Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

‘The Crown’ traslada el rodaje a alta mar

La segunda jornada de grabación en Mallorca de la exitosa serie de Netflix se desarrolló a bordo del ‘Christina O’, fondeado durante todo el día cerca de Cala Tuent - El equipo de producción ocupó dos zonas del puerto de Sóller

El ‘Christina O’ atracado ayer en el puerto de Sóller antes de partir.

El rodaje de la serie de Netflix The Crown se desarrolló ayer en alta mar, entre el puerto de Sóller y Cala Tuent, a bordo de nuevo del lujosísimo yate de 99 metros de eslora Christina O, que antaño perteneció al multimillonario Aristóteles Onassis y se alquila en la actualidad por 630.000 euros a la semana. Desde primera hora de la mañana y hasta que partió en torno a las diez, el movimiento en la marina donde estaba atracado fue constante, tanto del equipo técnico de grabación como de las numerosas furgonetas que iban trasladando a los protagonistas, figurantes y demás profesionales que participan en la creación de la quinta temporada de la exitosa serie sobre la vida de la Familia Real británica.

En dos emplazamientos del puerto de Sóller se encontraban el set de rodaje y el campo base del segundo día de grabación, el primero en la marina y el otro en el aparcamiento público situado a la entrada de la playa d’en Repic. Ambos estaban llenos de tráilers (la mayoría con matrículas del Reino Unido) con el vestuario y toda clase de material, además de camionetas y stands con comida, controles covid y puestos de los diferentes departamentos que conforman el amplio despliegue realizado por la productora de la serie, Left Bank Pictures, con el apoyo de Palma Pictures. Desde el lunes por la tarde, los barcos del pantalán que estos días ocupa el Christina O han sido desalojados y podrán volver cuando finalice esta parte de la grabación.

Dos operarios de cámara preparan el equipo.

Durante esa mañana, que fue el primer día de rodaje en la isla, el megayate estuvo atracado en el Club de Mar y la escena realizada consistió en la llegada al barco de Diana de Gales, el príncipe Carlos y sus dos hijos en 1991 para pasar unas vacaciones navegando por la costa italiana.

Compartir el artículo

stats