Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los destellos de lucidez de Diana Coca se exponen en el Casal Solleric

La artista mallorquina mostrará a partir del próximo día 28 fotos y vídeos que explican seis años de trabajo

La obra de Diana Coca ‘Ciudad de México 32’ (2015). | DIANA COCA

La artista mallorquina Diana Coca expondrá a partir del próximo día 28 en el Casal Solleric la propuesta Vuelo, luego existo.

Se trata de un proyecto que pretende canalizar y razonar la obra de la artista entre las fechas 2013 y 2019. La producción de esta compleja artista, siempre fotográfica y performática en partes iguales, sufre un cambio importante durante estos años. Y ahí es donde se va a concentrar la atención. El recorrido que durante estos años la obra de Coca hace, tanto en el espacio como en el tiempo, sirve de base para este análisis en cierta manera comparativo y descriptivo del desarrollo de un discurso complejo y lleno de matices.

Conceptos como el viaje, frontera, feminismo, vigilancia, libertad, tránsito y trance se asocian a sus acciones, en principio espontáneas y corporales, que responden a reflexiones filosóficas acerca de sus vivencias y sus interacciones con los diferentes personajes encontrados en diferentes zonas del mundo en tiempos distintos.

La exposición, comisariada por Mercedes Estarellas, no pretende tener un desarrollo lineal en el tiempo, sino mostrar la obra desde un punto de vista comparativo conceptual, poniendo de relieve los aspectos con los que instintivamente la artista ha hilvanado un rico discurso alrededor de los sucesos que han perfilado su vida.

El proyecto lo conforman 38 fotografías y seis vídeos.

"La artista nos abre los ojos al mundo que no se nos muestra en condiciones normales de ceguera social"

decoration

Para Coca, este viaje no representa la búsqueda de una identidad fija, sino más bien la comprobación encarnada y en primera persona de que la identidad es un constructo en constante movimiento. «Esta movilidad me permite separarme y observar con distancia crítica mis propios prejuicios, estructuras heredadas y creencias estancas, para cuestionarlos: desaprender, desestructurarme para reestructurarme desde un lugar diferente, en tránsito, alejada de la noción tradicional de frontera, país, género, raza, clase e identidad, para finalmente constituirme en un ser con múltiples capas», señala Coca.

Para Mercedes Estarellas, la artista mallorquina cuestiona la centralidad del ojo en la cultura occidental patriarcal, interviniendo el espacio público como un espacio artístico más, afectándolo y dejándose afectar, embriagándose a través de los sentidos. «Como una chamana visionaria nos abre los ojos al mundo que no se nos muestra en condiciones normales de ceguera social», escribe.

Compartir el artículo

stats