Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CaixaForum Palma se adentra en las bambalinas del universo Pixar

Una exposición formada por 124 dibujos y 48 maquetas profundiza en el proceso creativo del estudio de animación más importante del mundo

Una de las salas de la exposición sobre Pixar.

Una de las salas de la exposición sobre Pixar.

Woody, el vaquero de la película Toy Story, fue concebido como un ventrílocuo y no un muñeco cuando los artistas de Pixar lo imaginaron. A medida que fueron desarrollando el guión cayeron en la cuenta de que debía ser más dulce y amigable. Justo sucedió lo contrario con otro de los protagonistas de la película, Buzz, «que tenía un aspecto más juvenil y blando al principio, para darle después un toque más poderoso y adulto», explica Brianne Moseley, de Pixar Animation Studios, comisaria de la muestra sobre esta gran fábrica de sueños en forma de películas de animación que ayer se inauguró en CaixaForum Palma

La muestra, que propone un calendario de actividades paralelas como visitas guiadas o talleres, narra desde el proceso de creación de los personajes hasta el desarrollo visual de los filmes del estudio de animación más conocido del mundo. «El trabajo de los artistas consiste en apoyar el viaje emocional de los personajes y eso se consigue con la aplicación de diversas herramientas que están explicadas en la exposición», señala Moseley. «Todo arranca con un intercambio de ideas sobre un personaje. Y se realizan cientos de dibujos sobre él que exploran cómo se verá después en la pantalla. Luego se deciden las técnicas que se aplicarán para conseguirlo», comenta. 

Todo este proceso colectivo se narra en la muestra a partir de tres secciones bien diferenciadas. El primer ámbito está dedicado al diseño de personajes como individuos, unos personajes que vivirán historias basadas «en la propia vida cotidiana de sus creadores». «La exploración y la repetición son dos principios básicos para dar con el personaje adecuado», apunta la comisaria. «Luego entra en juego la historia, que se plasma con los personajes en lo que se conoce como storyboard. Ahora se hacen en formato digital», relata. En la exposición pueden verse varios en analógico. De hecho, en la exhibición hay 124 dibujos y 48 maquetas de los personajes de Pixar que muestran todo el proceso de construcción hasta que alcanzan su aspecto definitivo. 

«Estos guiones ilustrados, además de desarrollar al personaje en todas sus facetas, ayudan a ver qué perspectiva tendrá la cámara en la película. Es un paso muy importante para estar seguro de todo antes de pasar al 3D», considera.

Las maquetas son otro escalón del proceso. «Primero se hacen de barro y luego los moldes se pasan a resina». Los maquetistas precisan antes de muchos dibujos y detalles de los personajes para ser lo más precisos posible. 

En la segunda planta de CaixaForum Palma se explican las relaciones del personaje principal con el resto del elenco de la historia y también su vínculo a nivel visual con el entorno. 

«Los personajes han de tener elementos comunes para que se vea que provienen de un mismo mundo», defiende la comisaria. «Por eso se han de trabajar las formas y las escalas de manera similar o con una lógica interna que sea coherente», agrega. «Es algo que se ve muy bien en Inside Out, donde el lenguaje está relacionado con la forma y el color. Alegría es una estrella. O Triste es azul y como una lágrima», ejemplifica Moseley. La colaboración entre departamentos y dibujantes es clave en este punto del proceso. 

Los entornos en los que se mueven los personajes deben estar vinculados a él y ser a su vez verosímiles. «Por ejemplo, en las arquitecturas de Monstruos S.A. se mantienen elementos monstruosos como unas garras o unos ojos terroríficos», subraya. En la creación de estos ambientes, la investigación es uno de los requisitos con el fin de conseguir credibilidad y coherencia. 

Compartir el artículo

stats