Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El monumento al Cardenal Despuig en Palma amanece con pintadas

El escultor Damià Ramis Caubet ha denunciado el ataque y lamenta la falta de control institucional de los “delincuentes del spray”

El monumento al Cardenal Despuig en Palma amanece con pintadas

El escultor Damià Ramis Caubet denuncia la “huella decorativa” que alguien ha dejado durante la noche en el monumento al Cardenal Despuig en Palma. “A mí, como autor de la obra, me indigna la proliferación de estos individuos que, con total libertad y sin ningún escrúpulo, ensucian paredes, monumentos y obras de arte, pero también me indigna la dejadez de las instituciones municipales y autonómicas a la hora de controlar estos delincuentes del spray y su indolencia cuando se trata de conservar y limpiar nuestro patrimonio cultural y artístico”, ha escrito en su cuenta de Facebook esta mañana. “Quien no protege lo suyo, no tiene nada. Ni siquiera futuro”, concluye el escultor.

La pieza está ubicada en la plaza de Santa Magdalena de Palma. Se destapó en 2005. Durante el acto de inauguración de la obra, Damià Ramis tuvo unas palabras de homenaje hacia su madre, la escultora Remigia Caubet, promotora de esta iniciativa, que falleció antes de ver terminado este bronce.

Al estreno de la escultura, celebrado en el LXXV aniversario de la canonización de Santa Catalina Thomàs, acudieron también la alcadesa de Palma de entonces, Catalina Cirer; el obispo de Mallorca de aquel momento, Jesús Murgui; representación de Sa Nostra, entidad que costeó la escultura, y la presidencia de la asociación de vecinos del barrio de Sant Jaume.  

Compartir el artículo

stats