El cine más emblemático de Palma, el Augusta, se reencontró ayer con su público, un año y medio después de que cerrara a causa de la irrupción de la pandemia. Y lo hizo con satisfacción, por parte de sus responsables y también de los espectadores, que no quisieron perderse los estrenos de Dune, Lazos y Adiós, idiotas.

«Estamos muy contentos con la respuesta del público», valoró a media tarde el exhibidor y gerente de Aficine Juan Salas. «La venta anticipada también ha sido muy animada y creemos que el fin de semana será positivo. Hemos visto a un público muy contento y nosotros somos muy optimistas», añadió.

Dune, el remake de la película que hace décadas estrenó David Lynch, se presenta en versión doblada y original, y precisamente esta última ha sido una de las sorpresas agradables en este regreso del Augusta.

La otra joya de Aficine, el Rívoli, regresará el próximo fin de semana, el viernes 24. El aforo de todos los cines continúa al 75 por ciento.

Los primeros clientes del cine, tras su reapertura. | B. RAMON

Juan Salas: "Es una gran alegría volver a reencontrarnos con nuestro público" G. Bosch