Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rodrigo Cuevas Músico

«El folclore es autogestión de la diversión y de la transmisión de conocimiento»

«Me gusta reivindicar todas estas historias de humanismo, de conciencia colectiva, enseñar ese mundo que era menos individualista que el actual»

Rodrigo Cuevas durante una actuación. RICARDO SOLIS

Rodrigo Cuevas (Oviedo, 1985) recibió formación musical académica en su ciudad natal y en Barcelona, redescubrió el folclore en Galicia y lo reivindica en el m undo, en toda su dimensión. Para ello, se sirve del cabaret y el cuplé, de la música electrónica y el humor, de la sensualidad y la crítica social. Cuevas actuará el 19 de febrero, a las 21:00, en la sala es Gremi de Palma dentro del ciclo Mallorca Live Nights.

¿Necesita del directo para completar el sentido de su propuesta artística?

Me gusta que tenga esa parte más escénica porque es más completo a la hora de transmitir toda la cosmovisión tradicional. El mundo tradicional no puede ser solo la música, porque más importante que la música es el baile y tan importante como la música y el baile es la transmisión y la repetición constante de las mismas historias a través de los romances, los cuentos, las adivinanzas y los juegos. Todo eso complementa la parte musical.

¿Le ha sorprendido constatar que el público se interesa por el folclore?

La verdad que sí, al principio no esperaba para nada que esto fuera a salir de un círculo más concreto, más underground. Ahora está visto que lo folclórico puede ser popular otra vez. Parte de la gente ha abrazado mi propuesta como algo que estaban esperando. Ha habido críticas muy residuales, yo creo que detrás hay un poco de homofobia, de conservadurismo, pero no una crítica musical o artística.

¿Imposible dejar a un lado la reivindicación en su puesta en escena?

Para mí va bastante unido, todo lo que hacemos, incluso no reivindicar nada, también es un acto político y una decisión, ya que tenemos voz y se nos escucha lo que hay que hacer es reivindicar las cosas buenas del mundo.

¿Qué ha sentido con el éxito de Tanxugueiras?

Pues a mí me dio un subidón, y en Galicia está siendo todo un fenómeno. Ya había un boom del baile tradicional, de la pandereta, pero esto fue la explosión total, sobre todo en Galicia. Es maravilloso que, de repente, tanta gente joven empiece a tocar la pandereta, a bailar. Luego es una pena que al final, Eurovisión sea algo amparado por la industria y que la radio fórmula haya ganado otra vez.

¿Se plantea acudir a Eurovisión en el futuro?

No, qué va. Me llamaron para ir a Benidorm Fest, hacen muchas llamadas, a toda la gente que creen que podría presentarse y que les gustaría que estuviesen ahí, y les dije que no, que eso no es para mí.

¿Su formación clásica le ha ayudado a acercarse a la música tradicional?

La formación académica siempre ayuda a entender las músicas desde otro punto de vista más técnico, te da más velocidad para aprender, entender, analizar y más facilidad, pero también es una normativización, una estandarización de músicas que se caracterizan por no estar estandarizadas, en las que hay variaciones de un pueblo a otro en la forma de tocar, en las acentuaciones... Son cosas muy difíciles de explicar en una partitura. Las partituras son incompletas para hacer música tradicional. Entonces, al final, también tiene una contraparte que es que se simplifica la música tradicional y eso es una pena.

¿Como artista, qué ha encontrado en el folclore que no haya en otro tipo de música?

El folclore es una autogestión de la diversión, de lo lúdico, del entretenimiento y de la transmisión de conocimiento. No te hace falta nada, ni un instrumento. No te hace falta tener un altavoz ni comprarle un disco a no sé quien. Con un par de cucharas puedes hacer una fiesta de muchas horas y eso me parece fascinante. Y poder aportar en la parte musical, poder coger con libertad las letras, las melodías, cambiarlas, utilizarlas eso me parece fantástico. Es un lenguaje totalmente abierto, una vez conoces unos cuantos códigos, improvisas en las letras, la parte melódica, en el baile; se juega mucho sobre todo con lo poético.

¿En qué consiste la agitación folclórica que practica?

A través del folclore me gusta reivindicar todas estas historias de humanismo, de conciencia colectiva, enseñar ese mundo que era menos individualista que el actual y que creo que tiene muchas claves para solucionar problemas actuales. Está claro que compartir entre generaciones mayores y jóvenes es básico, hay mucha parte de la educación que se está quedando por el camino. Necesitamos estar en comunidades variadas, heterogéneas, no pueden ser cada vez más compartimentadas porque entonces no desarrollamos la empatía, ni el conocimiento humanístico.

Compartir el artículo

stats