Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música
Peter Terrassa Organizador de la Fira del Disc de Mallorca, de Barcelona, Madrid y Bilbao

"Las grandes discográficas están subiendo escandalosamente el precio de los vinilos"

Así lo afirma Peter Terrassa, organizador de la Fira del Disc de Mallorca que se celebra el próximo fin de semana

Peter Terrassa: "Este año hemos programado actuaciones de todos los estilos, hasta de hip hop" B. Ramon

La Fira Internacional del Disc a Mallorca llega, por primera vez en sus 19 años de historia, al recinto de Ses Voltes. Se celebra el próximo fin de semana, los días 17, 18 y 19 de septiembre. De su programa destacan las actuaciones, rasgo diferenciador frente a otras ferias. Su organizador es Peter Terrassa, el mismo que coordina las de Barcelona, Madrid y Bilbao.

¿Por qué ha tardado tanto la Fira del Disc en encontrar su escenario ideal? 

Ses Voltes es nuestro cuarto espacio, tras pasar por Ifebal, el Parc de sa Riera y el Palma Arena, donde hemos estado los últimos años y donde ahora tienen un problema de infraestructura, eléctrico en concreto. Se nos planteó y tuvimos que buscar alternativas. El ayuntamiento nos ofreció Ses Voltes y ahí estaremos, en un sitio emblemático para la música desde los años 80, cuando servía de locales de ensayo para muchos grupos. 

¿Llegan a Ses Voltes para quedarse?

Tiene sus dificultades para una feria, por ejemplo a la hora de montar las carpas, para que las furgos grandes aparquen y también a nivel de escenario. El coste es más elevado que el Palma Arena. Nuestra intención es volver al Palma Arena pero ya veremos el futuro.

Los grupos agradecerán la salida del Palma Arena. Por la acústica, un infierno.

Sí, pero ha mejorado mucho, más por la evolución de los equipos de sonido que por la acústica, que sigue siendo la misma. Los actuales equipos pueden ser mucho más direccionales y evitan el rebote que antes se producía. Años atrás la acústica era insoportable.

¿Por qué el vinilo vuelve a estar de moda?

Los que organizamos ferias o nos dedicamos profesionalmente a la venta siempre hemos apostado por el vinilo. En todas las ferias del mundo, cuando se produjo la subida fuerte del cedé, el porcentaje del vinilo siempre lo superaba. Con la entrada de internet y el golpe que supuso para las discográficas la apuesta fue todavía más fuerte. Vuelve a estar de moda, entre los jóvenes ha crecido el interés por este formato, grande y atractivo. A la gente le gusta abrirlo, como si fuera un libro, y escucharlo. Más que por la calidad del sonido, que la tiene, es por un rollo de imagen e incluso glamour. Esperemos que dure esta moda. Quien se engancha, repite. 

¿La industria nos tomó el pelo con la reconversión, primero del vinilo al cedé, y luego del cedé a las plataformas digitales?

Lo del cedé fue una gran tomadura de pelo. Su coste es 20 veces menor que el de un vinilo, y cuando salió el CD valía el doble. Eso fue el chollo de las discográficas. La misma estrella que tuvieron con el gran éxito fue la misma que mató a las mismas discográficas, que fue la entrada de internet. Cualquiera, con una buena impresora, se podía fabricar un cedé igual que el que se vendía por 20 euros. El vinilo es caro de fabricar. Veremos la evolución. Las grandes discográficas están subiendo los precios, escandalosamente. Al público le interesa el vinilo, pero hasta cierto punto. Que una novedad te pueda costar 30 euros está tirando para atrás a mucha gente. 

Peter Terrassa. B. Ramon

Spotify paga a los músicos una media de 0,0028 euros. ¿Por qué lo consienten los músicos? 

Hay algunos músicos, muy pocos, que no quieren estar en Spotify. La gran mayoría quiere sonar ahí. Con la llegada de internet hubo muchos que no supieron reaccionar pero ahora los músicos intentan aprovecharse de las pocas ventajas. Estando en Spotify tienen más posibilidades de tocar en directo porque la gente les conoce más. Muchos de los que compran vinilos los suelen escuchar antes en Spotify, con el móvil. ¿Qué se tendrían que rebelar un poco? Está claro, porque cobran muy poco. Pero también es cierto que la gente paga muy poco por escuchar Spotify. 

¿Qué le urge a un sector como el musical?

Que dejen hacer conciertos a los músicos, sobre todo a los de rock&roll y a las bandas de medio pelo. Y en condiciones, porque hay muchas bandas que esto de estar sentados lo ven inviable. 

¿Cuál es el mayor atractivo de esta edición de la Fira?

Ses Voltes, un espacio muy agradable, y lógicamente los stands y las actuaciones. Este año hemos optado por el producto balear: Los Malditos, Unbounded Terror, Hombre Lobo Internacional, Desenterradas... Las habrá de todos los estilos musicales, hasta hip hop. Los expositores vendrán de países como Inglaterra y Alemania, además de los españoles, y no faltarán clásicos como Revólver o Discos Redondo.  

Usted también es responsable de las ferias del disco de Madrid, Bilbao y Barcelona. ¿Qué puesto ocupa la de Mallorca en el ranking?

La más grande, por nivel de envergadura, es la de Barcelona, con unos 160 expositores, y también la más rentable. Luego vendrían Madrid y la de Mallorca, cuyo rasgo diferenciador son las actuaciones y las actividades complementarias. La de Mallorca ofrece una selección de lo mejor de los expositores de otras ferias. Por la insularidad, la de Mallorca es la complicada de organizar. 

Va camino de convertirse en un empresario digno de salir en 'Forbes'. 

Me conformo con haber salido en Ruta 66. Todas las ferias son rentables si se trabajan bien, de lo contrario, se pierde dinero.

Tras 19 ediciones, ¿todavía le tiene que explicar a las instituciones qué es la Fira del Disc cuando busca patrocinadores?

Sí, cada año. Siempre hay que empezar de cero. Ese es uno de los problemas históricos de Balears. La tranquilidad suele durar cuatro años, aunque no siempre. 

¿Qué se puede llegar a pagar por un vinilo?

Por alguna edición original de la Velvet se han llegado a pagar mil y pico de euros y por uno de Atila, un grupo de rock progresivo, unos 2.000. Y hay grupos de psicodelia muy rara por los que han pagado hasta 6.000 euros. 

¿El casete también está al alza?

Hay un pequeño repunte pero es testimonial. Muchas ediciones nuevas se están haciendo en casete, como el último de The Jesus and Mary Chains. 

¿El reguetón tiene su espacio en la Fira del Disc?

Lo tiene, pero es muy pequeño. Hay un expositor, pero de reguetón más alternativo. El trap, tipo C. Tangana, sí se puede encontrar. 

En este escenario apocalíptico que vive la humanidad, ¿qué banda sonora pondría?

Alguna cañera del punk de los 80, yo qué sé, una de La Polla Records. 

Compartir el artículo

stats