Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Actriz
Entrevista

Charo López: «Me encantaría volver a hacer un monólogo cómico en el teatro, porque adoro la risa»

«Una mujer guapa podía entrar fácilmente en esta profesión, pero me preocupaba no lograr salir de ese cliché. Era un miedo absurdo»

La actriz Charo López al recibir la Espiga de Honor de la Seminci de Valladolid en 2020 por toda su carrera. Nacho Gallego / Efe

Protagoniza el recital de poesía ‘Coplas del Alma’, que este fin de semana recalará en Mallorca acompañado por la música del barítono Luis Santana y el pianista Francesc Blanco. El recorrido aleatorio por grandes autores de la lírica estará el viernes en Felanitx, el sábado en Santa Eugènia y el domingo en Palma.

¿Intérpretes tan reconocidos como usted o Emilio Gutiérrez Caba acercan la poesía al gran público con Coplas del Alma?

Es de lo que se trata. Como nos conocen, es más fácil llegar a un mayor número de espectadores. Hay un interés desmedido, algo que yo no había visto nunca en recitales de poesía, y acabamos con el público en pie.

En general la poesía no tiene tanto tirón como otros géneros.

Creo que tiene que ver con el mayor nivel cultural de quienes deciden acudir a un recital, pero he de decir que Coplas del Alma siempre está lleno.

Es la primera vez que se sube al escenario para recitar lírica. ¿Qué le está aportando?

He estudiado mucha poesía y la he recitado en casa e incluso en grabaciones, pero en teatro no lo había hecho nunca y está siendo un disfrute profesional enorme, una nueva experiencia muy rica. Me aporta una gran emoción, porque es una maravilla ver que el público está atento, entregado, devoto por los versos. A veces puedes representar una obra que no gusta, siempre se corre ese riesgo, aunque recitales como Coplas del Alma van a lo seguro.

¿Por autores como Lorca, Machado o Hernández?

Está claro que Lorca gustará, como a mí me encanta recitarlo, igual que los demás. Son autores de antes, de ahora y de siempre.

El broche será Machado con la música de Serrat. ¿No se ha animado a cantarlo?

No es lo mío. Canto en mi casa, pero aquí estoy con un barítono que tiene una voz de oro, Luis Santana. Él cantará canciones populares españolas, argentinas, a Joan Manuel Serrat y muchos temas mientras yo recito. Hasta ahora ha funcionado muy bien.

Antes de esta gira recibió la Espiga de Honor de la Seminci por su carrera. ¿Volveremos a verla en la gran pantalla?

Supongo que sí. Hay proyectos para que ruede alguna película y seguro que haré teatro, aunque acabamos de salir de la pandemia y se está reorganizando todo. Mientras tanto, estoy enamorada de mi gira y por ahora continúo con Coplas del Alma.

¿Qué premio la emocionó más, dicho reconocimiento o el Goya por Secretos del corazón?

Hay cosas que no se pueden comparar. Estoy encantada con ambos premios, son de una gran importancia y maravillosamente bien recibidos, cada uno en su momento y por sus motivos. Los dos son fantásticos.

Este año se ha proyectado el documental Me cuesta hablar de mí. ¿Qué le llevó a aceptarlo?

Cuando el director, Chema de la Peña, me lo propuso, le dije de inmediato que no porque nunca hablo de mí si no es a propósito de mi trabajo, por un estreno de teatro, una película, una serie... Le respondí que creo que hablar de mí no interesa nada y sobre todo no me interesa a mí, pero al final me convenció. Me pareció tan estupendo, acogedor y buena persona que pensé: bueno, por esta vez, lo hacemos. Ha sido una experiencia riquísima y única, y ahí se ha terminado hablar sobre mi vida privada.

En el programa de televisión Salvados titulado Los felices 70, fue la única que dejó claro que la vejez no es fantástica. ¿Por qué la reflejan de este modo?

No lo sé, pero a mí me parece que no es maravillosa. Pese a que yo he tenido y sigo teniendo una vida estupenda, no sé qué pasará cuando cumpla más años, por lo que no creo que se deba decir que la vejez es fantástica debido a que simplemente no es verdad.

También se habló sobre las exiguas pensiones de los artistas. ¿El glamour de su oficio oculta verdades menos atractivas?

No es que tengamos pensiones exiguas en general. La jubilación es igual que la del resto según lo que hayas cotizado. El problema que tuve y continúan teniendo muchos actores es que, cuando yo era muy joven, los productores no cotizaron por mí, por lo que ahora cobro un poco menos.

Tengamos el sexo en paz, su primer monólogo cómico, fue un gran éxito. ¿Le atrae repetir?

Me encantaría volver a hacer comedia en el teatro, y si es un monólogo, mejor. Me entusiasma la risa, la adoro, y exteriorizar la alegría de las cosas. Tengo unas ganas increíbles de subirme a un escenario para eso.

¿Sigue pendiente un papel destacado con Almodóvar?

Las cosas no están pendientes. Yo tuve un par de experiencias con Pedro Almodóvar, aunque ojalá tuviera siete más.

¿Su mayor reto como actriz ha sido demostrar que no era solo una cara bonita?

Pues sí, aunque enseguida salí de ese prejuicio porque empecé a hacer papeles protagonistas y demostré que no era solo una cara bonita. Una mujer guapa podía entrar fácilmente en esta profesión, pero me preocupaba no lograr salir del cliché. Era un miedo absurdo, como demostré en cuanto pude.

Compartir el artículo

stats