Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Literatura

Kirmen Uribe, Premio Nacional de Literatura: «En mis novelas siempre aparece el euskera, es como un personaje más»

Can Alcover fue escenario ayer de un encuentro entre Aina Fullana y el escritor

Kirmen Uribe, Premio Nacional de Literatura B.RAMON

Kirmen Uribe tiene una gran trayectoria en su campo. Destaca por escribir en euskera y ser un defensor de esta lengua. Ejerce de profesor en la Universidad de Nueva York y en 2009 recibió el Premio Nacional de Literatura. Recién llegado de Estados Unidos, donde vive, participó ayer en una «charla literaria» con la escritora Aina Fullana, en Can Alcover, en un acto organizado por la Llibreria Quart Creixent.

PREGUNTA: ¿Qué reclama con urgencia una lengua como el euskera?

RESPUESTA: En mis novelas siempre aparece el euskera, es como un personaje más. Yo escribo en mi lengua porque he tenido esta educación, formo parte de una de las primeras generaciones que pudo estudiar, vivir, leer la prensa en euskera. Y bueno, esta lengua me ha llevado a Estados Unidos. Es algo que me da proyección y vida, no tengo ninguna pega con mi lengua, todo lo contrario.

P: ¿Qué similitudes hay entre lenguas con desigualdad como son el euskera y el catalán?

R: Yo creo en la biodiversidad del planeta, creo en un mundo que habla diferentes lenguas y tiene ese derecho. Para mí, la minoría de mujeres y la forma de conseguir la igualdad es un poco lo mismo. Hay que establecer políticas activas para que los individuos puedan hablar la lengua que ellos quieran. Y por supuesto, que nadie tenga miedo a perder su idioma.

P: Ha recibido una educación ideológica determinada, ¿qué nos puede contar sobre esto?

R: Crecí en los 80, en una familia que estaba formada por mujeres muy adelantadas para la época. Salíamos de una dictadura y ellas soñaban con hacer las cosas de manera diferente en todos los sentidos. Hubo una explosión de querer investigar más formas de vivir, y en ese contexto abrazaron la segunda ola del feminismo.

P: ¿En qué influye su historia en La vida anterior de los delfines?

R: En la forma y fondo. Quería contar la historia silenciada de Rosika Schwimmer, una sufragista que ha sido totalmente olvidada. Ella habló con el presidente para parar la Primera Guerra Mundial, no obtuvo la nacionalidad estadounidense porque no juró proteger con las armas a Estados Unidos, fue amiga de Enstein y nominada para el Nobel de la Paz. El nombre del libro viene por una bonita historia. Según las creencias de los primeros vascos, aquellos que se enamoraban de las lamias, que son unos seres mitológicos de apariencia similar a la de las sirenas, se convertían en delfines. Era el precio que debían pagar por su atrevimiento.

P: ¿ Qué se siente como Premio Nacional de Literatura?

R: Conseguir ese premio con una novela tan transgresora como es Bilbao, que la escribí de una forma muy libre, fue una gran alegría. Y esto hace que consigas traducciones más fácilmente, es como que te ponen un foco. Toda mi obra está traducida del euskera al catalán, castellano y gallego.

P: ¿Está trabajando en algún nuevo proyecto?

R: Ahora estoy disfrutando mi última novela que es muy especial. En verano prefiero desconectar y estar con mi familia. Soy más de escribir en invierno, siempre lo hago en bibliotecas, con mucho silencio y durante muchas horas seguidas.

Compartir el artículo

stats