Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Emiliano Suárez: «Garaje Lola es un agitador cultural»

Fiel a su veraneo en Mallorca desde hace 30 años y apasionado de la ópera, produce obras maestras en espacios alternativos con su moderna idea Ópera Garage y es director creativo de Garaje Lola, una nave industrial ubicada en el barrio madrileño de Tetuán, convertida en el espacio cultural alternativo más vanguardista del momento

Emiliano Suárez, de espaldas al Mediterráneo, mar que conoce desde muy pequeño.

Emiliano Suárez, de espaldas al Mediterráneo, mar que conoce desde muy pequeño.

Desde muy pequeño Emiliano Suárez veranea en Port Vell. Mallorca es su segunda casa y el lugar donde ahora se dedica a crear, diseñar y planificar sus nuevos proyectos. Tras unos meses duros de pandemia, este próximo día 29 de julio estrena La Bohème, en Chillida Leku (Donosti), un gran espacio de jardines y bosques que expone obra del artista vasco.

Miembro del Consejo de Administración y Consejo Asesor del grupo Suárez y Aristocrazy, hace ya cinco años que se desligó para siempre de la parte ejecutiva de la empresa para convertirse en productor y director de escena de su singular iniciativa Ópera Garage, fundador y director artístico de Garaje Lola y un sinfín de proyectos de los que habla con verdadera pasión.

«El amor por la ópera me viene de cuando era un crío de 8 o 9 años, escuchaba vinilos de Plácido Domingo o de Alfredo Kraus que había por casa. Eso me hizo desarrollar una sensibilidad inusual para la ópera. A finales de los 80, me invitaron a un palco que tenían mi padre y mi tío en el Teatro de la Zarzuela y asistí a mi primera función de ópera, de donde salí entusiasmado», señala.

Una vez ya adolescente y con voz lírica empezó a estudiar canto con Josefina Arregui, una soprano muy importante del momento. «Los maestros Vicente Sardinero y Pedro La Virgen siempre me animaron pero nunca me he sentido del todo cómodo cantando en público», explica. Lo hacía paralelamente a sus estudios de Publicidad y RRPP y Periodismo, y viajando por el mundo escuchando ópera y curioseando ideas. Comenzó a trabajar en la agencia Publicis, donde ejerció como Ejecutivo y Creativo de Cuentas. Tras ello y gracias a la intervención de un amigo al que le comentó lo mucho que le gustaría trabajar en un teatro de ópera, consiguió unirse al Departamento de Comunicación de la Lyric Opera of Chicago, donde desarrolló un proyecto integral de gestión de mecenazgo, coordinando la estrategia de los «donors» de habla hispana del Estado de Illinois.

Emiliano se considera fundamentalmente creativo. Con la necesidad de materializar ese talento en proyectos de fotografía, producción musical, dirección de arte y de escena, continua siendo uno de los Consultores Creativos más demandados: «Cuando comenzamos la nueva etapa en Garaje Lola, e incorporé todos mis proyectos, cambié el concepto de lo que hacía por el de Artista Multifuncional. Mi gran baza es la intuición y la capacidad de creación. En Garaje Lola puedo explicar mejor mi inclasificable profesión».

«Enfrentarse al poder es arriesgado», afirma Suárez. | MANU MIELNIEZUK

Antes del confinamiento, gestionaba Do the Right Thing, una consultoría estratégica especializada en marketing y eventos que, durante tres años, se fue posicionando en el mercado con gran impacto. Paralelamente ya tenía el 50% de Ópera Garage con Macarena Bergareche, un proyecto de enorme éxito. «Producir ópera en espacios alternativos ha sido un proyecto transgresor, vanguardista, arriesgado y moderno. Hemos encontrado una nueva formula de acercar la ópera a nuevas audiencias en un formato accesible y rompedor», señala Emiliano.

Garage Lola nació durante el encierro. Un momento en el que de repente se paró el mundo y hubo que reestructurar. «Mi mujer y socia, Carola Baleztena, me ha ayudado a ponerlo en pie. Para poder llevar a cabo la producción de espectáculos, arte contemporáneo, gastronomía y el alquiler del espacio para eventos hemos hecho un gran esfuerzo en tiempos muy delicados».

«Encontrar un Espacio Creativo en el barrio de Tetuán era una idea novedosa. Un espacio underground alejado del centro neurálgico, con carácter industrial y al más puro estilo Brookyn era una apuesta arriesgada», añade.

Ópera Garage presenta ahora una temporada lírica alternativa al circuito tradicional de ópera compuesta por sus tres títulos producidos hasta la fecha durante estos años: La Bohème, Lucia di Lammermoor y todo preparado para estrenar un Rigoletto que se quedó parado por la pandemia. «Es un proyecto con gran visibilidad y que despierta enorme expectación. La mitad de las personas que acuden a nuestras representaciones, no han visto anteriormente una ópera». Ese es uno de sus grandes objetivos, abrir un género maravilloso a nuevos públicos.

El próximo diciembre, Suárez también hará una exposición de sus fotografías, otra de sus grandes pasiones. Comenta que ha puesto de moda su callejón de Tetuán, donde el americano efecto clustering está tomando forma. «Ya se han instalado una agencia de comunicación y un estudio de fotografía», relata. Garage Lola cuenta con una membresía que es fiel a sus propuestas de las que disfrutan y a las que dan altavoz. «Necesitamos diversas formas de financiación y promoción, ya que es imposible acceder a subvenciones públicas en nuestra actividad. En esto de la cultura hay mucha demagogia. Yo estoy siempre a favor de la subvención pública para cultura, pero los proyectos alternativos también deberíamos tener nuestra oportunidad», explica. «Los que mas se quejan son a los que mas pasta les dan».

A lo que añade una espina que tiene clavada, su situación de tensión con el Teatro Real, que no cumplió con su compromiso de apoyar su proyecto. «Enfrentarte al poder es arriesgado pero necesario cuando se cometen injusticias. Confío en que pronto todos cambien y se me vuelvan a abrir las puertas de mi Teatro».

Le encantaría poder venir a Mallorca con su proyecto. Encontrar un espacio alternativo, adaptando la producción incluso al aire libre con formato de festival de verano. «Me encanta dirigir escena, ahí está mi futuro caiga quien caiga», comenta. Desde aquí no para de atender todos los lunes su sección de radio Mucho más que Ópera, que pertenece al magazine A Media Luz de EsRadio. «Todo el año estoy hiperactivo, y cuando pienso en verano, solo pienso en Mallorca, la isla que me da paz. Aquí no tengo plan, hacemos cosas sencillas, vamos a restaurantes cercanos y salgo a navegar en familia de vez en cuando».

Compartir el artículo

stats