Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista
Arnau Tomàs Violonchelista, miembro del cuarteto Casals

«Yo-Yo Ma es el Messi del violonchelo»

Actuará con el Cuarteto Casals mañana en el Festival Mozart, en el claustro de Sant Domingo de Pollença

El violonchelista Arnau Tomàs. | WEB CUARTETO CASALS

El violonchelista Arnau Tomàs. | WEB CUARTETO CASALS

Estudió en Barcelona y luego marchó a Utrecht. ¿Es necesario aún salir fuera a estudiar un instrumento?

Hoy ya no es imprescindible, pues aquí, por suerte, ha aumentado mucho el nivel de la enseñanza musical. En mi época era otra cosa. No existían centros como el ESMUC y no había gran nivel en los Conservatorios, que también eran escasos. En los años noventa era, no solamente aconsejable, sino imprescindible salir si querías ser un buen profesional de la música.

Premiado en diferentes concursos, ¿qué implica participar en esos eventos?

Es un elemento primero, motivador, pero también es una herramienta para darte a conocer, para entrar en los circuitos. Ganar concursos de jóvenes intérpretes te promociona.

Conoció a Yo-Yo Ma, ¿qué hay de realidad y qué hay de producto mediático?

En este caso podemos hablar de las dos cosas. No hay duda que es un violonchelista genial, de un nivel técnico inigualable, el mejor de la historia. Su versatilidad y la manera que aborda su amplio repertorio, son únicas, inigualables. Yo-Yo Ma es el Messi del violonchelo. Tardaremos mucho tiempo en poder escuchar alguien como él. Es un súper genio, intelectual y físicamente. Pero también tiene esa aureola mediática que solamente tienen unos pocos.

Por lo que veo, hay vida después de Casals.

Sin duda. Casals fue pionero, ese es su gran mérito. Y debemos pensar de dónde veníamos, casi de la nada. Así que todo lo que aportó fue importante. Era autodidacta en muchos aspectos y puso las bases de una nueva manera de tocar, abrió a nuevos recursos técnicos. Casals era muy musical y refinado, pero a día de hoy ha estado superado. Su grandeza, que no es poca, está en el valor de ser el primero. Y además dio a conocer en vivo las Suites de Bach.

Obras esenciales, ¿no?

Las seis suites para violonchelo solo de Bach son únicas y extrañas a la vez. Entre otras cosas porque no queda claro para qué las escribió el maestro. Una teoría indica que las hizo para él poder practicar, otros en cambio piensan que las escribió para alguna ceremonia litúrgica en la que no tenía que haber palabras. Y es que Bach era un hombre fuera de su tiempo, del Renacimiento, le interesaba todo.

Usted ha sido miembro de orquestas sinfónicas, pero siempre ha vuelto a la música de cámara. ¿Qué tiene que le seduce?

En la música de cámara he encontrado el equilibrio entre la entrega del solista y la pequeña compañía de un grupo reducido. En una orquesta eres uno más, tu responsabilidad de alguna manera se difumina, o, como mínimo, se comparte. En un cuarteto o trío debes esforzarte más en ser musical. Y además está la disciplina y el carisma, que son distintos en cada caso. Y también está el repertorio, disfruto con las partituras para pequeño grupo.

¿Y tocar como solista con acompañamiento de orquesta no le interesa?

He hecho algunas cosas, sí, pero en este momento la agenda del Cuarteto Casals me absorbe. Suelo participar en algún proyecto anual con alguna orquesta, pero poco más. Ahora estoy abocado al cuarteto. También alterno con otros formatos de dúo, trío o en solitario, como las Suites de Bach.

¿Qué compositor ha entendido mejor el violonchelo?

Es difícil decirlo, pues si bien para solista no hay un gran repertorio como lo tiene el piano y el violín, muchos compositores han tratado el violonchelo de forma sublime. Citaré a Beethoven, Brahms y Shostakovich, que dedicó muchas obras a su amigo Rostropóvich.

¿Y a la forma Cuarteto de cuerda?

Haydn es el padre de esta formación, es el fundador del género. Previamente existía música a cuatro voces, que puede tocarse en formato cuarteto, pero Haydn es el compositor que lo institucionaliza como tal. Sus Cuartetos son referentes para la posteridad. Incluso Beethoven utilizó recursos de Haydn.

Qué atrevimiento componer cuartetos de cuerda después de Beethoven.

Beethoven es muy grande en este aspecto, sin duda, pero si el género es uno, los lenguajes cambian y evolucionan. Si bien Brahms estuvo algo acomplejado ante la grandeza de Beethoven, otros compositores han llevado el género a extremos muy altos como Bartok o el ya citado Shostakovich.

Compartir el artículo

stats