Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El amplificador

El amplificador | Jantià, la nueva voz del pop catalán

El paso de la adolescencia a una edad más adulta es el motor de ‘P.A.S.’, su estreno discográfico, cuyo título responde a la condición de persona altamente sensible. «Siempre intento que mis letras sean personales», confiesa

El amplificador | Jantià

Para ver este vídeo suscríbete a Diario de Mallorca o inicia sesión si ya eres suscriptor.

El amplificador | Jantià Gabi Rodas

Joan Sebastià Sansó (Manacor, 2002) es Jantià, una de las nuevas voces del pop catalán. A pesar de su corta edad, 18 años, la música siempre ha formado parte de su vida. Hijo de Guillem Sansó, voz y compositor de grupos históricos como Guía del Ocio y Montenegro, acaba de presentar su debut discográfico, P.A.S., cinco canciones propias, cuatro en catalán y una en inglés, en las que reconoce influencias de grandes como Green Day y Billie Eilish.

Instalado en Barcelona, donde continúa con su formación en el Taller de Músics, posteriormente lo hará en la Esmuc, el único centro público que otorga en Cataluña el grado superior de música, Jantià decidió entregarse a la guitarra cuando tenía 11 años, primero como «un hobby, hasta que descubrí que era a lo que me quería dedicar», confiesa. «Lo primero que recuerdo es comprarme un mp3 donde ponía canciones de todo tipo, de Txarango, Guns N’Roses, AC/DC... Siempre me ha gustado escuchar de todo un poco», añade.

Su padre Guillem Sansó es un tótem de la canción, «un contador de sentimientos», como él mismo se ha definido en alguna ocasión, que al margen de su brillante trayectoria con Guía del Ocio y Montenegro, grupo que tomó su nombre de la calle en la que se levantó el célebre Guitar Centre Palma, ha compuesto temas para artistas como Celia Cruz, Azuquita, Marina Rosell, Tomeu Penya, Joan Bibiloni o Mocedades, además de firmar las letras y las melodías de las canciones de los dos primeros discos de Això era i no era. Cançons de rondalles per a infants. «Mi padre siempre me ha apoyado en mi idea de ser músico, así como el resto de la familia. Siempre me ayuda en el proceso creativo de hacer letras, algo que siempre se le ha dado muy bien. Entiende muy bien cómo funciona el mundo y me ayuda a que mis canciones sean un poco más ‘comerciales’, por así decirlo».

Tras lanzar un doble single en digital, ahora publica P.A.S., un trabajo concebido a modo de muestra: «Por eso tiene una canción muy movida, otras un poco más lentas, una balada como tal, y una en inglés. Quería dar una muestra de las cosas que puedo ofrecer como músico». Su título responde a una condición que afecta al 20 por ciento de la población, las P.A.S. o personas altamente sensibles. «Esta condición ha sido una parte muy importante de mi camino por la adolescencia, y al ser todas las canciones sobre las vivencias que me proporciona este cambio, pensé que era muy buena idea cederle el título al P.A.S.», explica el autor.

Joan Sebastià Sansó es Jantià, un músico con canciones para bailar y también para escuchar.

Con sus letras siempre intenta que «sean personales», que cuenten su historia, lo que le ha ocurrido durante «el paso de la adolescencia a una edad más adulta», señala en referencia a canciones como Dins sa llum d’un llamp, Indecents o Fas mal. «Pero a la vez no quiero que solo las pueda entender yo, el público tiene que poder escucharlas, y hacerlas suyas. Así que intento que sean personales, y a la vez de todos», subraya.

Entre sus principales influencias cita dos nombres: Green Day y sus guitarras distorsionadas y Billie Eilish

decoration

Preguntado por sus influencias, Jantià da dos nombres: uno es Green Day, que aporta, en el caso de P.A.S., «el poder de las guitarras distorsionadas y el sonido más americano»; y el segundo es Billie Eilish, la cantante y compositora estadounidense, un fenómeno viral desde que irrumpió con el sencillo Ocean Eyes, y de quien se siente fascinado por «la expresividad que aporta su forma casi susurrada de cantar y la producción de sus discos, que me parece excepcional».

L’Església Nova de Son Servera fue el escenario de su última actuación hasta la fecha en Mallorca, el pasado mes de agosto. Para los próximos meses tiene programados algunos conciertos, que todavía no se pueden anunciar, pero para los que asegura habrá «momentos para bailar y pasarlo bien, y momentos para escuchar las letras y vivir algo bonito e íntimo». Unos conciertos a los que se puede enfrentar con varios formatos, tanto en solitario, como con dueto, trío o banda, integrada por Enric Caldentey a la batería, Tomeu Carrió al bajo y Toni Nadal a la guitarra. «Para mí lo más importante es que nos llevemos bien. Es esencial que nos lo pasemos bien juntos tanto abajo, como arriba del escenario. Luego está claro que se tiene que trabajar para aprenderse bien las canciones. Pero para mí, el buen rollo es lo primero».

Compartir el artículo

stats