Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Marcos Cabotá, un cineasta que reflexiona sobre religión y ciencia

El cineasta mallorquín escribe y dirige una historia sobre una madre y una hija que inician un viaje de despedida

Marcos Cabotá, ayer, en el plató de preparación. | MANU MIELNIEZUK

El cineasta mallorquín Marcos Cabotá tuvo hace unos meses una inspiración casi divina al salir del trabajo. La idea de su nuevo cortometraje, titulado El Instante, surge un día en el que se encontraba montando una película en los estudios. Al salir de allí, se le vinieron a la cabeza dos imágenes que eran muy diferentes y hablaban de dos temas contrarios: una sobre la religión y otra sobre la ciencia: «A raíz de ahí empecé a pensar cómo podía juntar ambas ideas en un guión. Al llegar a casa ese día empecé a escribir y en media hora ya lo tenía. Tuve una inspiración casi divina de la que salió esto». Este cortometraje tiene lugar en la isla, pero la intención del director siempre ha sido que la historia fuera más allá de lo local. La escritura del guión coincidió en el tiempo con el concurso organizado por la Mallorca Film Commission (MFC) para rodar un cortometraje que tuviera relación con la isla: «Decidí presentarlo, pero desde el primer momento dejé claro que esto no iba a ser un anuncio. El corto lo iba a filmar aquí igualmente». Además, el mallorquín les dijo que si cogían este corto no fuera por los paisajes, sino por la historia. Tanto a Agustí Villaronga, el director del jurado, como a los demás integrantes del comité seleccionador les encantó la idea y apostaron por él. «Estoy muy agradecido de tener esta posibilidad. Lo más importante para mí era tener una buena historia y que tuviera Mallorca como trasfondo», aclara Cabotá.

Confiesa que hacía mucho tiempo que no escribía y dirigía un cortometraje, pero que la experiencia siempre ha sido divertida. Declara que en cada guión trata de «girar un poco más la tuerca» para ponerse a prueba tanto a él como a los actores y al equipo técnico. El cineasta declara que, a pesar de que el filme tiene un cierto tinte indie y no tiene grandes pretensiones, cuenta con una secuencia en concreto que tiene una gran complejidad para rodarla: «Creo que no se ha hecho nada parecido en la isla. La primera vez que propuse la idea me miraron con cara de que estaba loco, pero al momento dijeron que lo iban a hacer». En este sentido, la filmación va a «suponer un gran reto y nos ha emocionado a todos» porque, para él, «cada película es un aprendizaje y seguir adquiriendo conocimiento sobre este oficio». Las localizaciones del proyecto son la Catedral de Palma y sobre todo el interior de la isla, Costitx por ejemplo. Para este corto, una de las grandes sorpresas ha sido el reencuentro después de diez años con la actriz Manuela Velasco (el otro papel protagonista lo encarna Siria García) : «Pensé directamente en ella para el papel y me dijo que sí sin pensarlo».

El proyecto, con apoyo de la MFC, también lo coproducen IB3, MN Studios, Kitsu Films y Nova.

Compartir el artículo

stats