Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MÚSICA CRÍTICA

Un sentido nonsense

'Alicia. El musical' es de una calidad muy digna

La expresión «Nonsense” se aplica a muchas de las situaciones y diálogos que Lewis Carroll, alter ego del matemático Charles Ludwig Dogson, creó para su Alicia en el país de las maravillas y para otras narraciones que traspasan el calificativo de infantiles, pues están llenas de sentido del humor y de paradojas más aptas para adultos que para un público joven. En el «Nonsense», Carroll, el gran dominador de la lógica matemática, descontextualiza los elementos para convertirlos en silogismos. La sentencia «Si p, entonces q», en las obras de Lewis Carroll se traduce en «Si p entonces cualquier cosa es posible». Genial.

Así lo ha entendido Rafel Brunet, que ha llevado a cabo una versión bastante fiel de esa fábula, transformándola en un musical, lleno de canciones fácilmente tarareables y que enganchan desde el primer momento y que los diferentes actores/cantantes interpretan en directo, sobre una base instrumental pregrabada.

Nueve artistas cubren el total de personajes que Carroll incluyó en Alicia, personajes que van desde el siempre huidizo conejo blanco hasta la dictadora y sanguinaria (es un decir) reina de corazones, pasando por las flores cantarinas, el sombrerero loco o los soldados en forma de carta de baraja francesa. Sin olvidar a la protagonista. Es por eso que debemos citar a esos actores y cantantes, pues todos ellos brillaron a un gran nivel, cómico en algunos casos, elegante en otros, siempre efectistas. Ellos son Laura Vives (Alicia), el mismo Rafel Brunet (sombrerero y oruga), Marta Ferrer (reina), Marina Coll (flor y gato), Teresa Sánchez (Miss Pircks), Naiara Rubio (triplete como reina blanca, liebre i flor), Anabel Ramon (flor), Joan Lluís Terrassa (conejo blanco) y Juan Carlos Sola (rey).La parte musical estuvo dirigida por Marga Castell sobre los arreglos de Dani Pérez y la escenografía vino firmada por Brunet y Drew Donovan.

No podemos dejar de elogiar el vestuario, magnífico y muy creativo, diseñado por Neus Alfaro.

En resumen, una obra clásica que bien podría mostrarse en escenarios de otras latitudes, pues el resultado es de una calidad muy digna. Y aquí, en la isla, valdría la pena que conocieran muchos de los profesores y escolares. No sé si ahora, en tiempos de covid, pero sí para cuando la situación se normalice.

Compartir el artículo

stats