Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aurelie Hoegy: «Mi idea es escuchar la materia para que mis piezas reflejen vida y movimiento»

La singular artista francesa con obra permanente en el Centro Pompidou de París, ha participado en el mercado internacional de artesanía patrimonial ubicado a los pies de la catedral de Palma

Aurélie Hoegy , en Ses Voltes. Arriba, con uno de sus diseños aptos para sentarse. B. Ramon

Es una de las diseñadoras que más está dando que hablar e influyendo en el diseño actual por sus espectaculares creaciones artesanales. Durante la exposición Mimesis, presentó una de sus piezas, Wild Fibers Duchess, que desde el año pasado forma parte de la colección permanente del Centro Pompidou de París, donde la impulsan como testimonio del regreso del diseño a la artesanía.

Las llamativas creaciones de Aurélie Hoegy parecen salvajes a primera vista: un movimiento repentino del cuerpo o la contracción de materiales vivos que se encuentran en lo profundo de una jungla tropical. Sin embargo, tras una inspección más cercana, los objetos escultóricos de la diseñadora se revelan como mucho más: hilos innovadores que se han retorcido magistralmente en una silla trenzada, o fibras naturales meticulosamente engastadas en un sofá cama de gran tamaño que sostiene la corte como una matriarca. Hoegy se ha convertido rápidamente en una artista dinámica y madura que investiga los principales temas de nuestro tiempo, desde la agricultura regenerativa y la supervivencia de la artesanía hasta la hibridez y el medio, o la imbuición del alma en muebles que de otro modo serían inanimados.

Trabajando a mano desde su taller parisino mientras viaja para aprender de maestros de ratán en Bali o colaborar en proyectos en Puerto Escondido, Hoegy es una creativa de mente abierta cuya curiosidad innata conduce a la exploración, la investigación y la evolución. «Sigo el movimiento de las fibras, del cuerpo, de la mente, del agua, del baile, el textil sobre el cuerpo y me dejo llevar para que mis piezas siempre reflejen vida y movimiento. Con la colección Wild Fibers, encontré la materia en su medio natural, la salvaje jungla de Indonesia. Doy las gracias a la ayuda de los artesanos con una herencia de generaciones, con los que pude escuchar la materia, entenderla, sentirla y dejarme guiar por su movimiento», explica.

Su proyecto, The Dancers, fue presentado como performance en el Palais de Tokyo en París. Una serie de sillas negras enrevesadas evocaban el cuerpo y el cabello como una arquitectura orgánica; ganando el Premio Rado Star y el Concurso Pure Talent, siendo adquirido por la Colección Nacional de Diseño de Francia en 2021. «Te puedes sentar en mis diseños, tienen una estructura muy sólida. Hago piezas exclusivas y únicas de todas medidas para casas, hoteles, museos, galerías…. me gusta mucho el ecosistema. Hago piezas únicas y las personas a las que les compro la fibra también cuidan todo el proceso de preparación. El ratán es una liana, una mala hierba con espinas».

Sus diseños funcionales abarcan la instalación, la escenografía y el cine. Entre sus proyectos en curso se encuentra la investigación de tintes naturales y fibras indígenas en México, incluyendo liana de bejuco, hojas de palma, hilo de coco y sedas de piña. «Pienso que no existe diferencia entre arte, diseño y artesana. Al final todos somos creativos. Cada uno en su campo. Sigo a Xtant desde su primer evento en México. Pero es el primer año que presento mi trabajo. Es una iniciativa muy importante para sensibilizar a la gente del valor que tiene lo que se puede crear con las manos y el corazón. Además en una isla tan hermosa con gente muy agradable. Tienen la suerte de tener tanta belleza junta desde sus tradiciones, su gastronomía, sus monumentos, su artesanía y su naturaleza que la protegen mucho. ¡Viva Mallorca!».

Compartir el artículo

stats