Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música crítica | In fernem land

Como final de este primer Festival Lírico en Portocolom, un recital de canto con uno de los tenores wagnerianos del momento, Daniel Kirch, que tiene, además, el aliciente, de ser residente de esta localidad costera.

Kirch, acompañado al piano por Francesc Blanco, ofreció un programa dividido en dos partes, apenas separadas por unos minutos de pausa. En la primera optó por el lied, con muy buenas maneras de decir y cantar obras de Schubert y Strauss. Magnífica la versión de Morgen, una de las canciones más bellas jamás escritas y en la que el pianista también aportó una gran dosis de calidad. Y en la segunda, fue la ópera la protagonista, o, mejor dicho, fue Wagner el gran protagonista, pues aparte de una aportación proveniente del Eugene Onegin de Tchaikovsky, que el tenor cantó muy bien, y de otra tomada de una opereta, el resto fueron arias del compositor alemán, dos pertenecientes a la Walquiria y una a Lohengrin, en concreto esa joya que es In fernem land. Y es que el tenor nacido en Colonia debutará el verano próximo en Bayreuth, la cima del wagnerianismo como Loge de El Oro del Rin. Y hasta llegar allí, asumirá roles heroicos como el de Tristán, Sigmund o Sigfried en diferentes teatros europeos.

Kirch es un tenor que puede cantar todos los repertorios, lo demostró en los bises con No puede ser de La tabernera del puerto y con E lucevan le stelle de Puccini; en ambos casos llegó sobrado de musicalidad, entonación y volumen.

Una delicia de recital y un punto que deben anotarse los organizadores, pues poder contar con una voz de estas características es propio de los grandes festivales y de los mejores teatros.

Compartir el artículo

stats