Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manuela Velasco Actriz

«‘REC’ me cambió la vida porque me permitió vivir por primera vez de mi trabajo como actriz»

La intérprete empieza a rodar hoy en Mallorca el cortometraje ‘El Instante’, escrito y dirigido por el cineasta mallorquín Marcos Cabotá

Manuela Velasco, ayer, en un momento de los ensayos celebrados en Palma. Manu Mielniezuk

El nombre de Manuela Velasco (Madrid, 1975) estará siempre ligado al cine de terror y fantástico de este país. Su aparición en la saga REC la posicionó entre las actrices españolas más conocidas. Por sus venas corre sangre de actores, pues es sobrina de Concha Velasco. Ahora rueda en Mallorca el cortometraje El Instante, junto al cineasta Marcos Cabotá.

¿Cómo llegó a este proyecto?

Ya había trabajado con Marcos en su primer largometraje hace diez años. Me parece como si fuera ayer. Un día estaba trabajando y recibí un mensaje suyo en el que me decía que había escrito un cortometraje y había pensado en mí. Me envió el guión y, al leerlo, pensé que era maravilloso y que estaba muy agradecida de que hubiera pensado en mí para el papel. Además, me contó que escribiendo el guión pensó directamente en mí. Ha sido una sorpresa muy bonita y me conmovió que me diera ese papel que tiene un aprendizaje y unas enseñanzas de vida enormes.

Ya trabajó con Cabotá en Amigos, su primer largometraje. ¿Cómo es su relación?

Esta es la segunda vez que trabajamos juntos, y la primera experiencia fue maravillosa. Nos lo pasamos muy bien y de allí salí con grandes amigos. Fue un rodaje en el que aprendí mucho. Ahora llevaba mucho tiempo sin verle porque solo nos habíamos cruzado en algunos actos, pero tenemos una relación que se mantiene intacta en el tiempo. No somos amigos que se ven mucho, pero sí que compartimos en esa ocasión un proceso creativo muy bonito. Es una persona muy apasionada con la que conecto fácilmente.

Ha sido un reencuentro provechoso.

Sí, porque le quería hacer preguntas sobre el cortometraje y decidí esperar hasta verle en persona. Hemos compartido visiones, ideas y opiniones para tratar de encontrar el punto perfecto. La sintonía entre los dos ha sido total. Además, pensaba que el final era imposible de hacer en un cortometraje y él ha luchado para que salga. Eso ya te dice mucho sobre su forma de entender el cine.

En 2007 ganó el Goya a mejor actriz revelación por REC. ¿Qué supuso para su carrera?

Estar en esa película me cambió la vida porque me permitió vivir por primera vez de mi trabajo como actriz. Antes de eso llevaba casi una década intentándolo. Desde el estreno de la película y el premio ya nunca me ha faltado trabajo y he podido dedicarme plenamente a la profesión. Supuso una visibilidad enorme y permitió que la industria se fijara en mí.

¿Y en lo personal?

Fue un sueño hecho realidad. Nunca pensé que llegaría a conseguirlo y, de repente, estaba donde siempre había querido. Tuve una ilusión enorme. Hay que tener en cuenta que era una película de bajo presupuesto que surgió como un experimento de Jaume Balagueró y Paco Plaza. Un filme de terror que llamó mucho la atención tanto en España como fuera. Gustó tanto en todo el mundo que hicieron una saga de un proyecto pequeño. Al final hicimos cuatro películas y viajamos a muchos sitios con ellas. Me permitió conocer el mundo del fantástico y cómo se trabajan elementos vinculados con elementos irreales y de la imaginación. Implican una gran creatividad para todos los que trabajan en estos proyectos. Tuve la suerte de que me cayó en una época de mi vida en la que era joven y no tuve ningún problema físico para afrontar los rodajes. Ha sido un papel que me acompañará siempre porque se ha convertido en un icono del terror en este país.

Está muy relacionado con el fenómeno fan de las películas de terror en todo el mundo.

Claro. Hemos viajado a festivales de cine de terror y fantástico en muchos países y nos aclamaban como si fuéramos estrellas de rock. Fue una experiencia muy loca e impactante.

En todos estos años de carrera ha pasado por todos los medios, desde cine hasta teatro. ¿Dónde se siente más cómoda?

Cada medio tiene sus dificultades y características muy precisas, pero desde pequeña mi sueño de ser actriz siempre ha estado relacionado con el teatro. Es algo relacionado con sentirse poseída y transportada. Solo me sucede encima de un escenario. En el teatro tienes la historia completa, ves el arco del personaje y lo haces en orden cronológico. En el cine y las series una de las cosas más difíciles es llevar bien el rácord emocional. A mí me gusta entrar en el viaje y terminarlo.

En el teatro entra en juego la presencia del público.

Sí, es algo que sucede en el momento y tú actúas como transmisor de algo para todos los que están allí. Cada función es única y distinta. A veces me preguntan si no me aburro y, para mí, no tiene nada que ver. Las funciones siempre son genuinas. Es lo que yo siempre pensaba que sería lo que sientes al ser actriz. Soy carne de teatro.

¿Ha alcanzado el éxito profesional?

La gente suele entender que el Goya es el éxito más grande, pero para mí el mayor logro es seguir dedicándome a esta profesión y que me sigan dando papeles. Y, sobre todo, que valoren mi trabajo y sigan contando conmigo.

Compartir el artículo

stats