Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Big Yuyu confía su sonido al guitarrista de Black Crowes

Isaiah Mitchell, líder de la banda californiana Earthless e integrante del célebre grupo de Atlanta, ha producido el quinto álbum de estudio del trío de Maria de la Salut, ‘Down South City’

Los tres integrantes de Big Yuyu: Esteve Huguet, batería; Juan Amaro, bajista; y Jordi Álvarez, voz y guitarra.

Down South City es el título del quinto disco de estudio de Big Yuyu, un álbum de blues enérgico, poderoso, en la línea del trío de Maria de la Salut, pero con nuevos matices marcados por la psicodelia, los sonidos más pantanosos y la producción de Isaiah Mitchell, líder de la célebre banda californiana Earthless y actual guitarrista en The Black Crowes.

Jordi Álvarez, voz y guitarra de un trío que completa la sólida sección rítmica formada por Esteve Huguet a la batería y Juan Amaro al bajo, no duda al afirmar que Down South City es «un disco que supone un salto adelante» en la trayectoria de Big Yuyu, en la carretera desde 2006. «El resultado final ha superado nuestras expectativas, en cuanto a composición, sonido y producción, y no solo lo creemos nosotros, también la gente que nos sigue desde hace años», confiesa.

El embrión de este nuevo disco empezó a formarse antes de la pandemia, tras la publicación de Soulify Girl (2017), su cuarto cedé, con el que Big Yuyu buscaba las raíces y un sonido único y personal, y después de representar a España en el European Blues Challenge de 2019. «Cuando se produjo el encierro total, en marzo de 2020, estábamos en el estudio terminando las maquetas para entrar a grabar. Lógicamente tuvimos que parar máquinas. Pero con la incertidumbre, sin conciertos ni nada, decidimos grabar el disco porque nos quemaba por dentro. Así que fuimos a por ello», recuerdan.

Tenían 18 temas para grabar y decidieron buscar una persona que les produjera el álbum. Si en el anterior trabajo confiaron en Santi Castillo, en esta ocasión pusieron sobre la mesa distintos nombres. «El de Isaiah Mitchell nos lo sugirió Dani Magaña, el guitarrista de Alma Sonora y Whole Lotta Love. Nos comentó que había hecho un par de clases online con él y que le conocía personalmente. Así que nos puso en contacto, le mandamos el disco anterior y las maquetas del nuevo, y sorprendentemente nos dijo que sí y que le gustaba mucho lo que hacíamos. Así de fácil fue», resumen.

La idea inicial es que Mitchell viniera a Mallorca, al estudio que los Big Yuyu tienen en Maria de la Salut, y en el que han registrado todos sus discos salvo el primero, que lo hicieron en Can Estrella, con el desaparecido Toni Reynés, «una pieza muy importante en nuestra carrera», apuntan. Sin embargo, la pandemia lo alteró todo y al final el trabajo se tuvo que realizar de modo online. «Nosotros lo concebimos como una prueba, un experimento, porque nunca antes habíamos trabajado así. El trabajo fue como la seda, muy fluido, la verdad es que lo único que faltó es que en los momentos de descanso estuviera aquí para echar unas risas. Gracias a la tecnología hemos hecho el trabajo con él como si hubiera sido presencial. Queda pendiente una comida y unas cervezas con él, eso sin duda», afirma Álvarez.

Levantar un disco con un nombre propio del blues americano ha venido a ser algo así como una clase magistral para los Big Yuyu. «Hemos aprendido mucho con él, Nos ha dejado hacer mucho y ha estado en un punto que es importante en este estilo, que es la calma, el buscar el aire apropiado, esa idea tan americana, y sobre todo buscar el espacio y que todo tiene que ser mínimo y destacable, nada de poner por poner. Tanto a nivel técnico como emocional nos ha aportado muchísimo», aseguran.

El guitarrista de Black Crowes y Earthless, que ha producido el quinto álbum de estudio del grupo de Maria de la Salut

La selección de los 18 temas a los doce finales, los que han entrado en Down South City, la tomó Mitchell, resolviendo así las dudas en el seno del grupo. «La visión que te aporta la figura de un productor no la puede tener nunca un grupo, porque cada uno de sus integrantes piensa de modo distinto. Cuando tienes un productor es muy importante que él tenga las riendas. Lo que te aporta él es una visión total. Eligió los temas por un concepto global, buscaba un álbum muy compensado a nivel de intensidad y dinámica, fuerte, con peso. En ese sentido tuvo esa potestad», señala Álvarez.

Las nuevas canciones de Big Yuyu, con letras que hablan de amor y desamor, y también de la inmigración ilegal o de que «el amor puede ser fantástico y maravilloso, y que el sol brillará», una idea que puede resultar contraria al sentimiento del blues, podrán escucharse en directo el próximo 7 de enero en Petra, con invitados como Roger Pistola y Rogerio Santos Silva. «Tocar en directo nos encanta, es nuestra vida. Las balas están preparadas para ser disparadas», advierten.

Compartir el artículo

stats