Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Claudio Biern Boyd: «Creo en una animación que transmita valores»

El productor y guionista mallorquín estrenó ayer en los cines una versión en 3D de la mítica serie ‘D’Artacán y los tres mosqueperros’

Claudio Biern Boyd, en Palma.

Los históricos personajes de Claudio Biern Boyd (Palma, 1940), muy populares a comienzos de los ochenta, han mantenido absortas frente al televisor a numerosas generaciones de niños y niñas. Es el caso de D’Artacán y los tres mosqueperros, cuya versión cinematográfica se estrenó ayer en las salas de España. Sus también míticos Ruy, el pequeño Cid; David, el Gnomo; Zipi y Zape o Mortadelo y Filemón han hecho reír, jugar y soñar a quienes hoy rememoran con nostalgia sus trepidantes aventuras. El creador habla con una emoción desbordante de los protagonistas de sus series, siempre con el cariño y el orgullo de un padre que les ha visto triunfar entre los más pequeños de la casa y que hoy, cuarenta años después, se enfrenta a un público muy distinto al que conoció en sus inicios profesionales. Consciente del reto que supone adaptarse a los tiempos actuales y, a la vez, seguro de la mágica atemporalidad de sus creaciones, el productor y guionista ha rescatado a sus adorados mosqueperros para llevar a la gran pantalla una nueva película, versión de la serie que tanto cautivó a los niños de la generación que estudió la EGB. Junto al estreno de D’Artacán y los tres mosqueperros, Biern Boyd, quien no tiene miedo a la obsolescencia, mira con optimismo al futuro y espera trasladar también al cine La vuelta al mundo de Willy Fog.

Personajes femeninos

Con su nueva película en 3D, ha querido adaptar a sus célebres protagonistas al contexto social y tecnológico actual, aunque manteniendo la esencia familiar y vibrante del texto original. «Hay que apostar por transmitir nuevos valores acordes con los tiempos de ahora, las cosas han cambiado mucho en las últimas décadas», asegura. Es por ello que hoy se siente orgulloso de haber «empoderado» a sus personajes femeninos, dándoles una personalidad mucho más fuerte y autónoma: «Cuando escribí el primer guión, Juliette era una pánfila, una enamorada pasiva y hoy en día las chicas no son así, de hecho la reina Ana es la que organiza a D’Artacán y a todos los mosqueperros, pelea, lucha. Milady, por ejemplo, va vestida de Catwoman y es requetemala».

Claudio Biern Boyd: «Creo en una animación que transmita valores»

Claudio Biern Boyd: «Creo en una animación que transmita valores»

Con una aura melancólica, recuerda aquellos dibujos de su época dorada y admite que a veces no termina de casar con las nuevas formas de hacer animación: «Ahora hay demasiados efectos especiales y muy poco guión, las series han perdido calidad y crean menos adicción», confiesa el mallorquín. En su caso, alega que lo importante es no perder de vista con el paso del tiempo lo que considera la fórmula infalible a la hora de dar vida a las grandes historias de los libros: «Conservar en todo momento la marca de la casa: relatos conocidos, buenos guiones, siempre con mensajes muy diversos, cine familiar y mucha acción pero sin violencia». Pero los niños de hoy no son como los de ayer. Las nuevas tecnologías han modificado por completo los ritmos de consumo de historias. Él reivindica «más mirarse a los ojos y menos pantallas» y estima que «los niños actuales están abducidos con todos los artilugios que manejan, no se les deja pensar». A pesar de todo, Biern Boyd está dispuesto a demostrar que las historias universales jamás caducarán, «hoy en día, con todos los problemas que hay de respeto a las minorías y a la migración, vemos que Willy Fog se casa con una india. Eso es un mensaje antixenofobia», confiesa el productor. Y por si fuera poco, su tierra natal tampoco le olvida. La planta de oncología infantil del Hospital Son Espases está decorada con dibujos de sus personajes y Biern anhela que sus «compatriotas mallorquines» disfruten de nuevo con los espadachines caninos más queridos de la televisión.

Fotograma de la serie de los años 80.

Compartir el artículo

stats