Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carolina Guayta: «Las bibliotecas no desaparecerán nunca, aunque haya medios virtuales y lectura electrónica»

La nueva directora de Can Sales defiende que los lectores jóvenes «son bastante voraces» y que pese a dominar nuevas tecnologías no renuncian a ir a la biblioteca

Carolina Guayta posa en el exterior de la biblioteca con la Seu al fondo. | JOSÉ MANUEL GARRIDO

Carolina Guayta (Palma, 1981) firmó ayer su cargo como nueva directora de la biblioteca pública Can Sales, centro cultural que cuenta con 5.884 usuarios y que durante el pasado año registró 74.193 visitas y 66.199 préstamos de monografías. Guayta trabaja en este centro desde hace 15 años y tiene por delante

proyectos ya iniciados como la actualización del catálogo, la inversión en obras en el edificio, situado en la plaza de la Porta de Santa Catalina, y la digitalización.

¿Cuál es el estado de salud de Can Sales?

Siempre ha sido una biblioteca muy activa, incluso en la pandemia abrimos enseguida que nos dejaron. Pero es curioso, los usuarios de siempre te llegan a decir que no pueden vivir si no les puedes prestar libros... Así que tenemos que estar aquí como sea. Can Sales no para nunca, es verdad que tenemos épocas de mucha más participación y otras que parece que debes levantar de nuevo según qué cosas, en gestión cultural, porque hemos sido muy prudentes y siempre muy atentos a toda la normativa y es verdad que ahora se debe de dar un impulso muy grande.

"No solo nos llega gente del barrio, aquí viene gente de Inca, de Alcúdia, de Palma, de foravila...

decoration

¿Ha caído el número de usuarios respecto a antes de la pandemia?

No, yo creo que se ha recuperado. Una institución cultural necesita presencia y al final se trata de personas que se encuentran y conectan. Es verdad que se han hecho cosas increíbles en línea, que no pensábamos que haríamos, pero se necesita la presencia y se quiere volver a esto. A ver si podemos reiniciar las cosas como antes, que casi casi ya están, salvando las distancias y la programación infantil que está un poco parada...

¿Cuál es el perfil del usuario?

Es una biblioteca muy diversa, pero en todo. En realidad, una biblioteca pública siempre ha de ser así, no tiene una comunidad definida, no es como una biblioteca universitaria, tiene que estar abierta a todo el mundo. En nuestra caso, supongo que por ser una biblioteca central, no solo nos llega gente del barrio, aquí viene gente de Inca, de Alcúdia, de Palma, de foravila... Y los intereses varían mucho, porque efectivamente tenemos muchos usuarios fieles, que lo han sido toda su vida y que ahora ya tienen una edad, pero también hay familias que no tienen experiencia previa hasta que tienen hijos y ven que se hacen actividades infantiles y que hay mucho movimiento y un mundo por descubrir. Tenemos dos tipos: las familias que ya son lectoras y traen a los niños y las familias que no lo son y a raíz de traer a los niños lo son. Y luego hay toda la parte de juvenil, que son totalmente independientes, que tienen su espacio, que vienen más que para estudiar para ver a alguien y la verdad es que les dejamos hacer, van a su ritmo.

¿Cómo amplía la biblioteca su fondo? ¿Quién decide? ¿Depende de lo que pidan los usuarios o viene decidido desde la dirección general de Cultura?

La principal función del equipo técnico es ampliar la colección. Cada técnico lleva una sección y las compras las hacemos nosotros. Cuando comencé en esta biblioteca, íbamos directamente a las librerías y seleccionábamos nosotros. Ahora no, hace tiempo que se hace por contrato y licitación pública, a la que se presentan las librerías y distribuidoras que quieren. Hay unos criterios y está todo muy definido. Evidentemente se tienen muy en cuenta las peticiones de los usuarios.

¿Cuál es el presupuesto para nuevas adquisiciones?

Tenemos 60.000 euros. Ahora por ejemplo hay una partida pequeña del Ministerio que se añadirá. Es variable.

En noviembre pusieron en marcha el autopréstamo ¿Cómo está funcionando?

Todavía no lo consideramos finalizado, porque hemos tenido problemas de conexión. A veces, la tecnología da más trabajo del que quita. Pero para el usuario sí agiliza mucho, porque no todo el mundo tiene tiempo, hay gente que viene con prisas.

"Es verdad que la tecnología ayuda y en las bibliotecas facilita tareas rutinarias. Pero el usuario necesita la presencia y la conexión con otras personas

decoration

¿Cómo imagina las bibliotecas del futuro? ¿Con máquinas o la figura del bibliotecario es indispensable?

Siempre serán necesarios, la verdad es que sí. La mayoría de jornadas sobre bibliotecas, que se hace bastantes por todo el mundo, coinciden en que la presencia y el espacio, sobre todo el espacio, no desaparecerán nunca, aunque haya medios virtuales y lectura electrónica. No desaparecerán porque el ser humano tiene esta necesidad de conexión con otras personas. Además, sería una cosa preocupante que las personas se quedaran en su casa todo el día y no vieran a nadie, no creo que vayamos hacia eso. Es verdad que la tecnología ayuda y en las bibliotecas facilita tareas rutinarias. Pero el usuario necesita la presencia y la conexión con otras personas. Y esto se ve entre los jóvenes. Son usuarios de tecnología mucho más avanzados que la gente mayor y en ningún momento quieren renunciar a tener este espacio para encontrarse con otras personas.

¿Le da esperanza ver que la gente joven acude a la biblioteca?

Leen bastante, de hecho, son bastante voraces. Alucinaríamos de lo que leen en Wattpad y de otras cosas. Los adultos no les seguimos el ritmo y este es el problema, la crítica siempre viene porque no sabes exactamente lo que están haciendo. Pero es lo que toca en esa etapa, ir a su ritmo y con sus congéneres. Y después sales de esta etapa y te vuelves a encontrar con el resto del mundo.

¿Qué demanda tiene el libro electrónico?

La gente que es muy lectora se está acostumbrando bastante porque no tiene que cargar con tantos libros. Y después hay gente que está todo el día bastante conectada a dispositivos electrónicos por su trabajo como para añadir uno más.

Compartir el artículo

stats