Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ángel Ferrant, un vanguardista en pleno franquismo

El Museu Fundación Juan March dedica una exposición al Duchamp de la escultura española que podrá visitarse hasta el 15 de enero

Ángel Ferrant en su estudio.

Ángel Ferrant en su estudio.

La experimentación constante, la transgresión y su concepción ácrata del arte han motivado que algunos llamen al madrileño Ángel Ferrant (1890-1961) el Duchamp de la escultura española. El Museu Fundación Juan March de Palma inauguró ayer una exposición del artista formada por siete esculturas de pequeño formato, seis relieves en barro cocido y catorce dibujos, piezas realizadas por el artista entre 1939 y 1960.

La muestra, que podrá visitarse hasta el 15 de enero, permite acercarse «a la fascinante figura de este artista que se preocupó, quizá más que ningún otro artista del siglo XX en España, por la enseñanza del arte y el lugar del arte en la educación», señala el museo en un comunicado.

Según la fundación, Ángel Ferrant (1890-1961) es un artista difícil de clasificar, porque, del mismo modo que no se ató a un solo lugar -desarrolló su carrera entre La Coruña, Barcelona y Madrid-, su aportación no encaja en las narrativas habituales de la historia del arte de las décadas centrales del siglo XX.

Su carrera tampoco se ciñó a una única disciplina, sino que describió una trayectoria zigzagueante entre la escultura, el dibujo y los escritos teóricos. Todas esas facetas aparecen en la exposición. De hecho, el dibujo fue para Ferrant una fuente de aprendizaje infinita.

Involucrado de forma activa en la renovación de la escultura de vanguardia, concibió el arte como origen o comienzo permanente, entendiendo que el oficio del artista consistía en fomentar la educación estética y la imaginación del público.

Su preferencia por los formatos pequeños responde a su concepción de la relación entre la obra de arte y el espectador, con esculturas articuladas que invitan a mover, jugar y manipular y con las que se adelantó a propuestas más conocidas y consideradas como pioneras. En este sentido, creo un nuevo concepto de escultura móvil, abierta y cambiante. Y siempre exaltó la figura humana.

La exposición, de carácter íntimo, busca «encajar sus piezas en la sala del museo con la misma naturalidad con la que determinados objetos ocupan los espacios domésticos».

Un relieve en barro cocido de temática taurina.

Un relieve en barro cocido de temática taurina.

En la muestra, las esculturas y dibujos de Ferrant, procedentes de dos colecciones privadas, se exhiben junto con fotografías, carteles, bocetos y libros que ayudan a entender su figura en el contexto artístico de su tiempo: su contacto con otros creadores, sus publicaciones y su trabajo como diseñador.

Pablo Pérez d’Ors, nuevo director del Museu Fundación Juan March de Palma

Desde el pasado 1 de abril, Pablo Pérez d’Ors (Pamplona, 1979) es el nuevo director del Museu Fundación Juan March de Palma. Licenciado en Historia del Arte y doctor por la Universidad de Oxford, antes de su llegada al museo ha sido director del departamento curatorial del Museo de Arte de Ponce (Puerto Rico) y Andrew W. Mellon Curatorial Fellow de la Frick Collection (Nueva York). Pérez d’Ors presentó ayer la exposición de Ferrant en Ciutat acompañado por Manuel Fontán, actual director de Museos y Exposiciones de la Fundación Juan March.

Pablo Pérez d’Ors

El nuevo director del museo palmesano, que también ha sido remodelado, encabeza un equipo renovado. La semana que viene se presentarán los planes y proyectos para el espacio expositivo.

Compartir el artículo

stats