La ‘geganta’ de la Reina Esclaramunda ha vuelto este lunes al Palacio del Consell de Mallorca después del proceso de restauración al que ha sido sometida para recuperar la esencia y también la estabilidad fundamental para garantizar la seguridad de quienes la llevan o la hacen bailar. El mismo lunes ha abandonado el edificio del Consell para pasar por el mismo proceso el segundo de la ‘colla’ de cuatro gigantes, el Rei Sanç. El conseller Javier de Juan ha valorado muy positivamente el resultado del trabajo "que permitirá al conjunto de figuras volver a bailar", y ha recordado que la voluntad es que lo hagan en la Diada.

La indumentaria y elementos ornamentales de la Reina Esclaramunda ha recuperado su aspecto original, así como el conjunto de la figura a la que se ha limpiado, repintado por la mejora de la conservación respetando el color, la expresividad y elementos actuales. También se han reparado los desperfectos de las telas, siempre conservando el diseño actual. De Juan ha agradecido al maestro, Mariano Darius Portas (Kake), el trabajo realizado.

La pieza, que forma parte de la 'colla' de gigantes, este lunes en el edificio del Consell

La gigante, la reina Esclarmonda de Foix, y tres gigantes, el rey Jaime II, el rey Sancho y el rey Jaime III, forman ‘la colla’ de gigantes del Consell de Mallorca que en el año 2000 y, desde entonces, ha participado en numerosos encuentros, bailes y actos de carácter institucional. Pero desde hace cuatro años que por motivos de seguridad no protagonizan acto alguno. La restauración que se lleva a cabo de forma escalonada se prevé que finalice en dos meses.

La altura de la gigante y los gigantes es la misma: 3,85 metros. El peso es diferente, el rey Jaime II pesa 65 kilogramos y será el último en pasar por el taller. La reina Esclarmonda pesa 50 kilogramos, mientras que el Rey Sancho y el rey Jaime III pesan 32 y 34 kilos, respectivamente. El coste de la reparación asciende a 13.320 euros.