Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pecio de ses Fontanelles: Una pieza en el gran puzle del pasado

El historiador Enrique García Riaza lidera el grupo de investigación Civitas de la UIB que contextualizará los hallazgos arqueológicos

Parte de la estructura del barco y su cargamento se ha conservado hasta hoy. PROJECTE ARQUEOMALLORNAUTA. CONSELL DE MALLORCA / UIB / UCA /UB

El pecio de ses Fontanelles «marcará un antes y un después en la historia del archipiélago balear». Lo afirma el catedrático de Historia Antigua de la UIB, Enrique García Riaza, quien lidera el equipo de investigadores que contextualizará los hallazgos arqueológicos y colocará «una pieza más del gran puzle del pasado».

La Universitat balear participa en el proyecto interdisciplinar Arqueomallornauta, centrado en la excavación del cargamento de este pecio y en el que también suman especialistas el Consell de Mallorca (promotor de esta intervención), la Universitat de Barcelona y la Universidad de Cádiz.

Ánfora con inscripciones pintadas Projecte Arqueomallornauta. Consell de Mallorca / UIB / UCA /UB

Tras la fase de excavación, que acaba de finalizar, ahora se inicia el estudio de todo lo encontrado, principalmente de las 300 ánforas, muchas de ellas cerradas y con contenido, además de las inscripciones pintadas (tituli picti) y de la cronología del barco, del que se cree que se hundió en el s.IV d.C. Es en este punto de la investigación que entran en juego los historiadores de la antigüedad, el grupo Civitas de la UIB, dirigido por García Riaza. Su tarea consiste en realizar el análisis histórico de lo encontrado y valorar sus repercusiones, qué elementos nuevos aporta el pecio de ses Fontanelles en lo que se conoce del mundo antiguo. Ahora toca revisar todo lo publicado que tenga relación con este periodo, consultar de nuevo la literatura científica, algo que, por otra parte, domina el grupo Civitas. «Somos los periodistas de hace 2.000 años», bromea García Riaza. «Mis informantes son los textos escritos por antiguos historiadores o literatos, los manuscritos de romanos, fuentes literarias...», añade el exvicerrector de Investigación e Internacionalización de la UIB.

Uno de los especialistas muestra otra vasija PROJECTE ARQUEOMALLORNAUTA. CONSELL DE MALLORCA / UIB / UCA /UB

«Lo primero que tenemos que determinar es la cronología del hundimiento a partir de las ánforas», para lo que se basarán en el trabajo de los arqueólogos, explica el experto en Historia Antigua de la UIB. También intentarán identificar a los comerciantes, estudiar qué tipo de organización comercial estaba detrás, cómo funcionaba el comercio y lo compararán con lo que se sabe de esa época de la antigüedad tardía.

Cómo eran las islas en ese momento, si Mallorca era un puerto de escala o el destino final del cargamento, la simbología de las ánforas son otras cuestiones que van a abordar.

Mientras los historiadores comienzan con su parte del proyecto, ha empezado la segunda fase de trabajos con el barco hundido, del que se está analizando su estructura, todavía enterrada en la Platja de Palma, y se valora su extracción para que pueda ser expuesto. Para ello, el Consell de Mallorca ha invitado a especialistas de la Universidad de Madrid, del Museo de Cádiz, de la universidad Texas A&M, entre otros, que se han desplazado hasta la isla para realizar un informe externo.

Las distintas instituciones implicadas advierten de las debilidades y amenazas que sufre este pecio, situado en una línea de rompiente de olas, con el consiguiente riesgo de potencial destrucción en caso de temporales como los que propiciaron su descubrimiento en 2019.

El pecio, descubierto en 2019, está muy próximo a la costa. PROJECTE ARQUEOMALLORNAUTA. CONSELL DE MALLORCA / UIB / UCA /UB

Para García Riaza, lo primero que hace «excepcional» este pecio tardorromano es que está muy cerca de la costa «y, a pesar de ello, muy bien conservado». La embarcación tenía 12 metros de eslora y 6 de manga y son visibles sus cuadernas, restos de los mamparos y también de la bomba de la sentina, incluso de la base del mástil. «Es un pecio muy especial», insiste el historiador de la UIB.

En segundo lugar, destaca la cantidad de ánforas con texto pintado que se han hallado, casi un centenar, cuando hasta ahora lo habitual era encontrar una... Esto convierte al pecio de ses Fontanelles en la colección más amplia de tituli picti de España y en una de las más importantes de todo el mundo romano, señalan desde la UIB.

El historiador Enrique García Riaza A. Costa/UIB

También es inusual que algunas de estas ánforas permanezcan tapadas. En algunas de las tapas de terracota que se han conservado hasta hoy ha aparecido simbología cristiana, pero al mismo tiempo «alguien de la tripulación tenía una lucerna con iconografía pagana», indica García Riaza, por lo que afirma que debía de ser una época de transición.

Otro punto que remarca el historiador de la UIB es la procedencia del barco con su carga, venía de Cartagena, determinada por las formas de las ánforas, un hecho que lo convierten en el primer pecio romano con cargamento de esta región naufragado en el Mediterráneo.

La excavación del cargamento del pecio ha posibilitado identificar un tipo de ánfora nueva, con una forma que no se conocía y que ha sido denominada Ses Fontanelles 1.

Enrique García asegura que podría estar hablando sobre la importancia de este pecio horas. «Lo importante es que la sociedad conozca la importancia de nuestro patrimonio histórico y lo respete», concluye sobre este proyecto.

Compartir el artículo

stats