Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Còmic Nostrum se alía con la ciencia en tiempos de negacionismo

El festival de la viñeta de Mallorca, que se inaugurará el próximo 4 de noviembre, se impregna de la temática científica en cinco exposiciones

19

El Còmic Nostrum se alía con la ciencia en tiempos de negacionismo B. Ramon

Defiende el dibujante y presidente del Clúster de Cómic i Nous Mèdia de Mallorca, Pere Joan, la idoneidad de dedicar este año el festival Còmic Nostrum a la ciencia, «sobre todo en un contexto dominado por la covid, con todo tipo de teorías conspirativas o directamente negacionistas».

El ciclo dedicado a la viñeta, que se celebrará en Palma entre el 4 de noviembre y el 9 de enero, tendrá como sede principal de las exposiciones el Casal Solleric, con una extensión en el Born, donde podrán verse las tiras que el genial Forges dedicó a la temática científica.

«Este binomio puede verse desde dos puntos de vista: cuando el cómic es el medio de divulgación de la ciencia o cuando los contenidos de ciencia están en un primer o segundo plano dentro de las historias del cómic», comenta Pere Joan, dos vertientes que quedan patentes en las distintas exposiciones de la edición de este año, «que también rompe con los prejuicios que siempre han existido entre la mujer y la ciencia, y la mujer y el cómic», señala. «Éste es el año con mayor presencia de mujeres en las muestras», subraya.

La primera exposición en el Solleric, en proceso de montaje y que lleva por título Persones superheroïnes, persones científiques, pone de manifiesto el gran vínculo que existe entre la ciencia y los superhéroes. «Los comisarios, los científicos Álvaro Pons y Jordi Ojeda, ponen de manifiesto con este recorrido por estos originales que siempre hay una explicación científica a esos superpoderes: ya sea un tema de gravedad, de radiaciones, una medicación, etc.», explica el coleccionista y teórico del cómic Jaume Vaquer, quien ha prestado numerosos originales a esta muestra. Entre ellos, destacan la primera página del primer número de Captain Marvel, de Gene Colan (1968), otra página de X-Men firmada por los míticos Stan Lee y Jack Kirby (1966) o un Daredevil de Joe Quesada y Kevin Smith. «Si te fijas, muchos de estos superhéroes son científicos. Ironman, por ejemplo, es ingeniero».

Subiendo las escaleras, en la planta entresuelo, se produce un cambio de registro. En la exposición Còmic i Ciència el hilo conductor es explicar las ciencias básicas a través de las viñetas para terminar ilustrando cómo se relacionan todas ellas entre sí y con los problemas más acuciantes de nuestro tiempo. Los comisarios son el experto en Entomología de la UIB Miguel Ángel Miranda y el dibujante Luis Resines, Pelopantón.

En el recorrido, hay paredes dedicadas a la física, a la medicina, a la geología o a la química. Con páginas donde se biografía a Einstein, Hawking o Feynman. «Hemos seleccionado pasajes de su vida donde se les ve en su cotidianidad o cuando mostraron por primera vez su curiosidad por la ciencia. Es para hacerlo ameno», refiere Miranda. «Aquí hay cómics de autores extranjeros, de la catalana Raquel Gu, pero también de aquí, como Nívola Uyá», la autora de unos dibujos de geólogas mujeres que pasaron desapercibidas en la historia y que conforman una publicación impulsada por la Sociedad Geológica de España, o de Eivissa, como Joan Escandell, que participa con unos estupendos dibujos sobre el origen de la vida y las especies. En la sala, aún faltan por colocar tanto un trabajo de Marga Vives con guión de Luis Resines sobre ecosistemas insulares como otro de Tomeu Pinya que contrapone ciencia a «lo que son opiniones que circulan por redes». La enfermedad narrada desde el cómic (prácticamente un subgénero) es otro de los estadios de la exposición, que termina con dos salas, una donde se recogen urgencias de la agenda social como la irrupción de virus (la covid y las vacunas tienen también presencia) o el cambio climático, y otra que muestra cómo la ciencia ficción, con el paso del tiempo, deja de serlo para volverse una realidad.

La tercera exposición es un resumen de un experimento muy interesante de inteligencia artificial realizado por el Massachusetts Institute of Technology acerca de la obra del mallorquín Álex Fito. Se trata de un software que hace cómics de Fito sin que dibuje Fito.

La última parada es en el patio del casal con varios relatos humorísticos de anticiencia, «en el sentido de que son proyectos científicos llevados al extremo», matiza Pere Joan. Un buen momento para echarse una carcajada.

Premios Nacionales

El Festival Còmic Nostrum tendrá una segunda fase que se celebrará en la Escola d’Art i Superior de Disseny (EASDIB) los días 27 y 28 de noviembre. Está prevista una fira de cómics, donde se producirá el ansiado encuentro entre autores y lectores. En el mismo espacio se celebrarán charlas y clases magistrales. Cabe destacar la de los Premios Nacionales de Cómic Cristina Durán y Miguel Ángel Giner, la de Aina Bestard o las de Raquel Gu, Albert Monteys, Paco Carrión, Joan Escandell, Max o Tomeu Morey. También habrá presentaciones de libros y otras actividades como cuentacuentos y talleres.

Compartir el artículo

stats