Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Teatro

David Mataró: "Escribo de todo pero la comedia es lo que me inspira, me gusta reír y provocar la risa"

El guionista y director, ganador hace una semana del Torneig de Dramatúrgia, quiere "explorar nuevos lenguajes" y aprender del teatro

David Mataró: "Escribo de todo pero la comedia es lo que me inspira, me gusta reír y provocar la risa"

David Mataró: "Escribo de todo pero la comedia es lo que me inspira, me gusta reír y provocar la risa" B. Ramon

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Mallorca o inicia sesión si ya eres suscriptor.

David Mataró: "Escribo de todo pero la comedia es lo que me inspira, me gusta reír y provocar la risa" Gabi Rodas

¿Qué llevó a un hombre del audiovisual a meterse en terreno de teatreros? 

El deseo de explorar nuevos formatos, nuevos lenguajes. A mí me gusta mucho dirigir actores, y en el teatro resulta muy directo, y quiero aprender. Era un reto y cualquier reto me va bien..

Lo del teatro, usted ya lo había probado.

Escribí varias piezas para el Teatre de Barra y alguna pasó luego al audiovisual, como Llengua amb tàperes. Todo lo que escribo para el teatro es muy visual. También escribí y dirigí un monólogo, en el marco del ciclo de teatro Jardí Desolat, El botxí, una obra que, interpretada por Salvador Oliva, nos mostraba al verdugo que en 1951 se desplazó desde Palencia hasta Palma para ejecutar con el garrote vil al menorquín Pedro Tudurí Vidal. Aquel verdugo, Florencio Fuentes Estébanez, inspiró, en parte, a El Verdugo (1963) de Berlanga y Azcona.

¿Cómo se vive desde dentro un Torneig de Dramatúrgia?

Con nervios, sobre todo en la semifinal. Por no saber quién iba a interpretar mi texto, por el poco tiempo que tuvimos para trabajar con los actores, por los muchos cambios que hubo por el tema del covid… Uno no sabe si el texto escrito va a funcionar o no, hasta que vi al público riéndose con Esther López y Xavi Núñez. En la final fue diferente, la viví con muchos menos nervios. Será un tópico pero da igual quien gane, lo importante es participar. 

Presente a Al Berta y confiese cómo nació su texto ganador. 

Al Berta es una ida de olla extrema que nació de una premisa muy básica: ¿qué pasaría si alguien tuviera Diógenes en la cabeza, si guardara mierda en su cabeza y lo realmente importante se le olvidara? Al principio la trama no me fluía hasta que le di la vuelta y elegí a dos jóvenes, Albert y Berta, a quienes sitúo en el Lisboa (el local de Sant Magí), donde se conocen. Por la noche pegan tres polvazos pero ella, al levantarse, se da cuenta que se ha follado a un tío muy raro. Se acuerda de todos los detalles pero no de lo importante. Poco a poco irá descubriendo que es el fundador de Wikipedia. Es una gilipollez absoluta pero la gente se rió. 

¿Qué le confesó el público, jurado del concurso, además de reírse, una vez vista la obra?

Los espectadores que se acercaron a felicitarme me hicieron saber que se habían divertido mucho con mi disparate. Les gustó la originalidad de una pieza que en el fondo es una comedia romántica.

¿Qué placeres encuentra en el género de la comedia?

Todos. Escribo de todo pero la comedia es lo que me inspira. Me gusta escribir y me gusta ver comedias. A mí me gusta reír y provocar la risa.

En su sector, el cultural, las sonrisas se han desdibujado en los últimos tiempos.

El mío es un oficio pataleado pero bueno, poco a poco… yo en eso soy muy optimista. Es cierto que la industria está fatal pero ya hay brotes verdes, y no estoy haciendo la pelota, aunque pueda parecerlo. IB3 está apostando por productos nuevos, por menos audiencia y más calidad, y creo que se está ayudando mucho a la industria sobre todo a la hora de darle visibilidad fuera. 

En más de una ocasión habrá visitado el Institut d’Estudis Baleàrics en busca de alguna subvención. ¿Le ha sorprendido el relevo en su dirección?

¿Qué ha pasado en el IEB?

Lea los periódicos.

Leí la noticia pero sigo sin entenderlo.

¿Para qué le servirá su victoria en el Mar i Terra?

Para intentar levantar un proyecto muy gamberro que es embrionario y que constará de cuatro piezas sobre las relaciones de pareja, con humor. Estamos buscando productoras, así que si hay gente interesada… Tengo intención de tocar a las puertas del IEB, el ICIB y a las del Carnegie Hall, si hace falta.

¿Qué le exige a sus actores?.

Primero déjame decir que tanto Esther López y Xavi Núñez, como Júlia Truyol y Ramon Bonvehí, en la final, estuvieron geniales. Las dos parejas hicieron de Al Berta dos obras totalmente diferentes. Yo a los actores les exijo ritmo, que disfruten —joder, estoy pareciendo Johan Cruyff— y que escuchen, porque me gusta escuchar sus opiniones. Siempre contrasto las ideas.

¿Ya tiene preparado el texto que presentará en el festival Temporada Alta de Girona?

No, porque tengo la oportunidad de participar en ese torneo pero aún no se ha hecho la preselección. Es una lástima que no pueda presentar Al Berta al Temporada Alta pero tengo muchos proyectos en el cajón, que en su día no salieron, que están vivos.

Marina Collado fue su rival en la final, con Un dia sense turistes. ¿Cómo se ve en una Mallorca en esa situación?

No temo esa situación. Yo ansío una Mallorca con un turismo equilibrado, una isla en la que quepamos todos y nos respetemos. 

También trabaja en una serie, Olio, coproducida por el CEF y Minoria Absoluta. ¿Qué puede adelantar?

Es una serie que aborda la alta cocina, el mundo de las estrellas Michelin. Una comedia que pinta bien.

Compartir el artículo

stats