Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las conspiraciones políticas de la ópera ‘Un ballo in maschera’ cobran vigencia en el Teatre Principal de Palma

El Teatre Principal estrena el próximo sábado este melodrama compuesto por Verdi sobre un triángulo amoroso y traiciones - Las funciones se han programado para los días 26 y 28 de febrero y el 2 de marzo, a las 20 horas

Ensayo de la ópera, que se representará durante tres días en el Teatre Principal de Palma y que cuenta con escenografía de 1913. | Teatre Principal

El Teatre Principal de Palma estrena el próximo sábado, dentro de su XXXVI Temporada d’Òpera, Un ballo in maschera, obra de Giuseppe Verdi con libreto de Antonio Somma que, al margen del valor de la composición y de su escenografía centenaria, entronca de pleno con la actualidad, ya que su trama versa sobre una historia de amor a tres bandas, pero envuelta en traiciones y corrupciones políticas cuyo desenlace ocurre durante un baile carnavalesco. Las funciones están programadas para el 26 y 28 de febrero y el 2 de marzo, a las 20 horas.

Diversas «casualidades» han hecho que esta ópera sobre un triángulo amoroso y conspiraciones se vuelva a presentar en Palma 25 años después de su última representación en el Principal, en pleno carnaval y en medio de la crisis política del PP, como ha destacado este martes Josep Ramon Cerdà, director del Teatre. «Esto demuestra que la ópera siempre es mejor que la realidad», ha concluido Cerdà, quien ha recordado que el estreno de este melodrama en tres actos en el Teatro Apollo de Roma en 1859 estuvo condicionado por una fuerte censura papal que obligó a situar en Boston la historia, inspirada en el asesinato de Gustavo III de Suecia.

Un ballo in maschera, coproducción del Teatro Regio di Parma y el Auditorio de Tenerife, reúne un elenco internacional en el que participan varios mallorquines, acompañados de la Orquestra Simfònica de Balears y el Cor del Teatre Principal. Dirigida en escena por Marina Bianchi, la dirección musical corre a cargo de Andrea Sanguineti y los principales papeles están interpretados por Antonio Corianò, Oksana Sekerina, Mercedes Darder, Alisa Kolosova, Krassen Karagionov, Tomeu Bibiloni, Pablo López, Sebastià Serra, Joan Laínez y Jordi Fontana.

Marina Bianchi ha resaltado que este melodrama se centra en «una historia de amor, una relación a tres, independientemente del contexto en que pasa», que cuenta con 15 telones de papel pintados en 1913 por Giuseppe Carmignani y que, tras ser hallados en un almacén, fueron restaurados por el propio Teatro Regio di Parma.

«Partíamos de una escenografía pintada que explica el teatro tal y como era antes, que tiene el encanto de las cosas antiguas -que ahora nos son desconocidas- y que nos estimulan los sentidos, cansados por la rapidez y la superficialidad de las imágenes que envuelven nuestra vida. Este material, que proviene de la más pura tradición teatral italiana, me empujó a imaginarme todo el resto: muebles, objetos, vestuario, luces y movimientos escénicos», ha explicado Bianchi. La directora escénica considera que los implicados en esta representación son «depositarios de la tradición operística» y que «sin memoria, no tenemos nada».

La escenógrafa Leila Fteita ha resaltado que la escenografía recuperada y que podrá ver el público del Teatre Principal «es única en el mundo», por lo que se ha querido respetar las piezas encontradas y evidenciar con bambalinas negras los elementos que faltan.

Desde hace semanas, el equipo de esta ópera está ensayando en Palma. El tenor Antonio Corianò, que interpreta a Ricardo, uno de los papeles principales, ha señalado durante la presentación ante los medios de comunicación que este montaje ha reunido a «artistas de diferentes partes del mundo, pero que comparten un único lenguaje, que es la música».

La vicepresidenta y consellera de Cultura del Consell de Mallorca, Bel Busquets, ha destacado de esta ópera la presencia de talento internacional y también del local y la ha calificado de «innovadora» precisamente por contar con «ingredientes clásicos» como la escenografía de 1913 y la participación de la Simfònica de Balears y el Cor del Principal.

Compartir el artículo

stats