Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aina Bestard, de Mallorca al cielo

Su nuevo libro de ilustraciones, ‘Què s’amaga al cel de nit?’, descubre las constelaciones y los animales que las representan poniendo las páginas a contraluz para ver las marcas de agua

La ilustradora mallorquina Aina Bestard. Noemí Elías

Dedica el libro a las noches de verano en Llucalcari (Deià), en Ca Na Marina, y a todos aquellos con quienes las ha compartido y comparte. Porque la ilustradora mallorquina Aina Bestard sigue disfrutando de la isla durante el estío (vive en Barcelona) y de sus noches estrelladas. «Un recuerdo muy marcado de la infancia es que sacábamos las tumbonas para mirar el cielo y charlar», dice. Quizá estaba más pendiente de las palabras que del firmamento, pero ahora descubre a los niños Què s’amaga al cel de nit? tras el éxito de los otros tres volúmenes de la colección (sobre el bosque, el mar y el cuerpo humano), que han sido traducidos a más de 15 idiomas y de los que ha vendido más de 200.000 ejemplares en todo el mundo.

Esta vez las adivinanzas que dan pistas a los pequeños a partir de cuatro años se refieren a los animales que se esconden en las páginas pares, aparentemente en blanco, y que representan a las ocho constelaciones que muestra el libro. Para verlos, «se tiene que poner la hoja a contraluz usando una linterna u otra iluminación y aparecerá una especie de marca de agua que hemos creado», tal como detalla. Se le ocurrió esta técnica casualmente durante un trayecto a pie en la época del confinamiento. «La idea me vino al observar una ventana a contraluz. Era justo el momento en que iba a oscurecer y dentro de la vivienda encendieron una luz, por lo que el dibujo de la cortina blanca que había quedó muy bien definido. Y dije: «tate». Eso era precisamente lo que necesitaba», relata la ilustradora.

Los animales, dibujados con gran profusión de detalles, se van desvelando al trasluz, mientras que las constelaciones aparecen abriendo las solapas en forma de ventanas que hay en las páginas impares. Allí están la Osa Mayor, Aquila, Leo, Delphinus, Vulpecula, Pavo, Camelopardalis y Piscis. «Son algunas de las conocidas, porque no es un libro que busque llevar a cabo una amplia labor de divulgación científica, sino algo más sencillo, para niños», apunta quien eligió el firmamento para dar continuidad a la colección ¿Qué se esconde...? Pero no fue al recordar sus noches estivales en la Serra de Tramuntana, sino tras descubrir el atlas estelar del siglo XVII titulado Uranometria, del astrónomo alemán Johann Bayer. «Cayó en mis manos y al ver sus ilustraciones pensé que sería muy interesante hacer un libro sobre las constelaciones», señala.

Sitúa cada una de ellas en ocho países del mundo repartidos en el hemisferio norte y el sur (Japón, Marruecos, México, Mongolia, Polonia, Kenia, la India y Nueva Zelanda), porque en cualquier cultura y latitud observan el cielo estrellado. Sin embargo, «no ven lo mismo en los diversos lugares», un hecho que también pretende remarcar el nuevo volumen, que ha sido editado por Zahorí Books. Aina Bestard no sabe si logrará que los niños miren más hacia el cosmos, aunque la idea inicial es «conocer qué se esconde detrás de las cosas, no quedarnos con lo primero que vemos, debido a que cuando nos fijamos en algo y lo observamos bien, aparecen otros elementos», concluye.

Es lo que está haciendo en su actual proyecto, que pone la lupa en los Paisajes desconocidos del sistema solar tras acercar en 2020 al público el premiado Paisajes perdidos de la Tierra. Bestard se aproxima esta vez a los planetas con una alta carga científica y con sus exquisitas ilustraciones.

Compartir el artículo

stats