Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Literatura nómada | Cómo viajar desde el sofá

Seleccionamos una quincena de novedades editoriales que nos trasladarán por todo el planeta sin salir de casa. La maldita pandemia ha multiplicado el atractivo de los libros de viajes

Cómo viajar desde el sofá

Todo libro es en sí un viaje. Y en tiempos pasados, cuando la aventura de trasladarte de un sitio a otro no estaba plagada de temores y restricciones, era casi obligatorio incluir un ejemplar en el equipaje. En este verano a medio gas para aquellos que hayan optado por trasladarse a otras tierras esta es una selección que incluye destinos difíciles -como Corea del Norte o Siberia- y trillados como el Nueva York de Fran Lebowitz o Grecia -en este verano en llamas mejor será dirigirse al pasado-, pero sobre todo excelentes miradas literarias a esas otras formas de vida. 

Buena parte de los autores seleccionados aquí poco tienen que ver con el turista, en el sentido acuñado por Paul Bowles: «Mientras el turista se apresuraba por lo general a regresar a su casa al cabo de unas semanas, el viajero, que no pertenece más a un lugar que al siguiente, se desplaza con lentitud de un punto a otro de la tierra». 

Horas bajas

En la actualidad, incluso antes de la pandemia, la literatura viajera parece encontrarse en horas bajas, cosas de la globalización. Interesa menos el exotismo y gana por goleada la literatura de la experiencia y muy especialmente el senderismo y la nature writing, la de los grandes espacios abiertos con un toque existencial, que tiene en el recientemente fallecido Barry López a uno de sus grandes cultivadores. 

Además, no hace falta que el libro sea compañero en una travesía. Él mismo puede ser el vehículo. Esa es su magia: llevarte de viaje sin abandonar el sofá.  

‘EN TIERRA DE DIONISO’

‘EN TIERRA DE DIONISO’ María Belmonte, Acantilado

‘EN TIERRA DE DIONISO’

María Belmonte, Acantilado

La bilbaína residente en Cataluña María Belmonte suele viajar a Italia y a Grecia con el mismo espíritu que los viajeros del siglo XIX: en pos de la belleza. La autora se dirige aquí a la olvidada Macedonia griega. Una zona, la Grecia de Theo Angelopoulos, donde resuena la tragedia clásica con seca intensidad.

‘LA FRONTERA’

Erika Fatland, Tusquets

Tras Sovietistán, la noruega se acerca ahora al poderío ruso desde una perspectiva esquinada: ¿cómo se vive siendo el vecino del gigante? Y lo que encuentra es un abanico de experiencias que van desde Corea del Norte hasta su propio país, pasando por China, Mongolia, Polonia y las repúblicas bálticas.

‘BREVIARIO PROVENZAL’

Vicente Valero, Periférica

En el siglo XIX y principios del XX en el marco de la efervescencia de la pintura plein air, muchos pintores (Cézanne o Picasso) viajaron al sur desde París en busca de la luz, también lo hicieron poetas como Mallarmé o René Char. El exquisito Valero hace su particular recorrido cultural y físico por esas tierras a modo de cuaderno de viaje. 

‘LOS ÚLTIMOS PIANOS DE SIBERIA’

‘LOS ÚLTIMOS PIANOS DE SIBERIA’ Sophy Roberts, Seix Barral

‘LOS ÚLTIMOS PIANOS DE SIBERIA’ 

Sophy Roberts, Seix Barral

Siberia es el símbolo de la resistencia frente a la adversidad climática. En el destierro o en el infierno de los gulags, la música fue una ayuda. De ahí que muchos pianos y pianolas atravesaran miles de kilómetros en traslados inverosímiles. Roberts les sigue la pista. Excelente.

‘PAÍS NÓMADA’

Jessica Bruder, Capitán Swing

En esta crónica se basa la película que acaparó premios Oscar, Nomadland. Pero el libro presenta una realidad mucho más dura con una voluntad de crítica social siguiendo a los workampers, trabajadores temporales que en la mayoría de los casos no pueden permitirse una jubilación misérrima.

‘LOS ÚLTIMOS BALLENEROS’

Doug Bock Clark, Asteroride

Hace 500 años, tras un tsunami, un grupo de cazadores-recolectores se refugió en la recóndita isla de Lembata, en Indonesia, donde ha mantenido un estilo de vida basado en la caza de cachalotes de forma tradicional. Clark levanta acta de sus costumbres al borde de la extinción a causa de la globalización y el conservacionismo ballenero.

‘DE LA OSCURIDAD, UNA LUZ RESPLANDECIENTE’

Petina Gappah, L. Random House

Esta novela ilustra un poco conocido episodio posmortem del explorador David Livingstone. La escritora de Zimbabue pone el foco en todos aquellos africanos anónimos que colaboraron en el traslado de sus restos mortales, conservados en sal, hasta Londres.

‘HORIZONTE’ Barry López, Capitán Swing

‘HORIZONTE’ Barry López, Capitán Swing Capitán Swing

‘HORIZONTE’

Barry López, Capitán Swing

López, uno los grandes escritores de libros de viajes, falleció el pasado año. Este libro, con algo de testamentario, es un intento de autobiografía a través de cinco localizaciones que no pueden ser más distintas entre sí: Oregón, el polo Norte, las Galápagos, Kenia, Australia y la Antártida. Trascendente y poético.

‘EL MARROC SENSUAL’

Aurora Bertrana, Rata

Rata ha obviado en el título el segundo adjetivo, «fanàtic», del título original. Con todo, habría que rescatar la figura de esta viajera, hija de Prudenci, enamorada del exotismo, que en los años 30 fue a las islas del Sur o la Martinica para mostrar sin tapujos aspectos culturales de la sexualidad femenina.

‘HISTORIA DE JAPÓN’

Xavier Moret, Península

Con la vista puesta en los recientes Juegos Olímpicos, Moret recuperó el material y las experiencias de siete viajes realizados al archipiélago nipón para sorprenderse una vez más con esas flagrantes contradicciones del país en permanente aceleración tecnológica pero capaz de extasiarse con el placer estético que supone la floración de un cerezo.

‘LA VIDA EN EL MISISIPI’

Mark Twain, Reino de Cordelia

Un año antes de que Twain publicase su obra maestra, Las aventuras de Huckleberry Finn, apareció este libro de recuerdos de su experiencia como piloto en el Misisipi que en cierto modo forjó nuestro imaginario sureño. La edición de Reino de Cordelia, con ilustraciones originales, es extraordinaria.

‘EL SENDERO DE LA SAL’

‘EL SENDERO DE LA SAL’ Raynor Winn, Capitán Swing

‘EL SENDERO DE LA SAL’

Raynor Winn, Capitán Swing

López, uno los grandes escritores de libros de viajes, falleció el pasado año. Este libro, con algo de testamentario, es un intento de autobiografía a través de cinco localizaciones que no pueden ser más distintas entre sí: Oregón, el polo Norte, las Galápagos, Kenia, Australia y la Antártida. Trascendente y poético. 

‘L’ÚLTIM TRAGINER’

Josep M. Espinàs, La Campana

A imitación de Camilo José Cela, y contando con él como compañero de viaje, en 1956 Josep Maria Espinàs decidió recorrer la ruta que lleva desde la Pobla de Segur en el Pallars hasta Les, el último pueblo del Vall d’Aran antes de llegar a la frontera. Sería el inicio de su colección de libros andariegos.

‘LA CASA ETERNA’

Yuri Slezhine, Acantilado

La casa del título es un inmenso edificio con capacidad para casi 3.000 inquilinos levantado en 1931 y situado frente al Kremlin para alojar a la élite política e intelectual soviética. Slezhine, historiador ruso afincado en la Universidad de Berkeley, trata a partir de ese espacio la decadencia del régimen. 

‘UN DÍA CUALQUIERA EN NUEVA YORK’ Fran Lebowitz, Tusquets

‘UN DÍA CUALQUIERA EN NUEVA YORK’ Fran Lebowitz, Tusquets Fran Lebowitz, Tusquets

‘UN DÍA CUALQUIERA EN NUEVA YORK’

Fran Lebowitz, Tusquets

Cronistas de Nueva York ha habido muchos, pero solo en Lebowitz se encuentra ese pulso curioso, certero y chispeante de la ciudad, en unos textos cargados de ingenio. Tusquets ha decidido recuperar su figura coincidiendo con el documental que le ha dedicado Martin Scorsese.

Compartir el artículo

stats