Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Libros
Juarma Escritor

Juarma: «Los de abajo tenemos que estar orgullosos de donde venimos»

El novelista y dibujante granadino ha presentado este jueves en la librería Rata Corner de Palma su última obra, ‘Al final siempre ganan los monstruos’, un relato sobre las expectativas en la juventud

Juan Manuel López, ’Juarma’, autor de ’Al final siempre ganan los monstruos’. CECILIA DÍAZ BETZ / EL PERIÓDICO

Juan Manuel López «Juarma» (Deifontes, 1981) lleva muchos años escribiendo, dibujando y autopublicándose, pero el gran éxito le ha llegado con Al final siempre ganan los monstruos, una novela sobre la realidad rural de un pueblo granadino. La presentación se ha celebrado este jueves en la librería Rata Corner y el escritor ha estado acompañado por el periodista Nacho Jiménez.

Este es un libro especial que sucede en un lugar muy concreto. ¿Cómo nace?

Surgió como algo espontáneo, pero llevaba mucho tiempo queriendo escribir un libro y tenía muy claro cómo quería que fuera. Ya tenía en la cabeza los personajes, los motes, el contexto, etcétera. Salió como algo repentino, aunque todo fue fruto de mucho tiempo pensando la idea. Quería que vivieran en un pueblo como el mío y que el entorno fuera importante. El proceso de escritura empezó en Facebook porque subía algunos textos y a la gente le gustaban mucho. A raíz de eso, los relatos empezaron a tener un sentido y decidí juntarlo.

Habla sobre unos orígenes pese a que la historia sea ficticia.

Sí, hay muchos elementos importantes como el lenguaje, la forma de relacionarse de los personajes, la frustración o la precariedad laboral. Existe una cierta pena por no poder salir del sitio en el que viven porque las condiciones de trabajo cada vez son peores. Quería que la historia interpelara a los lectores y fuera cercana. 

Algunos medios han utilizado su figura como ejemplo del ascensor social por su paso de temporero a escritor. ¿Es un discurso peligroso?

He leído algunas entrevistas que me han puesto un poco nervioso y he tenido malas experiencias. Me incomoda tener una conversación normal y luego ver según qué titulares. Entiendo que una persona como yo, que ha escrito un libro con cuarenta años y parece que le ha caído del cielo, tenga que explicar de dónde viene porque al final este libro es fruto de toda una vida queriendo dedicarme a escribir. Pero centrarlo todo en eso me parece injusto porque el libro puede ser bueno o malo independientemente de mi situación.

¿El discurso de la meritocracia sigue teniendo sentido?

En estos temas siempre digo que es una opinión personal. No trato de convencer a nadie ni de pensar que tengo la verdad absoluta. Los de abajo tenemos que estar orgullosos de donde venimos porque hacemos lo que podemos con lo que tenemos. Si crees en el ascensor social, pues enhorabuena. Pero en mi caso, tengo una visión bastante negativa del trabajo porque a medida que cumples años te das cuenta de que la desigualdad es cada vez más grande.

La cita inicial es de Romeo Santos. ¿Reivindicación musical o social?

Tenía claro que, si el libro acababa publicado, tendría esta cita porque me gusta mucho la canción y porque quería evitar las citas literarias que no fueran acordes con el texto. Se trata de mis referencias y mis gustos, y al final Romeo Santos también es un escritor. Además, firmar el libro como Juarma o que la fotografía promocional sea un selfie son detalles que explican mejor quién soy y mi contexto.

Han comparado el libro con Trainspotting, pero a usted no le gustan estas referencias. ¿Por qué?

A veces las frases de las fajas pueden ser complicadas. Ha habido cierta tendencia a vincularlo con obras en las que aparece el tema de las drogas. En parte lo entiendo, pero eso es quedarse en lo superficial. El libro va de malos tratos, abusos, condiciones precarias y de no tener oportunidades ni futuro. Hablar solo de las drogas puede suponer que la gente se acerque con prejuicios.

Compartir el artículo

stats