Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música

Talento y disciplina, armas de la niña prodigio del piano Yui Tortella Mizutani

El próximo 4 de marzo actúa en Palma, de la mano de Joventuts Musicals

Yui Tortella: talento y disciplina

Yui Tortella: talento y disciplina B. Ramon

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Mallorca o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Yui Tortella: talento y disciplina Gabi Rodas

Yui Tortella Mizutani (Palma, 2009) apunta alto. Hija de la también pianista japonesa Yuko Mizutani, comenzó sus estudios musicales a los cuatro años, con la búlgara Dina Nedéltcheva; a los siete ganó su primer concurso, en el III Certamen Nacional de Piano Mozart Ciudad de Talavera; y un año después volvió a recibir los aplausos, en esa ocasión con una Mención Especial del Jurado en el Premio Infantil de Santa Cecilia en Segovia. El próximo viernes, 4 de marzo, actúa en Palma, en el Centre Cultural Sa Nostra de la calle Concepción, de la mano de Joventuts Musicals de Palma.

«Cuando sea mayor quiero dedicarme profesionalmente al piano. Sé que es una carrera muy sacrificada pero es lo que deseo», confiesa la joven intérprete, que lleva meses preparando el concierto de Sa Nostra, en el que ejecutará obras de Bach (Suite francesa núm. 2), Mozart (Sonata KV309), Chopin (Valse número 10 Op. 69-2 y Fantasía Impromptu Op. 66), Granados (Oriental) y Debussy (Deux Arabesques: número 1).

«Antes Mozart era mi compositor preferido, pero me está empezando a gustar mucho Chopin. El que me ha costado bastante es Bach, sobre todo al principio. Tuve que practicar bastante con él, porque no sabía de qué modo interpretarlo. Quería sentirme cómoda con Bach. Al final lo he conseguido y me lo he hecho mío», asegura.

Discípula de Jesús López Blanco, Yui Tortella ha completado sus estudios con los también pianistas Antonio Galera y Josep Colom. En la actualidad recibe clases de Enrique Bernaldo de Quirós, quien hace dos años abandonó Palma, donde trabajaba como profesor titular del Conservatorio Superior de Música, para instalarse en Madrid. «En mi larga trayectoria como profesor, tanto en etapas de grado medio como también superior, he visto chicos con más o menos aptitudes y talento. El talento es algo maravillo, que hay que cuidar, pero por encima de él está la disciplina y la capacidad de trabajo del alumno, y sin duda para mí Yui representa eso, una alumna siempre dispuesta a trabajar duro, algo que muy pocos son capaces de hacer. Me imagino que mucho de ello tiene que ver con la educación que ha recibido en su casa», destaca Enrique Bernaldo de Quirós.

«Es una niña fuera de serie, con una gran capacidad y disciplina», coincide Concepció Oliver, alma de Joventuts Musicals, asociación que siempre ha trabajado con el fin de «promocionar a los jóvenes músicos y, al mismo tiempo, acercar la música a los jóvenes».

Una vez al mes, Yui Tortella se desplaza a la Península, siempre acompañada por su madre, para seguir los consejos de Bernaldo de Quirós. «En la primera clase estuve nerviosa. No había hablado mucho con él, pero pronto me empezó a gustar», reconoce la alumna, que como muchos estudiantes de su edad sabe cómo vencer al miedo escénico y al estrés al que pueden someter los nervios. «Antes de tocar, si noto que me pongo nerviosa, respiro un poco, con tranquilidad. Y cuando ya estoy tocando, todo desaparece», comenta.

Su formación en Palma la recibe de parte de su madre, también ligada al Conservatorio Superior. «Dar clases a un hijo es durísimo. Hemos tenido que hacernos con dos pianos, porque antes compartíamos el único que teníamos y no siempre podíamos tocar cuando una quería. En casa intentamos no hablar de clases, es la única manera de estar en paz, para no pelearnos», señala entre risas Yuko Mizutani.

Compartir el artículo

stats