Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

‘53 diumenges’, la obra de Cesc Gay «para reír y ponerse ante el espejo», en el Teatre Principal d'Inca

La nueva comedia del autor de ‘Els veïns de dalt’ y ‘Truman’ llega el domingo al Teatre Principal d’Inca

Cristina Plazas, Pere Arquillué, Lluís Villanueva, Àgata Roca y Cesc Gay. |

«Tras salir del teatro, muchos comentan que es una comedia muy trágica porque hace reír un montón y al mismo tiempo lleva a una reflexión muy profunda, nos pone frente al espejo», resume la intérprete Àgata Roca sobre la obra 53 diumenges. El segundo texto teatral de Cesc Gay tras su exitoso Els veïns de dalt se estrena el domingo en el Teatre Principal d’Inca y, con su particular visión de los conflictos de la clase media urbana, el ganador de cinco Goya por la película Truman mostrará cómo una cena de tres hermanos para hablar de su padre viudo puede acabar como el rosario de la aurora.

«Siempre dan mucho juego las relaciones familiares, un tema que tenemos muy a mano ahora que se acerca la Navidad», bromea Roca. «En este caso, se añade una circunstancia que se produce a menudo entre los que estamos en los 50: los padres se hacen mayores, hay que pensar en quién se ocupa de ellos y eso a veces genera tensiones».

La actriz interpreta a la mujer del hermano pequeño, Santi (Pere Arquillué) y explica que el argumento «es tan simple como un encuentro para decidir quién cambia la bombilla del baño del padre, que se ha fundido». Con este inicio, el dramaturgo aborda «los celos entre hermanos», ya que salen a relucir los «éxitos y miserias» de cada uno; el papel de la mujer como cuidadora, porque «parece que la responsabilidad debe recaer en ella», la hermana mediana (Cristina Plazas); y los rencores guardados, tal como le ocurre al hermano mayor, Víctor (Lluís Villanueva), que aparenta ser el triunfador y en realidad no lo es tanto.

Àgata Roca reconoce que sería fácil caer en el tópico con temas tan habituales, pero en esta obra no sucede debido a que Cesc Gay «tiene la virtud de sacar un jugo especial a los problemas cercanos y sabe verbalizar y poner humor a lo que nos ocurre a todos cada día. El público sale muy identificado con las situaciones tras asistir a la representación de 53 diumenges», se alegra. «Lo más importante en una comedia es que te marches contento del teatro diciendo qué desgraciado soy», resume.

Estreno a lo grande

La trayectoria cinematográfica de Gay incluye las películas Hotel Room, Krámpack, En la ciudad, Ficció, V.O.S., Una pistola en cada mano y Sentimental, además de la galardonada Truman. Ahora está disfrutando de su experiencia en el teatro, que empezó a lo grande con Els veïns de dalt. «Yo le decía que no ocurre siempre, aunque parece que ha encontrado una fórmula que gusta mucho», dice Roca. «Y lo que a él le encanta es tener al público en directo, ver con qué gags se ríen y que, pese a ser la misma obra, cada función es diferente», valora.

Compartir el artículo

stats