Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nit de l'Art 2021: La fiesta del arte contemporáneo exhibe músculo y sonrisas

Hubo menos gente que en los años de vacas gordas, a pesar de ser sábado, pero los galeristas sacaron pecho

La Nit de l'Art recupera su público Manu Mielniezuk

La Nit de l’Art dio ayer un gran paso hacia la normalidad, recuperando estampas de antiguas ediciones, con numeroso público entrando y saliendo de galerías y museos, con los turistas de nuevo ante cuadros y esculturas, y con los galeristas esbozando una sonrisa.

Palma se reencontró así con el espíritu original de esta fiesta del arte en su 25 edición. Atrás queda el experimento, forzado, de 2020, cuando la irrupción de la pandemia obligó a cambiar la Nit por el Dia de l’Art, con el horario de 12 a 18 horas. La de ayer empezó a las 18 horas y se prolongó hasta las 23.00. Cierto es que hubo menos gente que en años anteriores, porque todavía hay gente que se resiste a las aglomeraciones y actos públicos, pero ver colas en el Solleric o CaixaForum, por citar dos centros que vivieron una jornada muy concurrida, es para sacar pecho.

«Tenemos que seguir concienciando a la ciudadanía de que el arte contemporáneo, la cultura, son vitales para una sociedad. Hay que seguir mimando la Nit de l’Art», expresó el presidente de Art Palma Contemporani, Frederic Pinya, tras la inauguración oficial.

El ‘sus’, que como siempre corrió a cargo de las autoridades, se dio en el Solleric, con la presencia, entre otros, del presidente del Parlament, Vicenç Thomàs; la directora general de Cultura, Catalina Solivellas; la presidenta del Consell, Catalina Cladera, y la vicepresidenta Bel Busquets; el alcalde José Hila; la presidenta del PP en Balears, Marga Prohens; o el teniente de alcalde de Cultura y Bienestar Social del Ayuntamiento, Antoni Noguera. Hubo foto de familia pero no discursos. «Hoy es un día especial», se limitó a decir Pinya, para romper un silencio que concluyó con un sonado aplauso.

Una vez las autoridades abandonaron el Solleric, fueron entrando los primeros visitantes, y al poco tiempo ya se formaron colas para contemplar la exposición de Laura Marte dedicada a las kellys, Exposades però invisibles.

A la inaguración y posterior recorrido por la Nit de l’Art faltó Francina Armengol, pero como explicó Catalina Solivellas la presidenta visitó el pasado jueves algunos centros expositivos, como Es Baluard, que ayer registró una notable afluencia de visitantes que quisieron conocer de primera mano las propuestas presentadas por Elena del Rivero y Lara Fluxà.

24

La Nit de l'Art recupera su público Manu Mielniezuk

Que la Nit de l’Art cayera en sábado ayudó a convertirla en concurrida aunque en menor número que en los años de vacas gordas. Otra causa que restó visitantes ha sido la ampliación de la oferta, porque muchos decidieron recorrer las galerías el jueves y el viernes, días en que la cita artística ya abrió sus puertas.

«Hay que seguir mimando la Nit de l’Art, la cultura es vital para una sociedad», expresó Frederic Pinya

decoration

«Creo que a partir de ahora hay que ir hacia una mayor internacionalización y expandir la Nit de l’Art al resto de la isla. También hay que seguir apostando por no centrarla en una sola noche», señaló el batle José Hila. «Es una fórmula interesante. No hay que reinventar la Nit de l’Art pero sí mejorar y pulir ciertas cosas, como lograr una mayor diversidad a la hora de invitar a los expertos que vienen del exterior», añadió el director de la Fundació Miró, Francisco Copado.

Los expertos a los que se refirió Copado también se echaron a la calle, entre ellos la directora del Museo de arte de Zapopan (México), Viviana Kuri; la comisaria y crítica de arte Marina Fokidis; o el responsable del departamento de papel y ediciones del Pompidou, Jonas Storsve.

La calle Sant Jaume volvió a convertirse en uno de los epicentros de la fiesta. Buena entrada en Xavier Fiol y Pep Llabrés para ver las obras de Marta Pujades y Emilio Gañán, respectivamente. Curioso, pero donde más público joven se vio fue en estas dos galerías.

Los artistas también vivieron con rebosante interés su noche, como Bel Fullana, en Fran Reus, o Miquel Mesquida, que presentó Frequency, una interpretación personal de la perfección expresada a través de un estudio sobre el círculo, en Aba Art Lab. «Sigue siendo difícil que la gente entre en las galerías más allá de la Nit de l’Art», aseguró Mesquida, quien confesó que, «a mi edad, la emoción es más protagonista que los nervios en un día como hoy».

Es Baluard, Pelaires, CaixaForum y el Casal Solleric registraron un goteo constante de visitantes

decoration

Entre la Plaça de la Porta de Santa Catalina y el Born también se pudo ver un constante ir y venir de gente interesada en el arte. Kewenig, por ejemplo, fue un lugar de peregrinación, con José Dávila exhibiendo sus Fuerzas opuestas. También lo fue Baró, galería en la que Sidival Fila, Elias Crespín y Oscar Abraham Pabón actuaron como reclamos.

La Nit de l’Art fue de menos a más, aunque antes del ‘sus’ ya se pudo ver a numerosos visitantes entrando en las galerías. Pelaires, que exhibe obra de Alicja Kwade y Gregor Hildebrandt, cumplió con los pronósticos y, entrada la noche, era un hervidero. «Celebramos las bodas de plata, y hay que recordar a los padres fundadores de una cita que, con el paso de los años, ha conseguido que toda Palma se vuelque con ella: Xavier Fiol y José Pinya [ayer ausente, por primera vez]», subrayó el presidente de Art Palma Contemporani.

Compartir el artículo

stats