Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música

Tomeu Quetgles: "Yo me quito de en medio y que el mundo haga lo que encuentre"

El cantautor palmesano publica 'Vintaix', un disco fruto de un ejercicio de introspección

El cantautor Tomeu Quetgles (Palma, 1971)

«Una liberación», «un regalo», «un sueño». Así define Tomeu Quetgles (Palma, 1971), cantautor con doce discos publicados, su última creación, Vintaix. Un álbum «verdaderamente ecléctico», en el que todo cambia de tema en tema, «hasta el estado de ánimo»; que consta de nueve canciones, «muchas de ellas inventadas en Porreres en mis paseos por senderos rurales del Pla»; y que es fiel a su filosofía: luchar «contra la adversidad».

«Hacer este disco, vivirlo, ha sido un regalo. Por una vez he aprendido a dejar hacer, y el resultado es exquisito», confiesa Quetgles, que de entrada enumera uno por uno a los integrantes del equipo con el que ha logrado sacarse «una espina»: Toni Martín (producción), Pau Mas (batería), Damià Payeres (guitarra eléctrica, slides y buzuki), Biel Font (contrabajo y bajo eléctrico), Miguel Forteza (violín), Pau Oliver (piano y órgano eléctrico) y Gaizka Taro, quien firma las fotografías de Vintaix.

Portada de 'Vintaix'

«Es un álbum muy setentero» con un sonido que responde al «gusto exquisito» y el «saber hacer» de todos los músicos, un disco «muy delicado» que «podría haberse hecho hace diez años y también dentro de diez años, y eso es sensacional; suena hacia atrás pero con una visión actual, y también tiene un toque de modernidad onírica, a veces casi aspira al surrealismo».

Sus canciones, de la vida y de la muerte, del amor y la existencia, entre la luz y la sombra, nacieron «en una caseta oscura, familiar, muy rústica, con una puerta que sale directamente al bosque», tras muchas noches «frente al fuego, buscando la magia de la vida». Un ejercicio de introspección «y de madurez» con el que espera conectar con el oyente: «Desde la introspección espero empatizar con cualquiera porque todos estamos hechos de la misma pasta, y todos sabemos lo que es caer, y volverse a levantar, en definitiva, sentir».

Nacido en el seno de una familia implicada en la cultura, «muy de izquierdas», atenta a la música francesa y el folk, el también autor de Bolles de foc i bolets sagrats (2018), disco con el que reclamaba «más bichos raros como yo, gente que piense de modo alternativo», no lo duda: «El arte tiene que ser una cosa honesta, nunca de postura, y este disco tiene verdad». Sabedor de que «no hay riqueza más grande que ser libre», Quetgles siente la música como «una necesidad», un medio con el que encuentra la manera de descubrir los sentimientos de los demás y de expresarse: «La gente habla mucho de palabras profundas, pero se mueven en la superficialidad, yo no escondo lo que soy, no voy por la autopista, ni política ni cultural ni social, veo la vida como algo mágico». 

«No, que no em faran callar.

No, encara que molesti.

No, que no podran canviar

la meva estranya forma de ser»

Rag’99, del disco Mediterrània 

Tomeu Quetgles

Veintidós años después de publicar Rag’99, el disco con el que Tomeu Quetgles Grup le cantaba a la Mediterrània, el cantautor sigue a lo suyo, abriendo puertas, entregado a su causa: «No me gusta llorar, que es lo que he hecho toda la vida, llorar, criticar, luchar, ahora estoy en una fase más de hacer lo mío y luego me quito de en medio, y que el mundo haga lo que encuentre».

«Este disco, Vintage, era una espina, que ya me la quite, en parte, con Damunt la mar, con el que llegamos a un alto un nivel de calidad. Esta obra es de mis adentros, del mundo que todos conocemos pero desde una visión introspectiva. Es un disco que sin duda me ha ayudado a conocerme mejor. Ha sido una experiencia vital, de crecimiento personal. Estoy muy satisfecho y he conseguido mucho aprendizaje», se sincera.

Hace unos días se pudieron escuchar sus nuevas canciones en directo, en Palma, «en un concierto doméstico, en acústico, con mucha comida y la gente muy a gusto». Próximas citas en Cas Retratista (Montuïri), el 19 de febrero, y en el Teatre Sans (Palma), el 24 de marzo.

Compartir el artículo

stats