Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Últimos ensayos para toda una experiencia

Alumnos de una decena de academias de baile y danza participarán en la final nacional del concurso Vive tu sueño durante los próximos días 1, 2 y 3 de julio en Marbella

Una clase de ballet clásico dirigida por Carlos Miró en la escuela municipal de danza de Alaró. Guillem Bosch

Alumnos de una decena de escuelas de danza de Mallorca están «ensayando a tope» con el objetivo de hacer un buen papel en la final nacional del concurso Vive tu sueño, que se celebrará los próximos días 1, 2 y 3 de julio en Marbella. A muchas academias se les ha juntado el espectáculo de fin de curso con esta competición, así que el estrés para bailarines, profesores y padres es imaginable, además del gasto económico que supone el vestuario, los pasajes y la estancia. Pero la experiencia de actuar frente al público, ver qué se baila en otras academias de España y viajar con los compañeros es algo que todos quieren vivir.

La escuela municipal de danza de Alaró clasificó a tres alumnas de clásico, de 9, 10 y 11 años, esperanzadas en llegar a la final mundial. «Nuestra preparación consiste en acondicionamiento físico, que es fundamental, el cuerpo tiene que estar como un atleta, preparado, y luego la técnica clásica y las variaciones del repertorio clásico», explica Carlos Miró, el responsable de este centro, veterano en este tipo de competiciones, en las que ha visto cómo se incrementa la exigencia. «Lo que antes era impensable, ahora es lo más común. Suelen ser variaciones de repertorio adaptadas a su edad si su exigencia técnica lo permite», añade.

Carolina, Lara y Nuria, las tres clasificadas de la escuela municipal de danza de Alaró. Guillem Bosch

En esta escuela, «presentamos a todos los concursos que no son importantes a todos los niños, porque creemos que es parte de su aprendizaje, es muy importante que se expongan a ese momento donde afrontar el pánico escénico, donde corregirse y también ser valorado por personas ajenas a la escuela», explica Miró sobre este tipo de pruebas. «Verse también que no han pasado a una final y que tienen que seguir trabajando porque hay una serie de fallos que hay que pulir es importante, sobre todo si se tiene en vista concursos más importantes, hay que pasar por este filtro y así valorarse un poco», agrega el profesor.

Para Lara, Nuria y Carolina «es la primera vez y están emocionadísimas. También es la primera vez que se ponen un tutú de profesionales», explica el maestro. Ellas declaran su «alegría» por estar clasificadas en algo que les apasiona.

Alumnos del centro Oxígen.

Alumnos del centro Oxígen. Raquel Martínez

A algunas de las clases de Carlos Miró acude Toni, un alumno de Raquel Martínez, la profesora de baile en el centro multidisciplinar Oxígen, de Sineu, que también acudirá a Marbella con diez bailarines, de entre 9 y 17 años, todo chicas a excepción del niño. Presentarán una variación clásica individual y dos contemporáneas grupales. Días antes de esta final nacional, declaran estar están «supercontentos». «No sé si más ellos o los padres por irnos a Marbella», puntualiza con humor la profesora de danza, también muy satisfecha y con un «subidón impresionante», además de «orgullo» por lo conseguido.

Bailarinas y el bailarín clasificados del centro Oxígen. | RAQUEL MARTÍNEZ

En cuanto a qué les motiva para presentarse al concurso, Raquel Martínez antepone que «cojan la danza como algo bonito», por lo que se aseguró que sus alumnos fueran preparados. «Lo hacemos para que cojan confianza en sí mismos y porque es superimportante que un bailarín se suba a un escenario. Tiene que tener tablas y eso solo te lo da pasarlo bien o mal en un escenario», comenta Martínez.

Sus bailarines dedican una media de diez horas a las semana a bailar. «Soy de las que cree en trabajar la técnica cada día. El baile te lo aprendes en una semana», indica. Afirma que «cuando bailas, te gusta ponerte a prueba a ti mismo, pero como en cualquier disciplina, como en el deporte».

Alumnas y profesora de la escuela Mandarina.

Alumnas y profesora de la escuela Mandarina. Mireia Crusi

También quedaron clasificados para irse a Marbella la escuela de baile S’Elàstic, de Campos, que en anteriores ediciones de Vive tu sueño llegaron a la final mundial. Pero este año, la prueba nacional les coincidía con su espectáculo de final de curso, con la competición Mod del próximo 10 de julio, en Palma, y tampoco las economías familiares estaban en condiciones de asumir ese gasto, así que lo volverán a intentar en la próxima convocatoria.

Veteranas en el concurso

En la Academia de Danza Conchita Sansó llevan años trabajando para presentarse a competiciones y preparan casi 50 bailes al año, de claqué, ballet clásico, jazz... En esta ocasión se han clasificado bailarinas de 10 a 20 años en distintas categorías. En otras ediciones de Vive tu sueño también habían superado la fase regional, pero no habían llegado a participar en la nacional. «A las chicas les aporta, más que el premio en sí, el aprendizaje de irse fuera, superarse, aprender de otros compañeros y valores», remarca Sansó, la directora, quien hace equipo con Lucía Rico. Ambas reconocen el «mérito que niñas tan pequeñas y adolescentes quieran sacrificar su tiempo por una disciplina».

Una de las coreografías de la escuela de Conchita Sansó. Conchita Sansó

Mireia Crusi, directora y profesora de la escuela Mandarina, de Manacor, irá con 11 alumnas a Marbella, con dos coreografías grupales, dos solos y dos dúos de estilo clásico y clásico-contemporáneo con música actual en las que están mezcladas bailarinas de diferentes edades, desde los 12 a los 18 años. También en este centro se han juntado los ensayos para final de curso con los de Vive tu sueño, competición en la que llegaron a participar en la final mundial en una anterior edición.

«Son muchas escuelas seleccionadas de la península y veremos otras cosas, porque al final, aquí, nos conocemos todos», valora Crusi sobre el inminente encuentro en Marbella.

Compartir el artículo

stats