Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crítica de danza | Todo a su debido tiempo

El mallorquín Pep Ramis y María Muñoz, a través de su grupo de danza Mal Pelo, cierran con Higlights una tetralogía en la que, con algunas músicas de Bach como pretexto, buscan reflexionar sobre diferentes elementos del mundo de hoy. Y en ese caso que nos ocupa y que pudimos ver en el Teatre Principal de Palma el pasado domingo, utilizan a Bach y otros compositores para demostrar que todo llega a su debido tiempo, incluso nuestro espacio en el Cosmos. En el fondo se trata de buscar, de caminar para al final encontrar tu sitio y tu tiempo. Espacio y tiempo. Einstein. Relatividad. Arte cuántico, donde dos cosas pueden ocupar dos sitios a la vez, el de los sueños y el de la realidad.

Con la premisa de que las cosas son lo que son, sin más, Mal Pelo camina, danza, se mueve, contorsiona… alrededor de unos músicos que, en directo, versionan a su manera fragmentos de Bach (La Ofrenda musical, o algún Coral por ejemplo), de Haendel (el aria Lascia ch’io pianga, cantada por un barítono en lugar de una contralto) de Purcell (el tema de Abdelazar que en su día utilizó también Britten) y de Arvö Pärt. Ocho músicos (cuatro instrumentistas y un cuarteto vocal) ponen música a ese espectáculo que es movimiento en estado puro, un perpetuum mobile escénico.

«Un caballo es un caballo», leemos en uno de los poemas de Nick Cave que junto a otros de John Berger y Erri de Luca ilustran el espectáculo, algunos formando parte de un decorado onírico i con referencias a los bosques, otros recitados en versión original inglesa por el propio Ramis o en italiano por otros componentes del grupo. Pues eso, un caballo o los bosques, o los lugares, son lo que son y a su debido tiempo. Bach es Bach, incluso distorsionado, cortado, interpelado. Mal Pelo sigue siendo Mal Pelo, pues en su esencia está la de seguir buscando nuevas maneras de hacer arte; porque lo que propone sobre un escenario es, sin duda, Arte en mayúsculas.

Compartir el artículo

stats