Con una posición consolidada en el circuito de festivales de cine españoles, el Cerdanya Film Festival celebró su décimo primera edición con una participación masiva de más de 1.800 trabajos y con el añadido de formar parte, desde ahora, en el selecto círculo de ciclos que puntúan para los Goya.

A causa de la pandemia, la edición de este año, que ha tenido lugar del 7 al 15 de agosto pasados en Puigcerdá, ha tenido un único espacio para visionar todos los trabajos seleccionados, el Museu Cerdá. Allí y ante un aforo reducido al 70%, recibieron sus galardones dos mallorquines, Joan Maura y Marcos Callejo.

De forma paralela a la sección oficial, el festival tiene una propuesta dedicada a creadores emergentes, que con el nombre genérico de Projecte Links da a guionistas, directores y productores júnior la oportunidad de acercarse a los profesionales más consolidados para, de esta manera «crear sinergias de cara a futuros proyectos» tal como afirman desde la organización.

Jordi Forcada, director del festival, destaca la importancia de dar salida a los nuevos cineastas, pues este «es uno de los pilares del certamen».

En el Links de este año se presentaron cerca de una veintena de obras, entre largometrajes, cortometrajes, series y otros proyectos audiovisuales. Y fue precisamente en ese sector dedicado a los nuevos creadores donde recibieron sendos premios los dos mallorquines. Joan Maura recibió el premio del jurado por su largometraje Donde viven los que añoran y Marcos Callejo lo recibió por el corto Anecoica.

Para Maura, que descubrió el cine gracias a Toro Salvaje de Martin Scorsese, su película «pretende ser un viaje emocional que abraza la muerte y el acto de vivir con ese pesar al perder a un ser querido que decide suicidarse».

Joan Maura, premiado por el largo ‘Donde viven los que añoran’.

Joan Maura, premiado por el largo ‘Donde viven los que añoran’.

Para Callejo, que desde los quince años ya rueda cortometrajes, en Anecoica «el sonido es un elemento muy importante en la narrativa, mostrando la sala como un nuevo espacio cinematográfico en el que explorar y jugar con la experiencia sonora».

Tanto Maura como Callejo ya saben los que es presentarse a un festival cinematográfico, pues ambos han sido seleccionados anteriormente. En el caso de Maura con su corto Nada, que obtuvo un total de siete selecciones en festivales de todo el mundo llegando a formar parte del catálogo de Filmin. Callejo, por su parte, tiene obras estrenadas en festivales como Atlàntida Film Fest o CiBRA Festival de Cine de Toledo, al igual que en festivales internacionales como NY Films Infest o Los Ángeles Cinefest.