Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Galardones

Estopa clama por “una Cataluña igualitaria, plural, mestiza y cosmopolita”

Los Muñoz ven un “mensaje de buena voluntad, muy positivo para la convivencia” en la Creu de Sant Jordi que recibió en un acto en el que fueron reconocidas 30 personas y entidades. El dúo reivindicó la sanidad y la educación públicas, y culminó con un rotundo “visca Cornellà, visca el Baix Llobregat i Visca Cataluña”

Jose y David Muñoz (Estopa) posan con la Cruz de Sant Jordi. Ferran Nadeu

Una Creu de Sant Jordi encaminada a reflejar a “la Cataluña entera”, entendiendo el país como “un elemento vivo que es la suma de su gente”, subrayó el ‘president’ Pere Aragonès a la hora de culminar el acto de entrega de los treinta galardones de este año. Uno de ellos, acaso el más llamativo, el otorgado a David y Jose Muñoz (Estopa), que, a tono con la solemnidad institucional, sin cortarse, culminaron su parlamento con un triple ‘hurra’: “Visca Cornellà, visca el Baix Llobregat i visca Cataluña!”.

La música dejó su impronta en este acto desplegado en el teatro Monumental, de Mataró: selectas actuaciones del guitarrista de guitarristas Toti Soler (‘Nedant en el vent entre les fulles lluminoses’) y de la dulce trovadora Judit Neddermann (‘Vinc d’un poble’, con sus aromas de bossa nova). Y además de Estopa, fueron reconocidos los méritos de la Fundació del Gran Teatre del Liceu, la Companyia Elèctrica Dharma, el Orfeó Vigatà y el productor Joan-Carles Doval. Pero cuando Estopa tomó la palabra, en representación de las diez entidades galardonadas, no habló de discos de oro ni de estribillos afortunados, sino que, dirigiendo la mirada a compañeros de bancada como la activista social Fàtima Ahmed o a David Nogareda, presidente de los laboratorios Hipra, apuntó al feminismo y a la ciencia, a los sanitarios (“que se dejan la piel para salvarnos la vida”) y a los maestros (“que están al pie del cañón”).

Tierra de acogida

Siguiendo las notas que habían tomado en una ‘chuleta’, en catalán, y alternándose uno y otro, David y Jose Muñoz pidieron “una sanidad pública de calidad, que no deje a nadie atrás”, y advirtieron de que “existe una minoría que nos quiere ignorantes, que no tengamos espíritu crítico y que nos enzarcemos en debates estériles que no conducen a mejorar la vida de los ciudadanos y ciudadanas”. Así, con meridiana claridad, clamaron por “una Cataluña solidaria con los más débiles, igualitaria, plural, mestiza y cosmopolita, auténtica tierra de acogida y ejemplo en todo el mundo”.

Se palpaba la emoción, y los autores de canciones con fondo socio-político como ‘Pastillas de freno’ o ‘Gafas de rosa’ dedicaron la distinción a sus padres, sentados en la platea, y a sus parejas, amigos, tíos, primos… Luego, en un encuentro con este diario, confesaron sentirse “muy orgullosos” de que “alguien cantando en castellano reciba esta distinción”, que ellos entienden como “un premio a la diversidad” que “habla muy bien de Cataluña”, indicó David Muñoz. ¿Les ha pasado por la cabeza sentirse utilizados por el poder político? “No, hemos pensado que quieren abrirse, y me parece bien. Cerrarse, ser endogámico, es malo. Aquí hay un mensaje de buena voluntad, y muy positivo para la convivencia. ¿Que es político? Seguro, pero político bueno”.

Amiga de la maestra

El toque a la sanidad y la educación lo dieron porque cuando les ponen un altavoz delante no se privan de “defender siempre lo público”, recordaron. No era el momento de reivindicarse como artistas más de lo que ya están. Y ya puestos, deslizaron que “Aragonès es muy majo, y la ‘consellera’ Garriga es un amor”. Flota ahí algún vínculo lejano, reveló Jose. “Da la casualidad de que es amiga íntima de Rosa, nuestra profesora de catalán de EGB”.

David y Jose pensaban que la Creu “era para gente, muy, muy, muy importante”, y nunca se imaginaron recibirla. Tres cuartos de lo mismo para Fàtima Ahmed, que hizo el otro parlamento del acto, y que confesó que había llegado a dudar si se sentía suficientemente “representativa” para merecerlo. “Pero me dije, adelante, Fàtima”, y ahí estaba, recordando la condición de Cataluña como “país de acogida y tierra de oportunidades”, y lanzando para terminar un “visca la diversitat cultural de casa nostra”.

La suma de “talento y capacidad de trabajo”, subrayaron los presentadores, Mònica Terribas y Justo Molinero, está en los cimientos de esta distinción que recibieron figuras y entidades de ámbitos tan diversos como la actriz Carme Elias, el sociolingüista Miquel Strubell (a título póstumo), la pastora Marina Vilalta, el pintor muralista Josep Minguell o la Associació pels Drets Sexuals i Reproductius. A todos ellos, como hizo notar Jose Muñoz, les tocará “actualizar la Wikipedia”.

Compartir el artículo

stats