Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Censura

De Margaret Atwood a Malala: los libros prohibidos en las escuelas de EEUU

Organizaciones de padres conservadores consiguen prohibir obras y manuales educativos con contenidos antirracistas o LGTBIQ con el argumento de que "dividen y polarizan" y "degradan la nación"

Montaje con algunos de los libros prohibidos en las escuelas de EEUU.

Unos políticos teócratas se hacen con el poder. Su primera medida es suprimir la libertad de prensa y los derechos de las mujeres. A partir de entonces Defred, la protagonista, solo sirve para procrear en la República de Gilead. 'El cuento de la criada', de la autora Margaret Atwood, es una obra distópica y con una fuerte crítica social. Ha sido un éxito en ventas y la inspiración para una serie de HBO. Su versión en novela gráfica, con viñetas de Renee Nault, es ahora uno de los 11 libros ha prohibido un distrito escolar de Texas en las bibliotecas públicas.

La organización PEN América, referente en materia de libertad de expresión, lo ha considerado un ejercicio de censura injustificado "en base a las demandas de algunos padres". "Todo el proceso ha sido inusual, opaco y preocupante, más para apaciguar a familias sensibles que para servir a los estudiantes. No se puede negar que todos los libros censurados tratan temas LGBTQ+, sexo o racismo", afirmaba Jonathan Friedman, director de libertad de expresión y educación de PEN America.

También está en la lista el libro de Carmen María Machado 'En la casa de los sueños', una novela en la que la autora narra cómo terminó siendo víctima del maltrato por parte de su novia. O la conocida novela gráfica 'V de Vendetta', escrita por Alan Moore con ilustraciones de David Lloyd.

Más allá de Texas

Pero no es algo exclusivo de Texas. Una junta escolar de Tennessee también ha retirado nada más y nada menos que 'Maus', la primera obra gráfica en ganar un Pulitzer. Su autor, Vladek Spiegelman, es hijo de judíos polacos supervivientes del campo de exterminio Auschwitz. Pero ocho palabras malsonantes y la desnudez de los ratones de este cómic pudieron más que el testimonio real del nazismo.

Rápidamente, la tienda Nirvana Comics Knoxville abrió un 'Go Found Me' para enviar una copia de la novela a todos los estudiantes que la quisieran. En solo 10 días recaudaron unos 100.000 euros. La prohibición también desencadenó que, 45 años después de su primera edición, 'Maus' estuviera en la lista de los más vendidos. Nada como una buena prohibición para atraer la atención de los adolescentes.

La prohibición del 'Maus' desencadenó que, 45 años después de su primera edición, estuviera en la lista de los más vendidos

decoration

Uno de los lugares donde empezó a prender la mecha reaccionaria fue Central York, Pensilvania. Tras los disturbios raciales provocados por la muerte de George Floyd, el distrito prohibió materiales educativos sobre diversidad en sus escuelas. Fue el 9 de noviembre de 2020. "Muchos padres han expresado su preocupación por que ciertos recursos de esta lista fomenten la desigualdad al promover un trato distinto de las personas. Creen que en lugar de unir en la diversidad, ciertos recursos polarizan y dividen", justificó Jane Johnson, presidenta de la Junta Escolar, sobre contenidos antirracistas que, a su entender, quiebran la convivencia. El Club de Libros Prohibidos de York Central recopiló una lista estos materiales prohibidos. Eran más de 250.

"Estas acciones racistas no son bienvenidas aquí ni en ninguna otra comunidad", afirman desde el Club. En la lista están libros sobre raza como 'Malala: Mi historia' o 'Hair Love', un 'best-seller' que resalta la relación entre un padre y una hija negros a través del pelo de la pequeña. Pero también libros con personajes LGTBI y con diversidad funcional.

La bibliotecaria Samantha Hull, en Pensilvania, denunció al 'Washington Post' que habían desaparecido ocho títulos de los estantes de una escuela primaria que supervisa. Entre ellos estaba 'When Aidan Became a Brother', cuyo personaje principal es un niño trans. Los padres de una escuela secundaria en el condado de Lancaster, dijo, también habían solicitado la eliminación de 'Gender Queer', unas memorias sobre ser no binario, y 'Lawn Boy', que incluye la descripción de un encuentro sexual entre dos chicos.

Raza y sexualidad, los temas polémicos

Y así en otras tantas juntas escolares del país. La Oficina para la Libertad Intelectual (OIF) de la Asociación Americana de Bibliotecas (ALA, por sus siglas en inglés) recibe cada vez más informes sobre intentos de prohibir libros. En la última lista de materiales que han publicado está 'Las brujas', de Roald Dahl. 'Matar a un ruiseñor', de Harper Lee, se repite casi cada año.

La ALA indica que la mitad de las denuncias de libros que se hacen en EEUU son de familias. Algunos componen el grupo 'No Left Turn' (No al giro a la izquierda), que se autodefinen como "padres con sentido común". Según ellos, estos libros "degradan a nuestra nación y sus héroes revisan nuestra historia y nos dividen como pueblo con el fin de adoctrinar a los niños en una ideología peligrosa".

Las propuestas legislativas incluyen multas, y hasta prisión, para quienes presten materiales explícitos a estudiantes menores de 18 años

decoration

 Suzanne Nossel, directora ejecutiva de PEN America, señaló a 'The Guardian' que les llegan estos casos casi cada día. El recurso de la censura, según Nossel, llega tanto de la izquierda como en la derechaLos primeros apuntan a libros que consideran ofensivos, sobre todo por haberse escrito en otra época. "Pero es la derecha la que ha invocado la maquinaria del gobierno, incluidas las propuestas legislativas en docenas de estados, para hacer cumplir estas prohibiciones, que suponen los ataques más graves contra la libertad de expresión».

Las propuestas legislativas incluyen multas, y hasta prisión, para quienes presten materiales explícitos a estudiantes menores de 18 años. De aprobarse, ser bibliotecaria se convertiría en profesión de riesgo. Ya hubo un legislador de Oklahoma que comparó la semana pasada a los bibliotecarios con las cucarachas.

Compartir el artículo

stats