Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música

Miquel Àngel Aguiló, un arreglista en la onda de los Therapy?, Antònia Font y Christophe Coin

El músico mallorquín prepara el concierto que ofrecerá en Palma con Andy Cairns y ultima el disco que publicará con el célebre instrumentista francés Christophe Coin

Miquel Àngel Aguiló

A Miquel Àngel Aguiló le falta tiempo. Instalado en Eivissa, donde reside actualmente, el músico mallorquín lleva meses trabajando con Andy Cairns, el líder del grupo Therapy? Con él actuará el próximo día 23 de diciembre en Palma, en el Teatre Xesc Forteza y en el marco del festival Contrast, al frente de un quinteto de cuerda. Aguiló también prepara el lanzamiento de un disco grabado en Binissalem junto al célebre músico francés Christophe Coin y espera con expectación el nuevo álbum de los Antònia Font, con quienes trabajó hace años en el disco 'Coser i cantar'.

¿Qué líneas sigue habitualmente como arreglista?

Hay dos líneas muy grandes a la hora de hacer arreglos: una es un arreglo no intervencionista, que significa seguir más o menos al pie de la letra lo marcado por la canción y aportar solo un poco de color; y el plan B, el que suelo seguir yo, que es un tipo de arreglo desde el punto de vista de un compositor, aportando melodías, contrapuntos, proponiendo incluso cambios de armonías, es decir, arriesgarse. Con Andy Cairns el trabajo va por ahí, similar a lo que hice con Antònia Font, Jaume Anglada o con lo que he hecho con un artista que no puedo todavía nombrar, porque aun es secreto, sobre un trabajo sinfónico de doce temas. Cuando el artista te deja, el arreglista va mucho más allá de un simple cojín armónico.

¿Cómo se trabaja con una figura internacional como Andy Cairns?

Al principio fue cordial. Me mandó un tema con toda la banda, muy de rock duro, y le dije que me parecía interesante pero le pedí que lo volviera a grabar, con guitarra y voz. Cuando un vaso está lleno es muy difícil meterle más agua. De lo que se trata es de vaciar el vaso, así que le pedí que cantara solo con la guitarra, y yo ya aportaría cosas después. Andy lo entendió y me mandó así la canción. Ahí me puse a trabajar, con cierto miedo, por la sensación de estar metiéndome en la casa de otro. Decidí ir a fondo, hacerle un arreglo con todas las de la ley, cambiando todo lo que quería cambiar, proponiendo nuevas melodías y ritmos, y la sorpresa fue que le entusiasmó. “¿Tú de dónde has salido?”, me preguntó ilusionado. A partir de ahí fue muy amable. Andy está satisfecho del trabajo y con muchas ganas de actuar en Mallorca. Estos días está de grabaciones, con un nuevo disco de Therapy?, según me ha contado.

Sorprende ese cruce que han establecido, el de dos mundos tan distintos como son los de Andy Cairns y Miquel Àngel Aguiló.

Sí, son dos mundos un poco contrapuestos. El de Therapy? es un rock muy duro. En algunos momentos intento que el quinteto de cuerda, el que actuará con Andy en Mallorca (23 de febrero, en el Xesc Forteza), también tenga esa fuerza pero la cuerda no es ese sonido de un grupo de rock. Es muy distinto pero la cosa está fluyendo muy bien.

Adelante algo de ese concierto, en el que Andy estará arropado por su quinteto de cuerda.

Supongo que haremos como dos partes. Una más íntima, con Andy cantando solo, con su guitarra, y después saldremos el quinteto de cuerda para arroparle e interpretar todas esas canciones que hemos trabajado. Mucha de la música clásica o romántica la puedes escuchar con el oído fino y con el alma, pero hay música que necesitas escucharla con el cuerpo o con las vísceras, que te entra por otros sitios, por los poros, y de repente te hacer mover. Yo no conocía a Therapy? hasta ahora, y es un tipo de música que desprende una energía bestial, es muy visceral, y eso me gusta, porque dentro de una composición también puede haber esos momentos, de visceralidad, de dar saltos, de romper cosas. Habrá momentos en que con los arcos atacaremos fuerte, pero también habrá momentos, basándome en sus letras y en lo que quiere expresar, en los que nos tiraremos hacia pasajes más poéticos.

¿Qué temática aborda en sus letras?

Algún tema habla de soledad, de perderse; otros tienen connotaciones claramente sexuales… En ocasiones son sensaciones fugaces… Para mí ha sido una experiencia muy interesante, porque había trabajado con grupos de pop y con cantautores, pero nunca con un grupo de rock duro.

¿El riesgo también estuvo presente en su trabajo para el disco ‘Coser i cantar’ de Antònia Font?

No tanto. Porque los de Antònia Font me dijeron que eligiera los temas que quisiera y en ningún momento me pidieron que les dejara escuchar algo. Dos días antes de irnos a Bratislava junté una mini orquesta y leímos los arreglos para que los escucharan. Dos días después los estábamos grabando. Aquel ejercicio fue de confianza cien por cien. Con Andy ha sido diferente, hemos ido tema a tema, lógico, porque con Antònia Font había complicidad, nos conocíamos, soy uno de los mejores amigos del bajista (Joan Roca). Era un universo sonoro más familiar y la comunión fue rápida y fácil.

Aguiló, de pie a la derecha, con los Sunflowers, con los que trabajó como arreglista

¿Qué esperas del nuevo disco de Antònia Font?

Tengo mucha curiosidad. Sé algunas cosas, como que han disfrutado mucho haciendo ese disco. Creo que estará absolutamente en su línea. El vídeo-anuncio ya me ha gustado mucho. Siempre son originales y rompen moldes.

¿Qué tiene preparado para estas navidades, al margen del concierto con Andy Cairns?

Al estar viviendo en Ibiza estoy con dos cosas a la vez. Acabamos de hacer un concierto que me ha llevado mucho trabajo, con la Banda Municipal, y haremos otro de Navidad a lo grande. También en Navidad espero poder sacar el disco que grabamos con Christophe Coin y hacer por lo menos una presentación. Coin es uno de mis ídolos musicales, un hombre con un conocimiento musical espectacular. Es una estrella del clásico, con la que puedes hablar, a diferencia de las del pop. Estamos con los últimos detalles del disco. La idea es publicarlo en Navidad y enviarle uno a cada mecenas. Creo que tendrá un amplio recorrido en Francia. Con el Covid como está este año no haremos nada espectacular, con mil personas, como años anteriores, como lo de Vol_art, en Palma.

Compartir el artículo

stats