Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lara Fluxà nutrirá su instalación ‘Llim’ para la Bienal de Venecia con agua de uno de los canales

La artista, representante del Institut Ramon Llull, se plantea esta obra como «un diálogo» con la ciudad italiana

Pere Almeda, Oriol Fontdevila, Mercedes Garrido y Catalina Solivellas, ayer, en Can Óleo. |

La mallorquina Lara Fluxà (Palma, 1985) es la artista que representará al Institut Ramon Llull y a la cultura catalana en la Bienal de Venecia, a la que llevará Llim, un «organismo» en el que está trabajando desde hace meses y que se nutrirá directamente del canal de San Pietro creando un sistema de flujo continuo como si se tratara de una botella de Klein.

Agua, vidrio, goma, metal y fango formarán Llim, planteado como una colaboración entre materiales y un «diálogo con Venecia». La instalación, que será presentada cuando se inaugure la Biennale (el 23 de abril) dentro del programa Eventi Collaterali, traspasará el pabellón expositivo y utilizará agua del canal más próximo para dar vida a ese organismo creado por Lara Fluxà. Según ha detallado el Govern, colaborador del Institut Ramon Llull, el agua irá dejando sus sedimentos en esta instalación tubular durante los siete meses que durará la exposición y esa transformación es lo que convertirá la intervención en algo ‘vivo’.

A la artista le interesaba trabajar con diferentes materias que tuvieran en común la viscosidad en alguno de sus estados de transformación (de ahí también el título de la pieza), como es el vidrio, material que suele manipular para sus obras.

Fluxà, en imagen de archivo, junto a una de sus obras. | GUILLEM BOSCH

Lara Fluxà no ha podido asistir este viernes a la rueda de prensa en Can Óleo, en Palma, para dar detalles de su instalación, pero sí ha intervenido por videoconferencia. En un acto que ha contado con el director del Institut Ramon Llull, Pere Almeda, con la consellera de Presidencia, Función Pública e Igualdad, Mercedes Garrido, con la directora general de Cultura, Catalina Solivellas, y con el comisario de este proyecto, Oriol Fontdevila, la artista habló de ese «organismo que se vincula directamente con Venecia, con el paisaje y un entorno que no solo es de material físico, como es el agua, sino de un entorno de materiales que históricamente han estado vinculados con Venecia como es el vidrio».

Para Fluxà es muy importante el contexto físico donde situará su obra, «porque bebe directamente del canal de San Pietro. Se va nutriendo directamente y de forma real de Venecia», haciendo que el agua traspase la estructura y todos los dispositivos realizados en vidrio, según dijo.

Para poder llevar a cabo este proyecto, y utilizar agua del canal, que será extraída con una bomba, se ha tenido que pedir permisos a instituciones venecianas y en todo el trabajo previo, el de investigación, se ha contado con la colaboración de la ONG local We are here Venice, comentó Oriol Fontdevila.

Para el colaborador de Fluxà en Llim, lo que se presentará en la Biennale es un montaje «complejo de producir» y «un reto» por sus especiales características y por las condiciones que exige la organización de la exposición.

Llim está ahora en fase de montaje. «No estamos haciendo esculturas dentro de un espacio expositivo sino que estamos estableciendo un diálogo cara a cara con Venecia y estamos pasando de la escala escultórica a la escala infraestructural, de generar infraestructura. Vidrio, plástico, goma, metales se han utilizado para construir una canalización para desviar una pequeña proporción del agua del canal que estará en movimiento continuo por la escultura de Fluxà para retornar después al canal», ha destacado Fontdevila sobre Llim.

La obra quedará completada con una publicación de 62 páginas que se distribuirá en la Biennale y en la que se han incluido imágenes, bocetos y textos que han ayudado en su creación.

La apuesta institucional

En cuanto a la designación de la mallorquina como representante del Institut Ramon Llull, Fontdevila ha remarcado que «es muy importante que en la cultura se hagan apuestas y más cuando es la Bienal de Venecia o cuando hablamos de un acontecimiento internacional». Fontdevila definió a Fluxà como «una artista en vías de consolidación, pero no es una vaca sagrada», por lo que ha destacado el gesto del Institut Ramon Llull de elegirla para exponer en Venecia.

El director del Ramon Llull ha recordado que desde 2009 la cultura catalana está presente en la Biennale di Venezia y ha manifestado su esperanza en que participar en «este espacio de gran visibilidad internacional ayude a consolidar una carrera artística muy interesante», en referencia a Fluxà, quien presentó su propuesta a la convocatoria lanzada por esta institución cultural y fue seleccionada por un comité de expertos.

Por su parte, Mercedes Garrido se ha referido a Lara Fluxà como «una de las artistas más prometedoras de Balears» y «una prueba del gran talento artístico de las Islas». La consellera ha aprovechado la ocasión para mencionar las ayudas del Govern a la creación artística y ha recordado que esta mallorquina expuso en ARCO en 2020 de la mano del Institut d’Estudis Baleàrics (IEB).

Compartir el artículo

stats