Estudi Creatiu es un taller de manualidades y pintura que, en la zona de Son Espanyolet, dirige Antonia Oliver. Desde hace más de diez años, los alumnos que asisten a las clases que imparten Antonia y Maria Antònia Juan, cuando llega fin de curso, realizan unos trabajos destinados a dar visibilidad a algún proyecto solidario. Así, desde Palma, han colaborado con instituciones diversas como las Missions del Sagrat Cor, Malaria 40, Fundación Nemo, Centre Pere Riera, o Sóller Solidari, ayudando a sufragar programas en Argentina, o en Ruanda, entre muchos otros.

Para este curso que ya acaba, los jóvenes pintores y escultores han decidido dar una mano a Mallorca Sense Fam. Y lo han hecho a través de la confección de dioramas solidarios que esta mañana expondrán en la Fundació Sa Nostra de Palma, de 11 a 14 horas.

¿Qué es un Diorama?, le preguntamos a Antònia Oliver: «Es una especie de escultura que, en una caja de cartón o madera hecha por los mismos alumnos, explica una parte de una historia. Un ejemplo próximo de diorama lo tenemos en Mallorca, cuando, en Navidad, sacamos belenes que confeccionaron nuestros antepasados».

Todos esos dioramas que han realizado los alumnos del Estudi Creatiu están confeccionados con elementos naturales que los jóvenes artistas han encontrado en sus casas o en el bosque, así como con otros realizados con pasta de papel, madera o arcilla cocida. «Nada se ha comprado hecho, todo se ha elaborado a mano y aquí», añade Antonia.

Los padres de esos futuros talentos también han colaborado aportando alimentos no perdurables que serán entregados a la citada asociación que de forma constante da comida a muchas familias.

Para Antonia Oliver, esas iniciativas «tienen una doble misión, por una, fomentar la creatividad de los alumnos, muchos de ellos niños de pocos años, pero por otra concienciarlos para que, entre todos, podamos construir un mundo mejor».