Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lecturas de tumbona | La desaparición

Lecturas de tumbona | La desaparición

Novela negra en la península rusa de Kamchatka. Solamente por esta insólita localización vale la pena adentrarse en las páginas de este thriller que arranca con la desaparición, una apacible tarde de agosto, de las hermanas Aliona y Sofía, de once y ocho años. 

El suceso es como esa «conmoción en La Fuerza» que percibe Obi-Wan Kenobi cuando estalla el planeta Alderaan: toda la comunidad se ve sacudida por la onda expansiva de la tragedia y comienza a actuar, a veces para hacerse daño, otras para ayudarse. 

La escritora estadounidense Julia Phillips vivió tres años en este lugar esquinado del mapamundi, exótico, como amputado y vuelto a pegar (busquen en el Atlas; yo flipé) y que hasta la Perestroika fue territorio militar y permaneció aislada del resto del país. La naturaleza es apabullante, la burocracia soviética aún se deja sentir y las comunidades indígenas tratan de mantener viva su cosmología. Phillips pensó que, con estos ingredientes, una novela negra casi se escribiría sola y acertó. 

Pero luego, como suele ocurrir, el libro tomó vida propia y en sus movimientos espirales fue alejándose cada vez más del género para convertirse en una novela completa, total, que se despliega ante nuestros ojos como un documental. Y lo maravilloso es descubrir que en esa península remota las personas sufren y gozan de idéntica manera a como lo hacemos nosotros, que se enfrentan a los mismos problemas y se duelen por los mismos motivos. Da igual que sean pastores de renos o mecánicos de submarinos nucleares: todos somos uno. 

Lecturas de tumbona | La desaparición

Lecturas de tumbona | La desaparición Julia Phillips

Compartir el artículo

stats