‘Diàspores’ ilustra la dispersión de la flora balear

El libro del experto en botánica Josep Lluís Gradaille y el fotógrafo Josep Bonet Capellà muestra artísticamente sus frutos y semillas

Josep Lluís Gradaille y Josep Bonet Capellà, con el libro 'Diàspores. Fruits i llavors de la flora balear'

Josep Lluís Gradaille y Josep Bonet Capellà, con el libro 'Diàspores. Fruits i llavors de la flora balear' / B. Ramon

Raquel Galán

Raquel Galán

Como todo estudio fotográfico, el de Josep Bonet Capellà tiene flashes, reflectores y las cámaras más apropiadas para retratar a sus modelos. «El tratamiento es el mismo que usaría para fotografiar a la Schiffer, pero mi estudio mide 30 por 30 por 30 centímetros», tal como detalla. Y ha creado otro para elementos de dos milímetros porque sus protagonistas no son personas, sino frutos y semillas. Es el autor de las imágenes del nuevo libro Diàspores. Fruits i llavors de la flora balear, que firma con el especialista en botánica y quien fue el director del Jardí Botànic de Sóller durante más de 20 años, Josep Lluís Gradaille. «Cuando me enseñó sus fotos, me llamó la atención la capacidad para llegar a tal profundidad que permitía descubrir el mundo de este tipo de naturaleza muerta, desgraciadamente desconocida, porque lo que interesa a la gente son las flores», explica.

‘Diàspores’ ilustra la dispersión de la flora balear

'Cebollí' (gamoncillo / 'Asphodelus fistulosus) / raquel galán. palma

Ahora es más sencillo apreciar «la parte más importante de todo el proceso del ciclo vital de una planta, la última, el resultado de un año desde la polinización y los cruzamientos hasta que las flores producen las semillas y frutos. Es eso que en general se considera restos secos y desperdicios que hay que limpiar cuando caen al suelo», en palabras de Gradaille. Ellos no los han barrido, sino que han seleccionado 376 taxones de la flora balear –es decir, especies y sus hibridaciones– y les han dado la relevancia que merecen en Diàspores. Son 548 páginas en castellano, catalán e inglés a la venta en el Jardí Botànic, una obra divulgativa financiada por dicha fundación y el Museu Balear de Ciències Naturals.

‘Diàspores’ ilustra la dispersión de la flora balear

‘Vidauba' (vidriera / Clematis flammula) / raquel galán. palma

La publicación les ha llevado cinco años de trabajo porque los autores han dado un paso más para explicar las siete formas de dispersión o diáspora –«unidad de diseminación de las plantas», indica la Enciclopèdia Catalanaexistentes en el Mediterráneo. «Puede que sea la primera vez que se trata de este modo todo el proceso, mostrando los frutos y semillas y cómo se dispersan», se congratula el especialista. La idea del libro rondaba en la cabeza del exdirector del Jardí Botànic desde hacía años, pero no sabía cómo materializarla. Se animó con las fotos de semillas que Josep Bonet le enseñó un día por casualidad, debido a que su composición e iluminación son muy artísticas y «permiten observar con nitidez las diversas partes y la estructura» gracias a su técnica y la utilización de la fotografía macro.

‘Diàspores’ ilustra la dispersión de la flora balear

'Matapoi' (albarraz / Staphisagria picta) / raquel galán. palma

Sin embargo, «era imposible llevar a cabo el proyecto que tenía en mente, porque él quería que yo también retratase la dispersión», añade Bonet Capellà. Mostrar en imágenes cómo se abren durante el verano las cápsulas seminales de la lletrera (Euphorbia), por ejemplo, «con una explosión que suena como un chasquido», para que las semillas se esparzan, fue posible con las ilustraciones de Marcelo Pinto. Realizó 58 dibujos, que retratan cabras con semillas trasladadas en sus pezuñas, aves que comen frutos y defecan los restos en un lugar lejano mientras van volando, y el viento haciendo de catapulta y diseminando las semillas, entre otras formas de dispersión o diáspora.

Dichas ilustraciones, sumadas a las 2.036 fotografías y los breves textos explicativos de las especies, son un novedoso manual para todo aquel interesado en conocer cuáles son las principales plantas de las islas. No tiene un carácter científico, pero el libro Diàspores. Fruits i llavors de la flora balear ha sido supervisado por expertos tan reconocidos a nivel internacional como la ecóloga del Imedea Anna Traveset, especialista en la relación entre especies vegetales y animales, así como Premi Ramon Llull este año; y Costas Thanos, una eminencia en fisiología de la semilla y germinación.

Jardí Botànic

Ha habido otros muchos colaboradores, reseñados en el libro, pero Gradaille destaca especialmente que Diàspores «no hubiera sido posible sin el Jardí Botànic de Sóller, ya que muchas de las fotografías se tomaron allí invirtiendo una gran cantidad de horas enfrente del microscopio». Espera que todo ello sirva para que los profanos en la materia, aunque interesados en ella, se acerquen a un mundo que constituye el 99,5% de la biomasa de la tierra.

Habla de las plantas en general, pero como afirma en la introducción, la mayoría de la gente apenas les presta atención frente al atractivo del reino animal debido a que «no se mueven, no provocan ruidos ni se comunican, aparentemente», según matiza el especialista. Sin embargo, de la flora «depende toda la vida del planeta e incluso están dotadas de una especial inteligencia o, cuando menos, de una demostrada resiliencia», concluye.

Suscríbete para seguir leyendo