Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nit de l’Art: 25 años, 25 hitos

La fiesta del arte por excelencia en Mallorca cumple un cuarto de siglo de anécdotas y sucesos que han condicionado este día de forma directa - «En la primera edición éramos cuatro gatos y míranos ahora», explican

La edición de 2019, una de las más multitudinarias, celebrada meses antes de la pandemia. Pere Joan Oliver

La Nit de l’Art cumple este año su 25 aniversario como la cita artística por antonomasia de Mallorca. Un cuarto de siglo de éxitos, momentos reivindicativos, protestas y anécdotas varias que la han definido de forma total. Aquí algunos de ellos.

Palma inicia su idilio con el arte

La primera edición fue la más difícil, pero también la más especial. Querían convertir Palma en el «epicentro artístico de referencia en el Mediterráneo». «Éramos cuatro gatos y míranos ahora», cuenta Xavier Fiol, uno de los fundadores. Muchos decían que no iba a funcionar, aunque ellos siempre apostaron por el largo plazo.

El 11-S, un acontecimiento que hizo peligrar la Nit de l‘Art

Se cumplen dos décadas desde aquel trágico suceso, que tuvo lugar días antes de la convocatoria de la fiesta en Palma. Galerías y artistas estuvieron pendientes de la evolución y sus posibles consecuencias para Mallorca. Finalmente, la fiesta transcurrió sin mayores problemas, aunque sin dejar de tener en mente lo que venía y cómo iba a afectar al arte contemporáneo.

En 2002 llegó el año de la concordia entre galeristas

Tras varios años de disputas y rencillas entre galerías, así como diferencias a la hora de organizar la fiesta, decidieron avanzar sin tener en cuenta el pasado. Ese año los organizadores decidieron dejar de lado las críticas para remar todos en la misma dirección. Se apostó por la descentralización y los espacios de la part forana vinieron a Ciutat para no quedar aislados.

La consolidación de un proyecto que nació como experimento

El 2002 fue el año de la consolidación del proyecto tal y como se conoce hoy en día. Aumentaron los espacios, hasta los 18, y se unieron más artistas. La Nit de l’Art empezaba a coger fuerza el año después de la conmoción provocada por el 11-S.

Llega Ferdinando Scianna, el fotógrafo de la agencia Magnum

En el año del asentamiento, el Casal Solleric invitó al fotógrafo italiano, perteneciente a la prestigiosa agencia internacional de fotografía, para presentar su exposición Les formes del caos.

Ferdinando Scianna (izquierda), en la Nit de l’Art.

La Associació d’Artistes Visuals entra en escena

En 2004 la Associació d’Artistes Visuals participó por primera vez con una performance de Andrés Llopis y una exposición de Yolanda Adrover. Desde el primer momento han sido uno de los grupos más reivindicativos de la celebración con varias protestas en estos años.

Las galerías de ‘part forana’ aterrizan en la Misericòrdia

El Consell cedió ese año por primera vez su espacio de La Misericòrdia a las galerías de la part forana, a excepción de Quasars y la eivissenca Van der Voort, y organizó en su patio un concierto de música. Una decisión aplaudida que posicionó a la Nit de l’Art como una fiesta «de todos».

Una ‘performance’ para explicar el nuevo mundo artístico

El centro La Resistència propuso en 2004 una performance-exposición en la que siete mujeres hicieron una alegoría de lo que puede ser el trabajo de un artista dirigido hoy en día por una cadena de producción.

La primera edición tuvo lugar en 1997.

Beverly Pepper recala en Mallorca con sus mejores obras

El Casal Solleric acogió ese año la primera muestra antológica en España de las obras de la famosa escultora norteamericana. Los ciudadanos de Mallorca pudieron disfrutar de 40 esculturas y 20 fotografías de pequeño formato.

Primera noche sin políticos

El año siguiente llegó el contraste. Después de una edición cargada de novedades e invitados de gran nivel, la Nit de l’Art de 2005 fue la primera sin la habitual peregrinación de los políticos por las galerías.

Un error muy comentado

El conseller Francesc Fiol, visitador incansable de la noche, cometió un error que tapó sus buenas intenciones: no se detuvo en la Galería Maior para ver la obra de José Manuel Broto Gimeno. Fue un hecho muy comentado dado que se trataba del Premio Nacional de Artes Plásticas.

Barcelona y Madrid se fijan en las galerías de Mallorca

Ese año (2005) expertos de las dos ciudades se interesaron por el proyecto mallorquín. La iniciativa que tímidamente fue impulsada por unos pocos galeristas gozaba de una relevancia un tanto inesperada, que trascendió las fronteras esperables y llegó a los centros donde se toman las grandes decisiones. «Algunos galeristas han viajado a Palma y nos han llamado para preguntarnos», comentó Pep Pinya.

Art Cologne y la Jam Art

En 2007 la fiesta creció y contó con nuevos compañeros. Se celebró por primera vez junto a la feria Art Cologne y la Jam Art. La pequeña fiesta se convirtió en el escaparate principal de la isla, que seguía sumando adeptos a la causa.

Luis Gordillo llega a la isla

El Premio Velázquez de Artes Plásticas estuvo en 2007 en la galería Maior. El veterano artista sevillano no daba crédito desde la puerta mientras declaraba que era «increíble el río de gente, la verdad es que no me lo esperaba. Ni Madrid con su Noche Blanca».

El gran susto en la ‘performance’ de Regina José Galindo

La artista guatemalteca dejó perplejos a los ciudadanos mallorquines al someterse en La Caja Blanca a la tortura del waterboarding y, aunque era de forma voluntaria, quien tenía que hacerlo «perdió la noción de las instrucciones».

15-S: cae Lehman Brothers

El 15 de septiembre de 2008 iba a cambiar el mundo. Días antes de la Nit de l’Art caía el gran exponente de la banca mundial, Lehman Brothers. El resto es historia, y de la mala. Los organizadores trataron de dar cabida a las preocupaciones surgidas de aquella noticia, aunque el poco tiempo de reacción provocó que no tuviera un efecto directo en la fiesta.

La primera gran fiesta multitudinaria

A pesar de lo sucedido, ese año fue un antes y un después. Hubo más espacios que nunca, treinta oficiales contabilizados, pero se unieron muchos más a última hora, en la que fue la primera fiesta multitudinaria del arte.

Primer año de protestas

En 2012 empezaron las protestas por los recortes en la Nit de l’Art. El Casal Solleric, donde tradicionalmente se da el pistoletazo de salida, quedó blindado durante la visita del presidente del Govern José Ramón Bauzá y su comitiva.

José Ramón Bauzá, obligado a salir por la puerta de atrás

El entonces presidente del Govern entró escoltado en el Solleric en 2014 y salió por la puerta trasera a causa de las protestas organizadas en la puerta principal. La marea verde recibió con una sonora pitada al president por el TIL y los recortes.

José Ramón Bauzá tuvo que entrar escoltado al Solleric en 2014 a causa de las protestas por el TIL.

Arte Visión, sin posibilidad de exponer en las calles de Palma

En 2015 los integrantes de Arte Visión desfilaron de luto por no poder exponer en la calle. El colectivo no pudo ocupar ese año la plaza Mayor por carecer de un plan de emergencia, entre otras exigencias legislativas. Se escucharon gritos de «primer año de la casta» y «habéis destruido la ilusión de cien artistas».

De jueves a sábado

2015, la primera vez que se pasaba la celebración del jueves al sábado. Supuso un cambio radical en la forma de concebir la festividad y otorgaba al fin de semana toda la importancia con el objetivo de convertir el evento en multitudinario.

Artistes Visuals y el ‘Dit de l‘Art’

Coincidiendo con la Noche del Arte, la AAVIB presentó la acción artística Dit de l’Art, que se llevó a cabo el sábado 17 de septiembre en el patio de la Misericòrdia, invitados por el Consell.

Auge del arte callejero

En 2017 hubo un aumento enorme del arte callejero, sobre todo en la plaza Mayor. Más de 100 artistas se congregaron allí para reivindicar que ellos eran «la vanguardia».

Marina Abramovic sorprende al público mallorquín

La artista serbia no estuvo en la presentación de la serie de fotografías The Freeing Series en la Nit de l’Art de 2017 porque ya había venido a la isla unos meses antes. Se pudieron ver tres trabajos históricos de la artista realizados en 1975.

2019: mucha fiesta y mucho político

Probablemente la más multitudinaria de su historia, pero también la más curiosa por juntar a más políticos que artistas. Todas las autoridades lucharon por salir en las portadas y trataron de eclipsar a las galerías y los artistas.

Compartir el artículo

stats