Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Maria del Mar Bonet con empaque de 'big band'

La cantante mallorquina abre el Festival de Jazz de Barcelona presentando su alianza musical con la Big Band Begues

Maria del Mar Bonet en el Palau de la Música de Barcelona Joan Mateu Parra

La voz de Maria del Mar Bonet se cruzó por primera vez con los modos afroamericanos en aquel Jim que en 1979 compartió con Pi de la Serra en homenaje a Billie Holiday. Siguiendo ese camino, jalonado más adelante en sendos álbumes con Manel Camp, llega la cantante mallorquina a una alianza inédita en su historial, con una señora big band, la Big Band Begues, sabiendo que lo suyo ocupa un espacio propio que escapa a las categorías.

«No me atrevería a hablar de jazz», reflexiona, «porque siempre he intentado coger las canciones y hacerlas mías, respetándolas». Etiquetas al margen, el recital Blues en sol, con el «bosque de metales y colores» y el «aire dorado» aportado por la big band, inaugurará este miércoles el Voll-Damm Festival de Jazz de Barcelona, muestra que acoge a Maria del Mar Bonet por primera vez.

El Palau es una plaza familiar en su trayectoria y vuelve a ella en un concierto que, con su empaque instrumental (una veintena de músicos) y sus destellos de swing, resulta «muy divertido», advierte. «Ahora necesitamos esa alegría». Contará con una invitada, la saxofonista chilena Melissa Aldana, joven talento que el jueves ofrecerá su propio concierto, dentro del festival, en el Conservatori del Liceu.

Su alianza con la Big Band Begues se destapó en febrero de 2020 en esa localidad del Baix Llobregat, luego vino la pandemia y ahora resurge, más desarrollada. Sigue ahí la mirada preminente a Guillem d’Efak, desde la canción que da título al concierto y otra más, el bolero Tant com te cerc, así como esos estándares tan interiorizados por la cantante (Abraça’m, Lover man), y se suma al repertorio un homenaje al cancionero del paisano Bonet de San Pedro (1917-2002), que estima muy apropiado para estos tiempos. «En los meses más duros de la pandemia, cuando quería estar contenta, ponía sus discos», explica.

De este músico destaca la formación Los 7 de Palma, fundada en 1942 y que contaba con la voz de Josita Tenor. Resulta que el director del concierto y arreglista de las canciones, Toni Cuenca, tocó con Bonet de San Pedro en su última época, y lo destaca como «jazzista con un dominio muy alto de la guitarra». Haciendo suyo ese repertorio «maravilloso, que conecta con el jazz», Bonet se dispone así a celebrar la vida musical pos-pandémica, dialogando con «las musas y la naturaleza florida» del escenario modernista del Palau.

Compartir el artículo

stats