Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francesc Bonnín Socías

«Quiero tratar de hacer vibrar al coro y, por supuesto, a los espectadores»

«Cuando trabajo con cantantes ‘amateurs’, es apasionante por el entusiasmo que tienen»

Francesc Bonnín, ayer en elReal Club Náutico de Palma,cuyo coro también dirige. B. Ramon

¿Qué aportará al coro del Teatre Principal de Palma?

Quiero aportar mucha ilusión, entusiasmo y energía. Lo haré con una gran pasión, que es como me gusta hacer las cosas, además de la experiencia. Me exprimiré para dar al coro del Principal todo mi conocimiento, lo aprendido durante mi trayectoria en coros de ópera de numerosos países, incluso de África, China y EEUU, donde he estado muchas veces.

Fue muy querido durante su etapa anterior. ¿Qué espera de los nuevos cantantes?

Hay muchos que continúan y otros se marcharon y dejaron este periodo de sus vidas, pero con los que conozco y los demás quiero tener una gran relación para crear algo excitante y especial. El arte en vivo se renueva día a día y cada pieza es imprescindible. Espero que haya un feedback continuo entre emisor y receptor para que todos consigamos una vivencia al máximo nivel en el coro. Esa es mi ilusión como director, cuyo papel es preparar y concertar todas las energías de los participantes.

¿Podrá incidir en las óperas del teatro dada su experiencia?

Fui director musical y artístico del Teatre Principal, aunque ya no es mi cometido, sino que he sido seleccionado para preparar lo mejor posible al coro y a eso vengo.

Resulta evidente que tener experiencia en otras facetas te aporta una visión más amplia y siempre es útil. Sin embargo, lo que quiero en estos momentos es tratar de hacer vibrar al coro y, por supuesto, a los espectadores.El próximo año se cumplen cuatro décadas del coro, pero su vuelta es para esta temporada. ¿La ilusión es continuar?

Por supuesto. Si nos gustamos mutuamente, me encantaría que la relación siguiese hasta lo que permita el tema de contratación. Después el tiempo dirá.

¿Este regreso cierra la vieja herida del despido en 2012?

Era otra época y hace mucho tiempo que sanó la herida del despido improcedente. Cerré esa etapa y ni me viene a la memoria, porque miro el presente y hacia adelante, y lo que he encontrado es un equipo de profesionales que estoy alucinado, muy sólido y muy bien cohesionado, además de una fantástica programación. Yo vengo a hacer una parte en la que la música y el público son lo único importante.

También lleva cinco coros amateurs (RCNP, Son Dameto, Fundació Sa Nostra, Sencelles y Cantarte). ¿Qué le motiva?

Trabajar profesionalmente con cantantes que son amateurs es realmente apasionante porque recibes un gran entusiasmo por su parte. Eso en primer lugar, aunque también es una faceta muy enriquecedora debido a que en el canto coral se puede sacar un resultado espectacular. Me he dedicado toda la vida a la música profesionalmente y con coros de aficionados me he llevado estas gratas sorpresas. Ahora tendré que ver cómo puedo ajustarlo todo para hacer bien mi trabajo.

¿Cómo escoge las obras para personas que no saben solfeo o no tienen nociones musicales?

Elegir bien el repertorio es una parte esencial de mi trabajo con los coros amateurs, ya que tiene que combinar el aprendizaje, que se produzca una superación, con unos temas que den satisfacción a los coristas. De todos modos, a quienes les gusta cantar en un coro, lo sienten como un estado, más que como una actividad, por lo que están contentos con todo tipo de temas. Lo que da placer es el hecho mismo de cantar.

¿Hay diferencias de temas entre las corales?

Sí, cada una de las cinco tiene su propio nivel, su forma de ser e incluso su sociología e intereses particulares. Hay canciones que elijo para un coro y que no haría en otro, aunque normalmente lo que intento es que disfruten con todos los estilos e incluyo muchas veces canciones de películas, del siglo XX, de cantautores y cosas de este tipo. No puedes plantear hacer siempre los compositores clásicos porque la gente carece de la preparación suficiente para algo tan específico.

¿Qué supone dirigir un coro con gente que lleva mascarilla?

Es horrible y muy difícil, ya que transmitimos lo que cantamos a través de la boca y está tapada. Afecta al sonido, pero sobre todo a la comunicación mutua. Eso si hablamos solo de la mascarilla, pero además hay que estar muy separados, que tampoco era lo habitual. Sin embargo, tenemos que hacerlo y aguantar hasta que acabe todo esto. He de resaltar que en un año y medio, desde que los coros retomaron su actividad, no hemos tenido ni un solo caso de covid contagiado en ellos. Ni siquiera con gente que todavía no sabía que lo tenía antes de venir a ensayar, porque cumplimos las normas estrictamente.

¿Qué enseña en su faceta de comunicador con Viure l’Òpera?

La pasión por la ópera. Es algo muy complicado, aunque puede transmitirse de forma sencilla y hacerla accesible si la conoces y la vives. Con las charlas consigo que la gente disfrute y muchos se animen a asistir a una ópera por primera vez en su vida.

Y es titiritero. ¿Cómo surgió esta afición?

Siempre he sido un fanático de los títeres y las luces de colores. Creando la compañía Els Músics Viatgers, he cumplido una ilusión de la infancia. Son espectáculos para niños con la técnica de las sombras y un fondo musical de primer nivel, como por ejemplo Vivaldi o Ravel. Lo montamos cuando nuestros hijos eran muy pequeños y disfrutamos mucho. Me gusta todo lo que sea teatral, en vivo, contar historias... Y hacer teatro infantil es muy nutriente, da una gran energía, ya que los niños son muy receptivos.

Compartir el artículo

stats