte musical, ¿qué nuevos proyectos le esperan tras esta gira?

Sigo escribiendo y sigo grabando. El disco lo lancé en marzo, así que aún le queda mucha vida. Estaré en España hasta finales de septiembre. Después, regresó a Estados Unidos a empezar una película que estoy haciendo y a seguir grabando.

Compartir el artículo

stats