Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Maria Hein: "Vivir en Portocolom es una fuente constante de inspiración"

La artista felanitxera acaba de publicar su primer disco, 'Continent i contingut'

Maria Hein.

Maria Hein Puig es en cierto modo un talento surgido del confinamiento. Fue entonces, encerrada en su casa, cuando esta felanitxera de tan solo 17 años compuso la mayor parte de sus primeras canciones. Con ayuda de amigos y amigos de amigos las grabó y editó, filmó un par de videoclips y colgó el material en las redes sociales. Tan solo unos meses después ya sonaba en IB3 Ràdio y empezaba a congregar la atención de los medios. Era cuestión de tiempo que aquella voz hipnótica acabase llegando a la industria, y quien parece haberse llevado el gato al agua es Hidden Track Records, que bajo los auspicios de Ferran Palau ha hecho posible la grabación de Continent i contingut, el primer álbum de Maria Hein, en las tiendas desde el 29 de octubre. Diez temas que oscilan entre la canción de autor y el indie-pop con la voz –y su fuerte acento felanitxer– como hilo conductor. El 20 de noviembre presentará el disco junto a su recién formada banda en el festival Barnasants, en Manacor.

¿Por qué este título, por qué Continent i contingut?

Continent i contingut es una canción del disco, a piano y voz. Es una canción que significa mucho para el álbum, ya que explica lo que realmente está pasando en mis canciones. Un continente que puedo ser yo o en otras canciones un vaso, un recipiente donde voy acumulando mis problemas, dudas y pensamientos, el agua que va rellenando el vaso, el contenido, mis canciones. Está basado en un poema visual de un vaso desbordante de agua, de ahí la canción Un tassó que vessa y Omplint un buit.

Todas las canciones son composiciones suyas. ¿Hasta qué punto se han transformado al pasar por las manos de Ferran Palau?

Sí, todas las canciones están compuestas por mí desde el invierno de 2020 hasta el verano de 2021. La mañana antes de empezar a grabar el disco Ferran y yo nos sentamos y empezamos a mirarnos las letras. Muchas de ellas quedaron iguales y a otras les cambiamos algunas frases o palabras, pero sobre todo cambiamos la estructura de las canciones.

¿Tiene una técnica, un método para componer?

Soy un poco rara con esto... A veces, yendo por la calle, de repente me viene una melodía a la cabeza, la grabo en el móvil y después, cuando llego a casa, la busco con el piano o la guitarra. Otras veces ya tengo una letra, me pongo a improvisar y, pum, sale la melodía, o me pongo con la guitarra a hacer acordes e improvisar y me sale la letra... Es difícil explicar el proceso. Siempre observo mucho, voy buscando temas, me envío notas de voz a mí misma por WhatsApp... En cualquier caso, donde las ideas se concretan es en casa, con toda la tranquilidad.

¿Cómo definiría el estilo de su música?

Canción de autor, supongo, pero un poco... diferente. Con «canción de autor» te imaginas al cantautor ahí con la guitarrita y tal, pero en realidad, aunque he estado haciendo eso, me gustaría ir explorando un poco más allá. Me gusta mucho el pop, el indie; el folk también, pero sobre todo combinándolo con esos otros estilos.

¿Tiene autonomía artística o hay una pugna con los managers y los productores para imponer criterios?

Tengo autonomía, mucha. Los managers me guían, pero soy yo quien toma las decisiones. Ellos me dan muchas ideas, me señalan cosas en las que tal vez yo no hubiera caído, me ayudan a conocer mis propios límites. No hay una lucha entre el lado comercial y el artístico, como se suele creer.

¿No hay dilema para usted entre lo comercial y lo artístico?

En las primeras canciones publicadas antes del disco todavía no sabía cómo quería sonar e hicimos un poco la típica canción pop. A mí el pop me encanta, pero quiero empezar a mezclarlo con otras cosas, que no suene tan... tan comercial, tan previsible. Eso pasa mucho: escuchas una canción y dices, «ya sé qué viene ahora». Y viene. Yo no quiero eso.

¿Cómo fue el proceso de grabación del disco? ¿Es la industria discográfica como se la esperaba?

Fue un proceso corto pero intenso. Estuvimos unos días en Banyoles grabando junto a Ferran Palau y Panxii Badii, ya con unas maquetas definidas y unas ideas más o menos claras, pero lo dejamos fluir todo muchísimo. Durante esos días íbamos cogiendo las canciones según nos apetecía y encima de cada una fuimos experimentando y jugando hasta que encontramos el sonido que nos gustaba. No sé muy bien qué es la industria, solamente llevo menos de medio año en ella, pero entrar en un estudio a grabar un disco, desde mi punto de vista, tampoco es una tortura ni un sobreesfuerzo, como muchas veces se piensa.

¿Qué temas cree que tendrán más recorrido en el público? ¿A cuáles les tiene más “cariño”?

Espero que todos, pero los dos primeros singles del disco, Els teus ulls davant la mar y Sa teva presència, y además de estos Aquell mes de març y Estrès acumulat, creo que entrarán más fácilmente, ya que son las más indie-pop que hay en el disco. Una canción a la que le tengo mucho cariño es Mein Vater, que significa Mi Padre en alemán. Está canción habla de mi infancia con mi padre, la única etapa en la que pude disfrutar de él, ya que falleció cuando yo tenia once años. Es una canción donde alterno el catalán y el alemán.

Mallorca y Portocolom están, sin mencionarlos, muy presentes en sus letras y su música.

Vivir en Portocolom, y en Mallorca en general, es una fuente constante de inspiración. Además creo que en todas mis canciones se puede apreciar bastante la influencia que tiene para mí, ya sea desde los elementos que salen en mis canciones como la manera de expresarme.

¿Qué importancia tiene la lengua para usted a la hora de escribir canciones e interpretarlas?

La lengua en la que pienso y me expreso es el catalán, y para mí no hay otra lengua en la que pueda moverme con tanta facilidad. Realmente a la hora de cantar para mí no tiene tanta importancia ya que toda mi vida he cantado en inglés y en castellano, pero a la hora de hacer una cosa tan propia como es componer y escribir sí creo que la lengua tiene una gran importancia. Debe salir directamente de dentro de mí, y eso solamente es posible con el catalán.

Compartir el artículo

stats