Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música

Ben Vaughn: «Me resulta gracioso que Bob Dylan pinche mi música en su programa de radio»

El cantautor norteamericano se ha embarcado en una gira por territorio español que le acercará a Es Gremi el próximo 2 de junio, de la mano de la promotora Rudy Sessions, que celebra su 15 aniversario. El también productor, que ha trabajado con grandes figuras como Nancy Sinatra, es un admirador del legado de Joan Miró, Robert Graves y Alan Sillitoe. «Seguiré sus huellas en la isla», confiesa

Bern Vaughn

¿Qué conoce de Mallorca y qué puede adelantarnos de su actuación?

Hemos ensayado tanto material nuevo como viejo, canciones animadas y también algunas baladas. Soy un gran fan de Joan Miró, Robert Graves y Alan Sillitoe. Un amigo mío americano vivió en Mallorca en los años 80 y me contaba historias de Kevin Ayers tocando en un pequeño bar. ¡Tengo muchísimas ganas de estar allí!

¿Seguirá la huella de Miró y de Graves?

¡Desde luego! Nos hemos asegurado el tener un día libre en la isla para poder hacerlo. No hay palabras para describir el arte de Miró. Es fantástico, y muy divertido, a veces, como Bob Dylan... Los poemas sobre la primera Guerra Mundial de Robert Graves son quizá de la mejor poesía que nunca he leído.

En la isla se presentará con un quinteto que incluye a Gus Cordovox, Mike Volgelmann, Seth Baer y Carl Crabtree. ¿Le costó encontrar a la banda ideal?

No, en absoluto… ¡He estado tocando con estos fantásticos músicos desde hace casi 40 años! Ellos viven en Philadelphia y New Jersey, que es donde yo vivía antes de mudarme al desierto de California. Nos sabemos perfectamente un centenar de canciones, lo cual nos permite improvisar. En nuestros conciertos pueden suceder muchas sorpresas.

Su visita a Mallorca se enmarca en una gira por España, de ocho conciertos en total. ¿Qué le interesa de la España musical?

He actuado por toda España muchas veces, desde hace muchos años. Amo al público español y cómo aprecian la música. ¡No se contienen! Muchas caras sonrientes y mucho baile. Me encanta.

Se le anuncia como músico de culto. ¿Se siente a gusto en esa etiqueta?

No tengo problema con ello, nunca he querido ser Elton John ni nada parecido. La fama siempre me ha parecido una forma de vivir muy irreal, muy poco natural. Creo que tengo una carrera de la dimensión perfecta.

¿Es cierto que entró en el mundo de la música gracias a los Beatles?

En realidad fue por el guitarrista Duane Eddy, que tuvo un gran éxito a finales de los años cincuenta y principios de los sesenta. Mi tío me regaló su álbum Twistin ’n’ Twangin’ un año antes de que los Beatles se hiciesen famosos en América. Pero es verdad que me enamore perdidamente de los grupos británicos cuando «invadieron» los Estados Unidos.

¿Qué define un disco como The World of Ben Vaughn?

Un artista siempre tiene dificultades para describir su propio trabajo. Podría decirse que es un disco de un hombre orquesta relleno de nuevas canciones que reflejan en el punto en que se encuentra como compositor en este momento… Pero esto lo digo yo. ¿Qué piensa usted?

Para quienes no le conozcan. ¿Qué temática reconoce como recurrente en su cancionero?

Amor perdido, amor encontrado, amor.… y coches.

¿Qué le llevó a grabar un disco como Rambler’65’ en el interior de un coche?

En una ocasión estaba grabando en un estudio y estaba muy frustrado porque no podía conseguir lo que tenía en mi cabeza, tanto como para decirle al técnico de sonido que yo sería capaz de grabar algo mejor dentro de mi propio coche. Poco después me pregunté si sería capaz y… ¡me lancé a averiguarlo! Conseguí meter todos los trastos en mi vetusto Rambler de 1965, y grabar todos los instrumentos dentro de él. El resultado fue fantástico, y además de un disco Rhino Records publicó un DVD muy gracioso sobre el «making of», que todavía anda por ahí en YouTube.

Ben Vaughn

¿Donde mejor se escucha una canción de rock es dentro de un coche?

En una palabra: ¡sí!

Usted ha producido discos para artistas como Nancy Sinatra, Mark Olson, Barrence Whitfield, Charlie Feathers o Los Straitjackets. ¿Siempre se aprende de los demás en un estudio?

Totalmente. Ayudar a un artista a producir material de calidad es un proceso muy interesante. Todas las personas, todos los artistas son diferentes, con lo que aprendes nuevas cosas con cada uno de ellos.

¿Qué significa para usted que alguien como Bob Dylan pinche en las ondas su música?

Es gracioso. Cuando era un quinceañero un amigo mío solía imitar a Bob Dylan, y cada vez que me veía me saludaba con un grito de «Ben Vaughn» poniendo la voz de Bob Dylan, para cachondearse. Cuando le escuché poniendo mis canciones en su programa de radio tuve que reírme… Dylan sonaba justo como mi amigo.

Compartir el artículo

stats